Las vacunas 'milagrosas' de ARNm son solo el comienzo | Newsweek México


Las vacunas ‘milagrosas’ de ARNm son solo el comienzo

LAS VACUNAS de ARNm de Pfizer y Moderna que ahora se administran en Estados Unidos y el mundo no solo brindan los primeros rayos de esperanza en nuestra lucha contra el COVID-19. También ofrecen una mirada temprana a cómo las herramientas milagrosas de la revolución genética transformarán nuestra atención médica y nuestro mundo en los próximos años.

Pero, a menos de que podamos desarrollar mejores formas para cosechar los grandes beneficios en tanto evitamos los daños potenciales de nuestras tecnologías prometeicas, nuestro momento de triunfo podría encaminarnos hacia el desastre.

De todas las especies que han existido, nuestro único grupo de homínidos ahora tiene la capacidad de rehacer toda la biología. Aunque nuestra capacidad para leer, escribir e incluso piratear el código genético de la vida ha avanzado grandemente en los últimos años, nuestra conciencia pública y nuestros sistemas de supervisión no han seguido el ritmo. Como dijo el gran naturalista E. O. Wilson: “Tenemos emociones paleolíticas, instituciones medievales y tecnología divina”.

Las nuevas vacunas son ejemplos perfectos de la “tecnología divina”. A diferencia de las vacunas más antiguas que inyectaban un patógeno debilitado, muerto o parcial para activar el sistema inmunológico del cuerpo, las vacunas de ARNm insertan cadenas sintéticas modeladas por computadora de un código genético que instruye a nuestras células a producir la infame proteína del virus SARS-CoV-2.

También lee: COVID-19: OMS autoriza el uso de emergencia de la vacuna de AstraZeneca

Las vacunas, en esencia, transforman nuestros cuerpos en plantas de fabricación personalizadas que producen un objeto extraño para desencadenar nuestra respuesta inmune natural. Este enfoque pronto creará una plataforma completamente nueva para combatir el cáncer y otras enfermedades, así como para proporcionar mejoras aún más profundas que la vacunación.

Sin embargo, modificar el ARN representa solo una pequeña fracción de lo que se avecina a medida que se desarrolla nuestra nueva era genética. Estamos a solo una quinta parte del camino del siglo XXI, pero ya hemos secuenciado el genoma humano completo, hemos descubierto cómo convertir células adultas en células madre, hemos descubierto formas de reescribir el código genético de cualquier célula viva y hemos eliminado el costo de modificar genes por millones. Si el XIX fue el siglo de la química y el XX el de la física, el XXI es el siglo de la biología, en el que rediseñaremos agresivamente los sistemas biológicos para satisfacer nuestras necesidades.

Esta transformación ya estaba en camino antes de la pandemia, pero el COVID-19 impulsó la revolución genética, al igual que la Segunda Guerra Mundial aceleró enormemente la electrónica y los viajes espaciales. Esta revolución pronto tocará nuestras vidas de manera cada vez más íntima. Nuestros sistemas de atención médica adoptarán tratamientos personalizados y modelos predictivos para prevenir problemas de salud que aún no se han materializado. Elaboraremos proteínas animales a partir de cultivos celulares para alimentarnos y fertilizar los cultivos con bacterias modificadas. Generaremos energía a partir de algas, cultivaremos materias primas críticas en lugar de extraerlas, almacenaremos cantidades prácticamente ilimitadas de datos como código genético y, en última instancia, reformularemos nuestra trayectoria evolutiva como especie.

Estas tecnologías divinas ofrecen una promesa casi ilimitada, pero también tienen desventajas potenciales muy reales.

¿DEBEMOS ASUSTARNOS O ESTAR ALERTAS?

Toda tecnología puede usarse para bien o para mal. Si inoculamos a los privilegiados entre nosotros y no a los vulnerables, el virus mutará alrededor de nuestras defensas y nos pondrá en peligro a todos. Las mismas herramientas genéticas que se utilizan para combatir los patógenos se pueden utilizar para crear otros sintéticos más peligrosos. La información genética que proporciona información sobre cómo funcionamos cada uno de nosotros se puede utilizar para discriminarnos. Herramientas poderosas como los impulsores genéticos que se pueden utilizar para acabar con la malaria podrían inadvertidamente destruir ecosistemas enteros. Las manipulaciones genéticas de embriones preimplantados podrían convertirse en una peligrosa experimentación humana. Frente a la complejidad biológica perfeccionada a lo largo de miles de millones de años de evolución, nuestra arrogancia para manipular sistemas complejos que apenas entendemos podría ser nuestra ruina tanto como las vacunas de ARNm parecen ahora nuestra salvación.

La conciencia de estos riesgos no debe impedirnos avanzar, pero debe inspirarnos y asustarnos lo suficiente para hacer todo lo posible para asegurarnos de que nuestros mayores valores colectivos guíen la aplicación de nuestras tecnologías más poderosas.

Ninguna tecnología viene con su propio sistema de valores incorporado. La diferencia entre cualquier tecnología que se utilice para bien o para mal no es la tecnología en sí, sino nosotros. Si queremos un futuro en el que las tecnologías genéticas que cambian el mundo se apliquen para el bien común, tenemos que construirlo. Depende de todos y de cada uno de nosotros asegurarnos de que nuestras emociones paleolíticas y las instituciones medievales puedan afrontar el desafío y la oportunidad de nuestras tecnologías divinas.

Depende de cada uno de nosotros, porque el futuro de nuestra especie y del mundo es demasiado importante para dejarlo en manos de un pequeño número de expertos y funcionarios. Cada uno de nosotros debe asumir la responsabilidad de educarnos sobre estos temas críticos para unirnos a conversaciones esenciales sobre las mejores formas de avanzar. Todos debemos ser ciudadanos informados y empoderados que exijan la rendición de cuentas de nuestros líderes en todos los niveles.

No te pierdas: OMS avala la vacuna de AstraZeneca contra COVID-19 para mayores de 65 años

Depende de todos nosotros, porque la gestión inteligente de estas tecnologías requiere una acción y una colaboración mucho mayores a escala nacional y mundial.

Los gobiernos deben invertir mucho para sentar las bases de la economía de la bioingeniería del siglo XXI, al tiempo que construyen sistemas educativos que fomenten la innovación y garanticen una ciudadanía bien informada. Si bien algunos países como el Reino Unido tienen sistemas relativamente sólidos para regular estas tecnologías, otros tienen sistemas irregulares, o incluso nada en absoluto. Debido a que la ciencia y la tecnología son móviles, este tipo de agujeros negros regulatorios nos amenazan a todos.

Y debido a que los peores abusos potenciales —desde patógenos sintéticos hasta bebés con genoma editado sin cuidado y otras aplicaciones irresponsables de la ciencia fuera de control— tienen implicaciones globales, también necesitaremos desarrollar mecanismos mucho mejores para abordar nuestros mayores desafíos comunes. Necesitamos una nueva generación de tratados, un nuevo organismo de la ONU dedicado a fomentar las aplicaciones más responsables de la ciencia revolucionaria y nuevos foros globales para reunir al público en general, grupos de la sociedad civil, científicos, especialistas en ética, líderes religiosos y otros en un diálogo común sobre cómo construir un futuro mejor para todos. En honor a nuestras diferencias, debemos construir una mesa lo suficientemente grande para todos.

Te interesa: Sudáfrica suspende vacuna de AstraZeneca por eficacia ‘limitada’ contra variante local

Nada de esto será fácil. Pero la alternativa de correr hacia la era de la genética sin un proceso adecuado para unirnos sería, en última instancia, aún más desafiante.

El futuro desatado por las revoluciones de la genética y la biotecnología ya ha comenzado. Depende de nosotros empezar a darle forma. N

—∞—

Jamie Metzl, futurista tecnológico líder y miembro del comité asesor internacional de la Organización Mundial de la Salud sobre edición del genoma humano, es fundador y presidente de OneShared.World. Es autor de cinco libros, incluido Hacking Darwin: Genetic Engineering and the Future of Humanity, y exmiembro del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y de las Naciones Unidas. Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.