EE. UU. y China, cara a cara en el G20: hacen temer una guerra comercial


EE. UU. y China, cara a cara en el G20: hacen temer una guerra comercial

g20


Estados Unidos y China, cuyas diferencias hacen temer una guerra comercial, “muestran sus dientes” en la apertura de la reunión de ministros de finanzas del G20 en Buenos Aires, y tratan de imponer sus posiciones en el comunicado final.

La cita de Buenos Aires, la primera bajo la presidencia argentina del G20, se realiza apenas cuatro días antes de la entrada en vigor el viernes de aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio por parte de Estados Unidos. Solo han quedado eximidos Canadá y México, socios de Washington en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Al igual que en anteriores reuniones del G20 desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca hace poco más de un año, la redacción del comunicado final refleja una lucha encarnizada entre las dos principales economías mundiales.

“El comunicado debería reconocer que hay tensiones comerciales”, dijeron a la AFP fuentes cercanas a las negociaciones.

“El comunicado no intentará ocultar estas tensiones, aunque debería destacar que una solución conjunta sigue siendo la mejor opción”, refirieron las fuentes.

Ante el texto que será publicado el martes al cabo de la reunión, “China y Estados Unidos muestran sus dientes”, señalaron.

Si bien las medidas estadounidenses apuntan principalmente a China, cuya sobreproducción de acero es denunciada desde hace años por sus socios, los aliados europeos de Washington también son blanco de Trump, que frecuentemente ataca a Alemania por sus excedentes comerciales.

En los últimos días, los europeos reafirmaron su unidad ante Estados Unidos y las gestiones diplomáticas se multiplicaron para evitar que los aranceles al acero no desaten una guerra comercial.

“Dividir a Europa no puede ser interés de Estados Unidos, y no lo logrará”, declaró el ministro alemán de Economía Peter Altmaier al diario económico Handelsblatt antes de viajar a Washington para una reunión con sus homólogos estadounidenses.

Duelo fiscal 

Otro tema que causa tensión entre Estados Unidos y la Unión Europea son los impuestos a las firmas digitales como Google, Amazon, Facebook, o Twitter.

Los integrantes del G20 no pudieron lograr antes de la reunión de Buenos Aires un consenso sobre el tipo de imposición fiscal ni a corto ni a largo plazo, dejando abierta la puerta a medidas unilaterales mientras se alcanza un acuerdo global.

La Comisión Europea debe presentar sus propias medidas el próximo miércoles en Bruselas.

En una carta al secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, el comisario europeo Pierre Moscovici trató de calmar las aguas al asegurar que su proyecto no es “un impuesto” a las empresas digitales.

Moscovici, que el martes hablará ante los ministros de Finanzas del G20, negó que se trate de represalias tras las medidas de Trump sobre el acero.

“Estas propuestas no responden a una pedido de Francia ni son una respuesta contra Estados Unidos. Hace meses que trabajamos de manera concertada con las empresas digitales, los europeos, la OCDE, y nuestros socios internacionales, incluyendo a nuestros amigos estadounidenses”, explicó a la AFP.

Pero ello no impidió una advertencia de Mnuchin el viernes. “Estados Unidos se opone firmemente a las propuestas de cualquier país si se trata de colocar impuestos a las empresas digitales”, afirmó.

En este contexto, los ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales de las principales economías del mundo evitarán mencionar la palabra “proteccionismo”, un término prohibido desde la llegada de Trump a la Casa Blanca hace poco más de un año.

En su lugar se utilizaría la tímida formulación “inward looking policies” o “políticas orientadas al interior”.

La expresión, sugerida por la directora gerente del FMI Christine Lagarde, según fuentes de AFP, evidencia las dificultades del G20 para lograr un consenso.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.