Un hombre trata de matar una mosca durante la cena y hace explotar su cocina | Newsweek México


Un hombre trata de matar una mosca durante la cena y hace explotar su cocina



Un hombre causó accidentalmente una explosión en su casa mientras trataba de matar a una mosca con una raqueta eléctrica en el suroeste de Francia.

El incidente, ocurrido el viernes, de acuerdo con el sitio web de noticias local Sud-Ouest, sucedió cerca de las 7:45 p.m. mientras el residente de 80 años de edad se disponía a cenar.

Entonces, oyó a la mosca, tomó una raqueta eléctrica diseñada para matar bichos volantes y comenzó a agitarla por el aire para cazar al insecto.

Lee más: Una mosca lesionada siente dolor crónico como los humanos

Sin embargo, el hombre no se dio cuenta de que su cilindro de gas tenía una fuga, lo que provocó una reacción cuando las chispas provocadas por la raqueta entraron en contacto con el gas.

Como resultado, se produjo una explosión en su casa, ubicada en el poblado montañoso de Parcoul-Chenaud, en la comuna dordoñesa del Sur de Francia.

Su cocina explotó, y también se informa que el techo de su casa colapsó parcialmente, dejando inhabitable la casa del octogenario, al menos por ahora.

Entérate: Fósiles conservados en ámbar revelan el verdadero color de los insectos de hace 99 millones de años

El hombre sufrió una ligera quemadura en las manos en su intento de matar a la mosca y fue trasladado a un hospital local de la comuna de Liborna, a unos 43 km de su casa.

Incapaz de volver a su lugar de residencia usual, los informes señalan que los familiares del hombre lo ingresaron en un campamento mientras su casa está en reparación.

Del otro lado de Francia, otro hombre también tuvo que enfrentarse a una plaga. Paul Genet, de Saint-Nicolas de Port, en el noreste de Francia, logró evitar que le amputaran el brazo tras ser mordido por una araña mientras dormía.

Te puede interesar: La exposición diaria a la luz azul, como la de celulares y computadoras, puede acelerar el envejecimiento

Genet se despertó a principios de junio con una picadura en la mano, que en unos cuantos días se había inflamado y le había provocado un gran dolor. Tuvo que ser trasladado a dos diferentes hospitales hasta que halló a un médico que le pudiera operar la mano.

Cuando llegó a la clínica adecuada, le dijeron que, de haber llegado 48 horas después, le habrían tenido que amputar el brazo.

El hombre de 60 años fue operado con éxito y recibió un trasplante de piel de su propio abdomen para reparar el daño causado por la araña. Sin embargo, deberá someterse a un tratamiento por varias semanas.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.