Primo Son le canta al folclor mexicano con ritmos tropicales | Newsweek México


Primo Son le canta al folclor mexicano con ritmos tropicales

CON UN RITMO tropical y sonidos diversos con objetos que convierten en instrumentos, la agrupación mexicana Primo Son, compuesta por Rodrigo y Joaquín Ogarrio, Manuel y Nicolás Manterola y Pedro Reynoso, creció gustando de tocar ritmos tropicales que ahora reúne en el álbum Yo lo que quiero es romper la piñata.

“Detener la amargura y poner un sabor tropical. Un sonido sabroso. Un sonido especial”, son versos que se escuchan en la canción “Qué bonito”, con la cual Primo Son llega a la escena musical con una apuesta sonora que recuerda al folclor mexicano para las presentes generaciones.

Con una revolución de sonidos e instrumentos, los integrantes de Primo Son arriban con más fuerza a la escena musical para tener su primera presentación en vivo después de un año y medio de que la pandemia por covid-19 obligara al cierre de los eventos.

Escuchar la música de Primo Son es adentrarse en una combinación de sonidos que forman parte de la connotación musical en México, como lo es el son jarocho o la cumbia mezclada con sonidos regionales del folclor mexicano que crean un sonido e identidad propia de la banda. 

También lee: El baterista de los Rolling Stones, Charlie Watts, fallece a los 80 años

Primo Son nació entre fandangos familiares y de amigos. Tuvo sus primeros acordes y experimentos musicales en el garaje de la abuela hasta saltar a otros escenarios en la ciudad. Sin embargo, fue en 2016 cuando sus primeros sencillos comenzaron a escucharse y llevarlos a diferentes ciudades del país, como Ciudad de México, Valle de Bravo, Aguascalientes, Querétaro y Veracruz.

También se han presentado en festivales, como Pakaraima y la Feria Nacional de San Marcos. En 2018 Primo Son abrió la gira de Taburete en la Ciudad de México y también uno de los conciertos de la banda Moderatto.

En entrevista con Newsweek México, Manuel y Nicolás Manterola cuentan que estos ritmos los llevan en el corazón y los transmiten, de alguna u otra forma, en las canciones que componen, como se escucha en el disco Yo lo que quiero es romper la piñata, de 2020 y las diez pistas musicales que lo integran.

No te pierdas: Los Cojolites, herederos y protectores del son jarocho

—¿Por qué elegir el género son para sus canciones?

Manuel Manterola (MM): Es más una inspiración que otra cosa. Cuando empezó Primo Son nuestra instrumentación era parecida al son. Después de un rato de tocar la jarana o de componer ciertas melodías más parecidas al son, te das cuenta de que para ser sonero tienes que nacer y nosotros no somos ni nacimos. Sin embargo, es una música que siempre nos ha atraído mucho, sobre todo el folclor musical mexicano, que es una bestialidad.

—¿Qué importancia tiene el son para ustedes y que no desaparezca?

Nicolás Manterola (NM): Aunque no formamos parte de las bandas que están reviviendo el son ni de las bandas que impulsan a que siga este género tan increíble, le tenemos un respeto enorme a lo que es el son jarocho y a todos los grupos de Veracruz, a los Sonex, Los Aguas Aguas y Los Cojolites. Todo este movimiento se hace llamar el “Jarocho Power”. Son increíbles, y literal, prodigios de la música.

MM: Somos grandes creyentes del son jarocho. No solo es el son, sino el folclor mexicano, tratar de revivir y adaptarlo a nuestra forma y hacerlo más digerible. Que existe y, ciertamente, es un poco el ADN de Primo Son.

Escuchar su música es adentrarse en una combinación de sonidos que forman parte de la connotación musical en México. (Fotos: Primo Son)


—¿Cuáles han sido los retos que han tenido que enfrentar?

NM: Cuando grabamos el primer disco, Yo lo que quiero es romper la piñata, quisimos romper las barreras de cómo queremos que suene, si un son, una balada, un huapango. Ahí decidimos experimentar diferentes sonidos y aceptar que podemos meter todo tipo de sonoridades e instrumentos.

—¿Qué es lo que más les ha gustado de experimentar nuevos sonidos?

MM: Jugar con cosas que no son necesariamente cosas, sino que son instrumentos. Creo que bastante de la esencia del disco Yo lo que quiero es romper la piñata es que, las cosas que usamos, sin ser instrumentos, se escuchan a lo largo de él. Incluso, las atmósferas llegan a ser grabaciones del teléfono con la lluvia, como sucede en “Cómo la ves”, donde hay un juguete que es un changuito que aplaude y se percibe en la canción.

Te interesa: Conversación con LP: ‘El amor es importante en tiempos de pandemia’

—¿Qué disfrutan al hacer música?

NM: Lo que más disfruto es conectar con más gente. Conectar con otros artistas, estar con alguien que le interese escuchar lo que haces y explorar toda la gama de posibilidades instrumentales y en la producción de ellos.

“Primo Son es una banda que habla del campo, tras crecer en el rancho de la abuela, juntos, desde chiquitos, y es algo que tenemos muy marcado. Entonces, queremos transmitirlo y conectar con gente que busca lo mismo y lo vuelve más especial”.

MM: Algo que me encanta es la interpretación de las canciones donde hay una historia detrás de cada pieza. Que alguien haga clic con ellas es algo muy especial.

Para conocer más de la música de Primo Son, Nicolás y Manuel cuentan que las canciones que recomiendan para iniciarse con la música de esta agrupación son “Corazón de Melón”, “Dolores” y “Vamos ya”.

Hasta hace unos meses Primo Son se encontraba grabando nuevos materiales musicales con el productor Yamil Rezc, quien además ha trabajado con Julieta Venegas y Pepe Aguilar. En esta ocasión, Rezc produce, junto con la banda, las nuevas canciones de Primo Son, en espera de volver a los espectáculos en vivo con diferentes y nuevos instrumentos que mantengan la esencia de experimentar nuevos sonidos. N

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.