Opinión | Pemex, una lectura técnica-económica | Newsweek México


Opinión | Pemex, una lectura técnica-económica



De Tin Marín, de Do Pingüé, Cúcara Mácara títere fue; yo no fui, fue Teté, pégale, pégale que alguien fue… La empresa estrella del Estado, Pemex, ha estado por muchos años así en este juego, y hoy en día, ante un mercado abierto en México derivado de la reforma energética, debe definir su rumbo a largo plazo, pero no en función de lo que cada administración decida en cada periodo, sino con base en lo que la nación necesita para poder cubrir sus necesidades energéticas.

Pero ello de nada sirve si no analizamos primeramente el negocio de los hidrocarburos. Debe haber crudo o gas en la superficie, lo cual solo puede ser logrado con dinero de inversión pública o privada. Sin estas variables podemos hacer miles de hojas en planes o ideas que, al final, en la operación muchas de las veces no se alcanzarán ante la falta de dinero.

El análisis siguiente deriva de información de Petróleos Mexicanos, la Secretaría de Energía, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y análisis propios en las proyecciones, las cuales pueden verse en los cuadros rojo y naranja de la gráfica que acompañan este artículo.

  1. A) En Pemex, la inversión se ha reducido en 10 por ciento con respecto a lo aprobado para 2020, un 8 por ciento por arriba del presupuesto ejercido en 2019. En 2021 la SHCP incrementará el presupuesto cuando al menos un 20 por ciento para poder tener producción incremental, ante la contracción de la recaudación en 2020. Pero en 2021 el presupuesto estará comprometido al incrementarse el desarrollo económico o social, entonces ¿cuál será el plan? Esto limitará el poder ayudar a Pemex reduciendo a un más el DUC, aportaciones y deuda que está por vencer en 2021. Urge realizar farm-outs, pero cambiando la cantidad de reservas que se adjudican entre ambas partes.
  2. B) El presupuesto asignado para Pemex es en pesos, pero un 80 a 85 por ciento de los contratos de servicios, compras y productos se paga en dólares. Menos dólares tenemos a partir del mes de marzo por el tipo de cambio volátil. En 2021 el peso mexicano vale menos, por lo tanto, deberá aumentar presupuesto a la empresa para alcanzar las metas de producción.
  3. C) Ante la contracción de la producción en mayo-junio por el acuerdo de la OPEP+ y recorte de presupuesto, la proyección posible esperada en el promedio anual puede fluctuar entre 1 millón 750,000 barriles (MBD) y cerrar al mes de diciembre la producción operativa alrededor de 1.8 MBD. El crudo ligero se mantendrá y podría aumente el pesado. Se requiere explotar campos que aporten crudo ligero como cuencas de Tampico-Misantla o Burgos.
  4. D) Arabia Saudita terminará con mayores ingresos petroleros y una mayor participación en el mercado derivado de que en las últimas semanas pasó de exportar a Estados Unidos 600,000 barriles por día en mayo, a 1.5 MBD en junio. Adicionalmente, ha controlado el mercado del lejano oriente y hecho negociaciones para mantener el crudo de compra en almacenamientos, y con eso aumentar el costo del crudo para el mes de julio, de acuerdo con su lista emitida. Con ello deja a México en 2020 el poder cubrir en gran parte el mercado de América y Europa. Lo cual beneficia a México por el costo/tiempo de la logística y los descuentos que ofrece hoy en día a los clientes del lejano Oriente, que son de -5.4 dólares por barril. El 70 a 80 por ciento del total exportado es enviado al mercado de Estados Unidos, en el cual tienen un descuento de -3.55 dólares.
  5. E) La meta de enviar un millón de barriles de crudo a refinerías, de mayo, es imposible. La proyección indica que para realizar lo anterior deberíamos estar produciendo alrededor de 700,000 a 750,000 barriles de crudo ligero, debido a que las refinerías actualmente están admitiendo 48 por ciento de ligero. En el caso de aumentar tendríamos que importar o realizar un swap de pesado por ligero. Por lo tanto, el máximo que podrá enviarse a refinar no debería pasar en un rango de 650,000 a 700,000 barriles; al menos de que se incrementara por arriba de lo pronosticado en la producción de crudo ligero.
  6. F) Respecto a la gasolina, la mayor caída de la demanda fue en abril, esperando una recuperación al final de 2020, pero no a los niveles promedio de 2019. La producción nacional en abril y mayo cubrió alrededor del 45 por ciento del total de la demanda, pero al recuperarse, la importación cubrirá alrededor del 65 a 70 por ciento a finales del 2020. En total importado Pemex tendrá el 75 a 80 por ciento del volumen a final de este año.
  7. G) Del diésel, la mayor caída de la demanda fue en abril. Se espera una recuperación al final de 2020, pero no a los niveles en promedio de 2019. La producción nacional en abril y mayo cubrió alrededor del 50 por ciento del total de la demanda, pero al recuperarse, la importación cubrirá alrededor del 60 a 65 por ciento a finales de 2020. El total importado de Pemex tendrá el 50 a 55 por ciento del volumen a final de este año.

Además lee: Opinión | ¿Cómo se obtienen las ganancias de un barril de petróleo?

Ahora bien:

∞ Para poder mandar crudo a refinar o exportar necesitamos tener producción en superficie.

∞ Para poder cubrir la demanda de combustibles debemos de tener crudo suficiente y adecuado en la mezcla de entrada.

Pero todo lo anterior no se puede realizar sin tener la inversión requerida para llegar a la meta. Y, en el caso de no tenerla, se deben buscar socios en igualdad en el negocio en función de la aportación de cada parte.

—∞—

Ramsés Pech es analista y asesor de la industria energética y en economía. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.