No, la inmunidad natural al covid-19 no ofrece mejor protección que la vacuna | Newsweek México


No, la inmunidad natural al covid-19 no ofrece mejor protección que la vacuna

ALGUNAS personas que se han recuperado del covid-19 tienen dudas sobre si deben vacunarse o no, pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos instan a todas las personas a vacunarse debido a que la inoculación proporciona una mejor protección que la inmunidad natural.

Se piensa que haberse recuperado del covid-19 proporciona cierta protección contra el virus, pero no está claro cuánto dura dicha protección, además de que es posible infectarse de esa enfermedad más de una vez. Sin embargo, los CDC descubrieron recientemente que las posibilidades de que una persona vuelva a contraer el covid-19 disminuyen significativamente si se vacuna.

“En este estudio se muestra que una persona tiene el doble de posibilidades de infectarse de nuevo si no se vacuna”, declaró la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC.

En un estudio en el que participaron cientos de personas residentes de Kentucky que se recuperaron del covid-19 durante junio, los CDC encontraron que quienes no se habían vacunado tenían 2.34 más posibilidades de volverse a infectar.

También lee: Dudas, mitos, realidades: el estatus del covid-19

En el estudio se muestra que la vacuna proporciona una protección adicional y se indica que las vacunas contra el covid-19 “ofrecen una mejor protección que la inmunidad natural por sí sola”, de acuerdo con los CDC.

Uno de los mayores problemas de depender únicamente de la inmunidad natural es que no está claro cuánto dura esa protección y que dicho periodo podría ser distinto según la persona. Sabra Klein, viróloga de la Universidad Johns Hopkins especializada en el estudio del sistema inmune, indica que las vacunas proporcionan una mejor inmunidad que la infección natural en gran medida debido a la forma en que le hacen frente al virus.

Klein señala que, en lugar de ir tras las distintas partes del virus llamadas antígenos, como lo hace naturalmente el sistema inmune, las vacunas atacan únicamente la proteína pico, que es indispensable para invadir a las células. Recibir la vacuna después de haber padecido el covid-19 da a las personas “un refuerzo inmunitario fuerte y duradero”, de acuerdo con Klein.

El senador Rand Paul se ha resistido a los llamados para hacer que todas las personas se vacunen debido a que él se recuperó del virus. Paul dio positivo a principios del año pasado, siendo el primer miembro del Congreso cuya enfermedad se hizo pública, y recientemente ha dicho que se protegerá con su inmunidad natural a menos de que haya pruebas de que las personas que ya han sido infectadas “mueren en grandes cantidades” o enferman gravemente.

No te pierdas: La variante del Juicio Final

En una encuesta reciente realizada por Axios-Ipsos se encontró que 25 por ciento de las personas que piensan que quizá hayan contraído el virus tenían pocas probabilidades de vacunarse. No está claro por qué dichas personas se muestran reacias a recibir la vacuna, ya que únicamente 15 por ciento de las personas que realmente dieron positivo indicaron que no era probable que se vacunaran.

La inmunidad de rebaño es muy importante para acabar con la pandemia, y los funcionarios han advertido que, si las personas no se vacunan, esto podría exacerbar la crisis sanitaria.

Alrededor de 30 por ciento de los adultos de Estados Unidos, por ejemplo, aún no han sido vacunados contra el covid-19, y la variante Delta ha provocado pronunciados aumentos en el número de casos. La mayor parte del riesgo lo plantean las personas no vacunadas, que conforman la mayoría de las hospitalizaciones, y en un estudio reciente se encontró que las vacunas proporcionan una mayor protección contra las variantes que la inmunidad natural.

Te interesa: Cómo lograr la inmunidad de rebaño y no morir en el intento

La inmunidad adquirida, que se presenta una vez que la persona se recupera del covid-19, puede proporcionar distintos niveles de protección contra las nuevas variantes según la persona, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Al estudiar cómo se compara la inmunidad natural con la inmunidad inducida por vacunas, el Dr. Francis Collins, director de los NIH, indicó que en un estudio se descubrió que los anticuerpos adquiridos por medio de la vacuna podrían atacar de forma más potente a las variantes.

Esto podría deberse a las diferencias en los anticuerpos producidos tras recibir la vacuna o a que una infección natural únicamente expone al cuerpo al virus encontrado en el tracto respiratorio, mientras que la vacuna se aplica por vía intramuscular, de acuerdo con Collins. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.