El gobierno de Trump elimina las protecciones para migrantes enfermos


El gobierno de Trump elimina protecciones para migrantes con enfermedades terminales



El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) puso fin a las protecciones para que los migrantes y sus parientes quienes estén en el país se sometan a tratamientos que les salven la vida previamente este mes, el 7 de agosto. No se hizo un anuncio formal, y otras agencias de inmigración afirman que no se les notificó por adelantado. Todas las solicitudes pendientes y futuras, así como las renovaciones del programa, han terminado efectivamente.

Antes del cambio en la norma, quienes se sometían a tratamientos médicos que les salvarían la vida, y sus cuidadores, en Estados Unidos podían calificar para un plan de “acción diferida” que retrasaba la deportación hasta que estuvieran bien o el tratamiento se hubiera completado. Hay alrededor de 1,000 solicitudes de acción diferida por motivos médicos cada año. La semana pasada, algunos de quienes habían sido aceptados en el programa empezaron a recibir cartas diciéndoles que serían deportados del país por la fuerza si no lo dejaban voluntariamente en un plazo de 33 días.

El gobierno de Trump permitirá detener familias migrantes con niños por tiempo indefinido

Mientras tanto, Beto O’Rourke, precandidato presidencial y ex congresista de El Paso, usó Twitter para criticar el cambio silencioso en la norma: “La gente va a morir”, escribió él.

Un portavoz del USCIS dijo a The New York Times que las solicitudes de acción diferida ahora deben hacerse a través del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la agencia responsable de las deportaciones. Pero un portavoz del ICE dijo al Times que no se les notificó por adelantado de este cambio y no estaban seguros de poder hacerse cargo.

En una declaración, el ICE escribió que “Como con cualquier solicitud de acción diferida, el ICE revisa los méritos de cada caso y ejerce la discreción apropiada después de revisar todos los hechos involucrados”.

“Este ataque a los niños y sus familias es inhumano e injusto”, dijo Ronnie Millar, director ejecutivo del Centro Irlandés del Inmigrante Internacional, en un comunicado de prensa. “Estas familias están aquí recibiendo un tratamiento que no está disponible en sus países de origen, y nuestro gobierno les ha dado una sentencia de muerte”. Entre los clientes del centro hay familias migrantes de niños con cáncer, fibrosis quística, VIH, parálisis cerebral y distrofia muscular.

El Centro Médico de Boston, un hospital de investigación, dijo en una declaración que le “preocupaban profundamente” aquellos en el país para ser tratados por “condiciones médicas extremadamente graves”. El portavoz del hospital dijo que “Nos oponemos a cualquier acción que pudiese evitar que la gente tenga acceso a la atención médica que necesite”.

La administración de Trump quería impedir que niños inmigrantes asistan a escuelas públicas

Los migrantes que vienen a Estados Unidos con enfermedades raras o difíciles de curar y participan en pruebas médicas también son esenciales para crear nuevas curas y tratamientos que benefician a otros, señaló el hospital.

La carta que el USCIS envió a los migrantes dice que la agencia “ya no considerará solicitudes de acción diferida, excepto aquellas hechas de acuerdo con las políticas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para ciertos miembros militares, reclutas, y sus familias”, indicando que el programa en general había terminado.

John Delaney, otro precandidato para 2020 también comentó sobre la decisión: “Otra política cruel de Trump, retrotrayendo la capacidad de los niños de recibir la atención médica que necesitan”, escribió él.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.