Pareja alemana expulsada de un crucero por tener “sexo ruidoso”


Pareja alemana expulsada de un crucero por tener “sexo ruidoso”



Dos alemanes han emprendido acciones legales contra una compañía de cruceros, a la que acusan de haberlos abandonado en Barbados luego de expulsarlos de un barco por hacer demasiado ruido mientras tenían relaciones sexuales.

Según informes de Reise Reporter, a resultas del estrepitoso encuentro íntimo que tuvieron durante el primer día de un viaje de dos semanas por el Caribe, la pareja fue obligada a desembarcar del Mein Schiff 5, propiedad de la operadora TUI Cruises.

Identificados solamente como Renate F. y su marido, Volker, los pasajeros reconocen que, el 1 de abril, tuvieron relaciones sexuales sin percatarse de que habían dejado abierta la puerta del balcón de su camarote.

Lee más: En fotos: Alemania recuerda los 30 años de la caída del Muro de Berlín en un ambiente de discordia

En entrevista con el diario alemán, la mujer aceptó que la actividad sexual fue “apasionada” y “un poco ruidosa”, e hizo énfasis en que se trató de una relación consensuada.

Renate agregó que, si bien tuvieron una fuerte discusión un poco después, aquella disputa no implicó forma alguna de violencia ni dejó daños en el camarote.

Mas tarde, mientras Volker se duchaba y ella disfrutaba de un cigarrillo en el balcón, el administrador del barco llamó a la puerta de la habitación acompañado de un guardia de seguridad.

La pasajera informa que les ordenaron abandonar el barco a primera hora de la mañana, lo que los puso en el aprieto de desembolsar miles de dólares adicionales para hospedarse en Barbados y reservar el primer vuelo disponible a París, el cual abordaron el 4 de abril. Y no paró allí: también tuvieron que cubrir el costo de los boletos del tren para regresar a su hogar en Alemania.

Entérate: Una mujer es vetada de un crucero después de tomarse una foto en la barandilla del barco

La pareja no solo exige que TUI Cruises reembolse esos gastos extraordinarios, sino que pretende una indemnización, pues argumenta que Renate quedó traumatizada cuando la compañía de cruceros incumplió con su responsabilidad de protegerlos y los dejó desamparados en Barbados.

Los afectados precisan que el crucero, reservado en enero pasado, tuvo un costo de más de 6,400 dólares. No obstante, debido a la medida de TUI Cruises, se vieron forzados a pagar el hospedaje de tres noches en Barbados, por un costo aproximado de 1,100 dólares; los boletos de avión a París, que sumaron más de 2,100 dólares; una noche de escala en la capital francesa, por la que desembolsaron150 dólares; y los pasajes de tren a Frankfort, que añadieron otros 500 dólares a la cuenta.

En entrevista con Newsweek, una portavoz de la operadora de cruceros aclaró que TUI Cruises pidió a la pareja que abandonara el barco a causa de un “incidente de seguridad”, y agregó que no tenía conocimiento de que los pasajeros hubieran interpuesto una demanda contra la empresa.

Te puede interesar: Autoridades de Puerto Rico arrestan al abuelo de la bebé que cayó por la ventana de un crucero

Por su parte, TUI Cruises envió un comunicado donde informa a Newsweek que: “Debido a un incidente de seguridad, TUI Cruises hizo uso de sus derechos de soberanía nacional y pidió a los huéspedes que abandonaran el barco. La decisión fue tomada para proteger tanto la seguridad de esos viajeros como la del resto de los pasajeros”.

“Hemos iniciado una correspondencia con los huéspedes en cuestión explicando nuestra perspectiva del problema. Por favor, comprenda que, a fin de proteger los atributos de personalidad de los pasajeros, no vamos a entrar en detalles”.

La declaración añade que “la seguridad de nuestros huéspedes y de la tripulación es siempre nuestra máxima prioridad”.

“En casos extraordinarios, nos reservamos el derecho de pedir a los pasajeros que abandonen el barco cuando ocurre algún incidente de seguridad a bordo”, prosigue. “Esa decisión se fundamenta en el análisis individual del percance y en una revisión exhaustiva de la proporcionalidad de la medida”.

El comunicado precisa que, en tales casos, el costo del viaje de regreso corre por cuenta de los clientes, quienes son notificados de esta disposición contractual durante una entrevista personal. La declaración concluye con lo siguiente: “En lo tocante a los huéspedes afectados, nuestra organización ofreció ayuda para organizar su viaje de vuelta a casa”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.