Graham Smith, el hombre que quiere acabar con la monarquía británica


Conoce a Graham Smith, el hombre que quiere acabar con la monarquía británica



Graham Smith ha hecho campaña en contra de la familia real por más de una década. Él dirige el grupo de presión contra la monarquía británica Republic, el cual, dice él, cuenta con más de 70,000 partidarios.

Republic tiene una meta: lograr “la abolición de la monarquía británica a favor de una república democrática”.

[La monarquía no cumple con su objetivo. Necesitamos un jefe de estado eficaz y elegido. Que no gobierne el país, sino que provea un liderazgo nacional y asegure que la constitución sea respetada por el gobierno y los miembros del Parlamento. Entérate de más y únete a @RepublicStaff en http://www.republic.org.uk]

El grupo quiere reemplazar a la reina con un jefe de estado elegido. Ellos ven a la familia real como nepotista, corrupta y poco democrática.

Pero se enfrentan a un público apático. A la mayoría de la gente en el Reino Unido, admite Smith sin reparos, en realidad no le importa la familia real. Él le contó a Newsweek sobre las acciones de su grupo para encender un sentimiento republicano con la esperanza de algún día hacer desaparecer la monarquía británica.

Lee: Finanzas reales: ¿De dónde obtiene dinero la Reina Isabel II y la familia real?

Esta entrevista fue editada por cuestiones de extensión y claridad.

¿Por qué quieres ver el final de la monarquía británica?

Graham Smith: Hay tres razones muy sencillas. La primera es una cuestión de principios. La [familia real] es muy poco democrática y supuestamente somos una sociedad democrática. No es una institución de principios que deberíamos estar apoyando en 2019.

Segunda, la falta de democracia es ilustrada por la manera en que se comporta [la familia]. Se comporta de una manera que en realidad no sería apropiada para una democracia moderna en el sentido de que guarda secretos, no rinde cuentas y abusa horriblemente del dinero público. [La familia] abusa de su posición pública para influir en el gobierno y cabildear por sus intereses propios.

La familia real “se comporta de una manera que en realidad no sería apropiada para una democracia moderna en el sentido de que guarda secretos, no rinde cuentas y abusa horriblemente del dinero público”

Y también es una parte central de la constitución del Reino Unido, la cual tiene muchísimos defectos. Mucho de ello se remonta al poder de la corona ejercido por la reina en nombre del gobierno. Esto lleva a un sistema político altamente centralizado en el que el parlamento tiene muy poca autoridad independiente sobre el gobierno.

¿Cómo avanzan tú y tu grupo hacia esa meta? ¿En qué están centrando su campaña?

GS: Nuestra atención principal en realidad está en la institución y sus defectos. Queremos desafiar muchas de las ideas equivocadas y mitos alrededor de ella. Y desafiar a los individuos, en especial al príncipe Charles, quien va a ser rey en algún momento de la próxima década más o menos, y quien claramente no es apto para el puesto.

A la gente en realidad no le importa mucho el principio de la monarquía o el diseño de la constitución. Pero tiende a apoyar la monarquía porque no es algo en lo que hayan pensado mucho y, por lo general, tiene una visión favorable de la reina. No pasa lo mismo con Charles, así que hay oportunidades por venir.

Charles en cierta forma resalta todos los defectos de la institución con su propio cabildeo y mal uso del poder y el dinero y demás.

¿Puedes ampliar eso?

El príncipe Charles tiene acceso total a todos los documentos del gobierno y acceso total a los ministros del gobierno, con quienes puede hablar en persona o por carta. Si él les pide que vayan a verlo, ellos lo harán.

Él también tiene poder directo sobre la legislación que lo afecta en lo privado. Hay esta cosa llamada Consentimiento del Príncipe, la cual significa que cualquier cosa que lo afecte en lo privado, él tiene que consentirlo.

“En Estados Unidos, la gente se queja de que el presidente Donald Trump es nepotista y demás; pero esto es cosa común para la familia real”.

El resultado de ello es que las leyes usualmente lo exentan a él o al Ducado de Cornwall, por lo que él no enfrenta las mismas restricciones que todos los demás.

Charles también habla sobre toda una gama de asuntos. En los últimos días, él ha hablado de salud y de vivienda. Estos son asuntos claramente políticos y él está obligado a guardar silencio, pero no lo hace.

¿En qué más están enfocando sus campañas?

Hacemos solicitudes de Libertad de Información e investigamos estos asuntos y sacamos la verdad de lo que en realidad está sucediendo, para tratar de desafiar mucha de la manipulación.

Te puede interesar: “Es un fracasado total”: Trump insulta al alcalde de Londres antes de su visita a la Reina Isabel

Por ejemplo, William y Harry cabildean y se involucran en asuntos y demás en los que no deberían. Todos ellos gastan su dinero como si fuera suyo; es cosa común en toda la institución.

La semana pasada, surgió que se gastaron alrededor de 2.4 millones de libras (3 millones de dólares) en un hogar nuevo para Harry y Meghan. Y continúa.

En Estados Unidos, la gente se queja de que el presidente Donald Trump es nepotista y demás. Pero esto es cosa común para la familia real. Simplemente así es la cosa. El problema es que nos hemos acostumbrado a esto; ocultamos nuestra corrupción a plena vista.

El príncipe William, duque de Cambridge; Catherine, duquesa de Cambridge; príncipe Louis de Cambridge; príncipe George de Cambridge; princesa Charlotte de Cambridge; Camilla, duquesa de Cornwall; príncipe Charles, príncipe de Gales; princesa Anne, la Princesa Real; reina Elizabeth II; príncipe Andrew, duque de York; príncipe Harry, duque de Sussex, y Meghan, duquesa de Sussex, están de pie en el balcón del Palacio de Buckingham, viendo el Desfile del Estandarte el 8 de junio de 2019 en Londres, Inglaterra. Foto: Anwar Hussein/WireImage/Getty

Darle empleos y premios nacionales a la familia, es la rutina cotidiana para la familia real.

¿Cómo ha afectado el tener grandes celebraciones —como la boda de Meghan y Harry el año pasado— al apoyo a la causa republicana en el Reino Unido?

Los eventos importantes desde la boda de Kate y William —nacimientos, jubileos y demás, hasta el año pasado— nos han ayudado enormemente en términos de motivar a la gente a venir y unírsenos y apoyarnos y hacer que aparezcamos en las noticias y desafiemos la manipulación.

Hicimos una encuesta de opinión con YouGov el año pasado antes de la boda de Harry y hallamos que dos tercios de la población no estaban interesados [en ella].

La gente es muy indiferente a todo el asunto y probablemente se está cansando un poco de ello. La idea de que ahora son más populares como nunca antes no está respaldada por los hechos.

La mayoría de la gente es muy apática e indiferente con respecto a la familia real; pero piensa que es inocua. En realidad, es parte de nuestra constitución; no es solo algún tipo de sobrante hereditario. No es inocua, no es impotente.

¿Qué opinas de la gente que da argumentos económicos a favor de la familia real, que valen el costo a los contribuyentes por el turismo?

Bueno, en primer lugar, esto se trata de nuestra democracia y nuestra constitución. Es un poco como argumentar que deberías poner a Mickey Mouse en la Casa Blanca porque es bueno para el turismo. No es un argumento sustentable.

Cumpleaños de la reina Isabel II: Datos sobre la soberana británica al cumplir 93 años

Segundo, simplemente no hay tal evidencia. Sabes que hemos buscado esa evidencia. El año pasado hice una solicitud de libertad de información a [la junta de turismo] Visite Gran Bretaña y les pedí toda su información e investigación que vincule a la monarquía con el turismo y no me dieron nada.

Por la época de la boda de Kate y William, tuvimos una reunión con ellos y de nuevo dijeron que no había evidencia de que el turismo disminuiría si nos deshacemos de la monarquía y ellos aceptaron eso.

“[La monarquía] es parte de nuestra constitución; no es solo algún tipo de sobrante hereditario. No es inocua, no es impotente”.

La familia real patrocina decenas de organizaciones sin fines de lucro y hablan con regularidad en eventos de caridad. ¿Qué impacto tendría deshacerse de la monarquía?

Casi ninguno. Patrocinan cosas pero no meten las manos. No hacen un esfuerzo enorme para promover estas beneficencias, y estas beneficencias funcionarán muy bien sin ellos.

Esto no quiere decir que nada de esto sea relevante o útil. O sea, que el príncipe William fuese a una beneficencia para jóvenes LGBT la semana pasada puso a esa beneficencia en primera plana.

Pero eso no es razón para tener una constitución poco democrática. Si la gente famosa quiere hacer ese tipo de cosas, puede hacerlo sin importar que sea parte de la constitución o no.

Al momento, el Reino Unido tiene una monarquía constitucional, con la reina como jefa de estado. ¿Qué tipo de sistema político piensas que el país debería tener?

Básicamente, el que tenemos, pero democrático. Elegimos a ambas cámaras del parlamento y nos deshacemos de todos los lores no elegidos [en la cámara alta del parlamento del Reino Unido]. El gobierno todavía saldría de la cámara baja con un primer ministro, y elegiríamos a un jefe de estado que tenga un papel constitucional limitado.

Ese es un papel que en realidad es muy valioso en tiempos de crisis. En algunas circunstancias, un presidente constitucional es capaz de tener un papel independiente. Ves esto en partes de Europa.

Hace un par de años, el presidente alemán intervino para facilitar un gobierno acordado cuando Angela Merkel batallaba para [formar una coalición] después de la última elección. Lo ves en Irlanda donde, de nuevo, el presidente tiene poderes constitucionales muy limitados pero importantes.

O sea, es el sistema parlamentario, pero hecho democrático de arriba abajo.

Como abanderado contra la familia real, ¿enfrentas mucha ira de parte de miembros del público?

No enormemente. Pienso que hay personas quienes aman la monarquía y serán groseros contigo en Twitter y te enviarán un correo eletrónico grosero o lo que sea. Pero en general, la mayoría de la gente en este país está dispuesta a escuchar el debate.

He estado en la calle con algunos de nuestros miembros locales, y ya sabes, la gente empieza a decir instintivamente: “¿Por qué querrías deshacerte de la reina?” Pero cuando empiezan a hablar y escuchar y pensar estos asuntos, están listos para escuchar.

No es una minoría marginal, es una minoría bastante sustancial que, en los últimos 10 a 15 años, ha hallado una voz muy clara. Una voz que se oye cada vez más.

—-

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

La reina Isabel entra a la discusión del Brexit; pide a Reino Unido superar sus divisiones

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.