Adolescente adicto al videojuego Fortnite es hospitalizado durante dos meses | Newsweek México


Adolescente adicto al videojuego Fortnite es hospitalizado durante dos meses

UN JOVEN de 15 años fue hospitalizado durante dos meses como resultado de su adicción al videojuego en línea Fortnite. Un equipo de investigadores españoles dio tratamiento al adolescente tras su adicción a los juegos de internet.

 En un artículo publicado en la Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil, el equipo informó que el adolescente requirió hospitalización y “desintoxicación” como resultado de lo que describen como “una grave adicción conductual al videojuego Fortnite”.

Cuando el adolescente comenzó a aislarse en casa, rehusarse a interactuar socialmente, perder el interés en lo que lo rodeaba y negarse a buscar ayuda médica, los investigadores decidieron que debía ser hospitalizado, de acuerdo con un boletín de prensa publicado por la Universidad Jaume I.

Los especialistas que trataron al adolescente señalaron en el estudio que no consideraban que los videojuegos fueran un problema en sí mismos, y que un uso adecuado podría ser beneficioso en el ámbito social y educativo. Los videojuegos, afirmaron, podrían tener usos terapéuticos en algunos trastornos.

También lee: Por qué la potencia mundial China limita a los niños los videojuegos a tres horas por semana

De acuerdo con el comunicado, el equipo indicó que es necesario supervisar el uso que dan los niños a los dispositivos electrónicos. También aconsejaron establecer límites claros y bien definidos, así como alentar a los niños a buscar otras formas de entretenimiento.

Crear espacios para que las familias disfruten de actividades en grupo y restringir los dispositivos en las habitaciones de los niños puede ayudar a prevenir el surgimiento de problemas conductuales debidos a la adicción al juego, indicaron los investigadores.

Los científicos dijeron en el artículo que el tratamiento que proporcionaron al adolescente tuvo un enfoque multidisciplinario que incluyó terapia cognitiva conductual, y que trabajaron con él y con su familia para ayudar al joven a darse cuenta del efecto que el juego tenía en su vida.

“Los resultados mostraron una reducción significativa en el tiempo de uso del juego, así como una mejoría en el funcionamiento personal y social del paciente”, dijeron.

No te pierdas: La delgada línea entre la adicción y la obsesión con redes sociales o videojuegos

Con respecto a Fornite en particular, en el comunicado se indica que, de acuerdo con los autores, su potencial adictivo podría deberse a varios factores. Entre ellos está la imposición de un tiempo límite para lograr los retos de cada temporada, el deseo de no perder el avance logrado y el acceso a transmisiones en vivo que permiten que otras personas comenten sobre técnicas y estrategias de juego.

La Organización Mundial de la Salud reconoce la adicción al juego como “un control deficiente sobre el juego aumentando la prioridad otorgada al juego sobre otros intereses de la vida y actividades diarias, y la continuación o escalada del juego a pesar de la ocurrencia de consecuencias negativas”.

El organismo señala que, para que una persona sea diagnosticada con este trastorno, debe presentar un patrón de 12 meses de duración lo suficientemente grave como para producir un daño importante en el ámbito personal, familiar, social, educativo, ocupacional u otras áreas de funcionamiento importantes.

Este caso recuerda al de un adolescente del norte de Londres, informado por el diario The Telegraph en 2018.

Te interesa: Videojuego reedita la conquista de México y muestra el triunfo de los pueblos indígenas

Durante más de un año, el joven rehusó ir a la escuela y había perdido la confianza, se informó en The Telegraph. Su madre, Kendal Palmer, dijo que había dedicado tres años a buscar ayuda para su hijo, además de intentar que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido reconociera su trastorno.

Antes de desarrollar la adicción, su hijo había sido académicamente exitoso y había obtenido un lugar para niños dotados en su escuela, además de ser muy sociable, lo que incluía su puesto como capitán del equipo de rugby de su condado, indicó su madre. Ella afirma que, al involucrarse cada vez más en los juegos en línea, el muchacho se volvió más retraído.

“Quiere jugar en cada momento en que está despierto. No existe el mundo exterior. Se ha convertido en algo que lo consume todo”, declaró Palmer a The Telegraph en 2018. “Tiene grandes amigos [en línea] y se divierte dirigiendo mundos virtuales y reinos inexistentes, pero no es algo real. Se ha vuelto tan real que ya no hay nada fuera de eso”.

Newsweek se puso en contacto con Fortnite para registrar sus comentarios. No hubo respuesta al momento de esta publicación. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.