¿El "fracking" produjo un terremoto que dejó decenas de heridos?


¿El “fracking” produjo un terremoto que dejó decenas de heridos? Esto dicen científicos

cientificos-fracking-terremoto-Pohang-corea


Científicos consideran que el “fracking” pudo haber sido la causa de uno de los terremotos más poderosos que afectó a Corea del Sur desde que comenzaron los registros. El 15 de noviembre de 2017, un terremoto de magnitud 5.5 sacudió la ciudad de Pohang que, en conjunto con sus réplicas, hirieron al menos a 82 personas y dañaron miles de edificios con un costo de millones de dólares.

Si este vínculo se confirma con más investigaciones, escriben científicos en un artículo publicado esta semana en Science, el terremoto podría significar un “cambio de juego” para la industria de la energía geotérmica.

“Fracking” –un término popular para “fracturación hidráulica”– implica perforar pozos profundos en el suelo e inyectar grandes volúmenes de líquido altamente presurizado. Es un proceso que a menudo se utiliza para romper rocas que contienen gas natural, pero en este caso, el “fracking” se utilizó para aprovechar la energía geotérmica. El líquido se bombea a las rocas calientes profundas que ya contienen agua. Este aumento de flujo fuerza a salir al fluido y el vapor, que las empresas utilizan para generar energía geotérmica.

Terremoto, cercano al sitio de “fracking”

En este caso, los ingenieros inyectaron cientos de miles de pies cúbicos de líquido en pozos de aproximadamente 4 kilómetros de profundidad. El “fracking” se llevó a cabo desde principios de 2016 hasta septiembre de 2017. Dos meses después, se produjo el principal terremoto de Pohang. El terremoto principal y sus réplicas más grandes tuvieron lugar a aproximadamente 2 kilómetros del sitio de “fracking”. También estuvieron a menos de kilómetro y medio de un terremoto inducido que tuvo lugar en abril de 2017 durante una operación de estimulación subterránea.

Los terremotos -naturales e inducidos- producen ondas sísmicas que los investigadores pueden rastrear con estaciones de monitoreo en la superficie de la Tierra o enterradas bajo tierra. En este estudio, los investigadores utilizaron datos sísmicos disponibles públicamente para comprender el terremoto de Pohang. Los datos muestran que el terremoto principal y las 46 réplicas que golpearon durante las siguientes dos semanas ocurrieron entre 3 y 7 kilómetros bajo tierra. Los eventos sísmicos naturales suelen ser, aunque no siempre, más profundos. Los movimientos de Pohang se agruparon en torno a la profundidad de las inyecciones de “fracking”.

FOTO: SCOTT AUDETTE/REUTERS

La evidencia muestra que el choque principal movió la superficie de la tierra hacia arriba alrededor de 5 centímetros. La falla, que era desconocida por el equipo antes del terremoto, se denomina falla inversa, lo que significa que se sumerge en la Tierra en un ángulo pronunciado y el bloque de techo se mueve hacia arriba con respecto al bloque de muro. Esta es la primera vez que se registra un terremoto de falla inversa en esta área, que anteriormente no se conocía por su actividad sísmica.

Las inyecciones del “fracking” pueden provocar terremotos por dos razones principales, dijo a Newsweek el coautor del estudio Rob Westaway, investigador senior de la Universidad de Glasgow. En primer lugar, comentó, el líquido inyectado puede actuar como un lubricante para una falla geológica, por lo que es más probable que se deslice. Este proceso puede tomar tiempo para dar como resultado actividad sísmica a medida que el líquido se filtra a través de la roca. En segundo lugar, el exceso de fluido puede agregar más carga en un lado de una falla, aumentando la fuerza y ​​empujando los dos lados en direcciones opuestas.

En 1993, los sismólogos estadounidenses Scott Davis y Cliff Frohlich publicaron una serie de criterios para evaluar si un terremoto era natural o inducido. El terremoto de Pohang, dijo Westaway, cumple con cuatro de los seis criterios. El epicentro y las profundidades de los terremotos están cerca de los pozos de inyección, por ejemplo.

Los resultados, sin embargo, no son concluyentes. Dos criterios aún no se han cumplido. Una es una explicación sólida del retraso de dos meses entre el final de las inyecciones y el terremoto. Westaway y sus colegas investigan la posibilidad de que las reacciones químicas entre el líquido inyectado y los minerales en la roca causen su disolución. Esto podría debilitar la falla, haciendo que sea más probable que se deslice.

Aunque el vínculo no se ha comprobado, la proximidad del sitio de “fracking” –tanto en profundidad como en separación horizontal– haría que un terremoto natural en este momento y lugar “sea una coincidencia extraordinaria”, agregó Westaway.

Estados Unidos se prepara con alerta sísmica para un terremoto en la Costa Oeste

En Estados Unidos, Oklahoma ha tenido miles de terremotos inducidos vinculados a la actividad de “fracking” por parte de la industria del petróleo y el gas. Aunque estos han transformado la región en algo así como un punto sísmico, los terremotos se han producido en gran parte en áreas con una baja densidad de población, explicó Westaway. Pohang, por otro lado, es una ciudad concurrida que alberga a medio millón de personas. El daño causado por un gran terremoto en un país sin arquitectura lista para terremotos y donde el seguro contra terremotos es poco común es potencialmente extremo.

FOTO: LENZY KREHBIEL-BURTON/REUTERS

Las prácticas de “fracking” se pueden mejorar

Tampoco se trata de simplificar el caso y decir que el “fracking” geotérmico es definitivamente malo y debería detenerse inmediatamente, argumentó Westaway. Elegir mejores lugares para inyectar líquido, por ejemplo, podría ayudar a reducir los riesgos del procedimiento.

“Si tratas de inyectar a una presión particular y no ocurre nada, entonces tienes que inyectarte a una presión más alta o rendirte”, explicó Westaway. En este caso, los ingenieros eligieron la primera opción, y esto pudo haber provocado el terremoto, agregó. En cambio, las empresas podrían ser más selectivas con sus inyecciones. Piense en ello como fijar un póster en una pared. Si no puedes colocar una tachuela en el lugar correcto, probablemente sea mejor encontrar un pedazo de muro diferente. “Si te quedas con el primer lugar, coges un martillo enorme y golpeas con fuerza la tachuela, puedes colocar el cartel”, agregó Westaway. “Pero en el proceso podrías dañar la pared”, advirtió.

LEE TAMBIÉN: Japón se prepara para un sismo

La tecnología para ayudar a contener la fracturación de rocas también puede mejorar la seguridad. Las compañías que fracturan para obtener gas natural desarrollaron tecnología para sellar partes de perforaciones, explicó Westaway. Este tipo de tecnología podría reducir la fracturación de piedras no deseada, pero no es fácil transferirla desde el campo. Las temperaturas necesarias para el “fracking” geotérmico, dijo, dañarían a la roca shale.

Una mejor comprensión de los efectos del “fracking” también es crucial. Una fórmula estándar predice la cantidad potencial de energía que podría producir el “fracking”, según el volumen de líquido inyectado y otras variables. Pohang –si el “fracking” es la causa– supera por mucho esos números. El terremoto lanzó algo así como 1,000 veces la energía que los expertos esperarían del volumen inyectado.

Esta última investigación es solo una pieza del rompecabezas de Pohang 2017. Se han publicado varios documentos este año para abordar la cuestión de la causa del terremoto. Otro artículo publicado simultáneamente en Science extrae conclusiones similares de la evidencia geofísica y geológica.

Tiene sentido suponer, por ahora al menos, que el “fracking” estaba detrás del terremoto de Pohang, dijo Westaway a Newsweek. Las implicaciones que la prueba definitiva podría tener para la industria, por otro lado, son más difíciles de predecir.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.