La acción inmigratoria de Donald Trump en números


La acción inmigratoria de Trump en números



Desde que asumió el cargo en 2017, el presidente Donald Trump ha cumplido su promesa de supervisar una acción enérgica y amplia contra la inmigración en todo Estados Unidos y la frontera entre dicho país y México.

Sin embargo, en el último año, esas acciones fueron fortalecidas con cambios de política de gran envergadura, incluida la introducción de la ampliamente condenada norma “Quédense en México” del presidente.

La política ha obligado a decenas de miles de solicitantes de asilo a esperar en ciudades fronterizas mexicanas mientras son procesados los casos inmigratorios en Estados Unidos.

Mientras tanto, la administración de Trump también ha firmado acuerdos de “tercer país seguro” con Guatemala, Honduras y El Salvador, los cuales les permitirán a los funcionarios estadounidenses enviar a los solicitantes de asilo de vuelta a dichos países, incluso si no comenzaron allí sus travesías.

El mensaje de la administración de Trump a los inmigrantes y solicitantes de asilo es claro: si vienen a la frontera estadounidense, deben estar listos para ser regresados, ya sea a México para esperar el resultado de su caso o al Triángulo del Norte, la misma región de la que miles han huido.

Aun cuando sería imposible cuantificar el impacto total de los cambios de política de la administración de Trump en el último año, los números dicen muchísimo cuando se trata de la acción inmigratoria del presidente.

He aquí una mirada a cómo se ve en números la acción inmigratoria de la administración de Trump en 2019.

977,509 detenidos en la frontera entre México y Estados Unidos

Lee más: Familias “viven con miedo” tras las redadas del Servicio de Inmigración en Mississippi

En el año fiscal 2019, que terminó el 30 de septiembre, la cantidad de personas aprehendidas o consideradas inadmisibles en al frontera entre México y Estados Unidos casi se duplicó en comparación con el año anterior.

Un total de 977,509 personas fueron detenidas en este año en comparación con solo 521,090 personas aprehendidas en la frontera en el año fiscal 2018.

Por supuesto, a nadie le debería sorprender que el año fiscal 2019 viese cifras tan altas, pues los funcionarios inmigratorios hicieron sonar la alarma de una “crisis” en la frontera antes de que los arribos aumentaran a las cifras históricas en mayo.

Solo en ese mes, un total de 144,116 personas fueron detenidas en la frontera, y en los dos meses anteriores hubo cantidades que también rebasaron los 100,000.

Un grupo de estudiantes de Derecho de California reparte comida y regalos de Navidad a los migrantes que esperan en Tijuana. (Foto: Eduardo JARAMILLO CASTRO / AFP)

En noviembre, Mark Morgan, comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza, señaló que desde entonces, las cifras han disminuido significativamente, con solo 42,649 personas aprehendidas o consideradas inadmisibles en la frontera entre México y Estados Unidos en ese mismo mes.

“Si recuerdan, previamente este año hicimos sonar una alarma —en realidad, lo hicimos bastante— con respecto a la crisis fronteriza y pedimos al Congreso en repetidas ocasiones que actuase para arreglar los vacíos legales en nuestro defectuoso sistema inmigratorio, y cerrar las brechas que propiciaban la crisis”, dijo Morgan durante una conferencia de prensa.

“Desgraciadamente, no se ha traído a la palestra una sola legislación significativa”, lamentó.

“Como resultado”, continuó Morgan, “este país se quedó parado y vio cómo empeoraba la crisis, mientras llegamos a nuestro punto más alto en mayo, con más de 140,000 aprehensiones en solo un mes”.

Al señalar que desde entonces las cantidades han disminuido en casi 70 por ciento, Morgan le dio crédito a las políticas inmigratorias de la administración de Trump como la fuerza impulsora detrás de la disminución.

“Los encabezados… lo captaron: Los números son bajos; los números han bajado”, dijo él.

57,000 obligados a permanecer en México

Durante su conferencia de prensa, Morgan le dio crédito al “compromiso con el gobierno de México y los países del Triángulo del Norte” por ayudar a “contener el flujo de la inmigración”.

Bajo la política Permanezcan en México, formalmente conocida como los Protocolos de Protección a Inmigrantes, se calcula que más de 57,000 personas han sido obligadas a esperar en ciudades fronterizas mexicanas y otras ciudades del país mientras esperan que sean procesados sus casos de asilo en Estados Unidos, según la American Bar Association.

Entérate: Más de un millón de casos esperan una respuesta en cortes de inmigración de EU

Muchos de estos solicitantes de asilo han sido forzados a esperar en ciudades fronterizas como Matamoros, en el estado de Tamaulipas, una región de la cual el gobierno estadounidense ha advertido explícitamente a sus ciudadanos que no viajen a ella a causa del “crimen y secuestro”.

Defensores de los inmigrantes y grupos por los derechos humanos han instado en repetidas ocasiones a la administración de Trump que ponga fin a la política Permanezcan en México, cuestionando cómo el estado puede ser considerado como seguro para solicitantes de asilo de por sí vulnerables cuando es considerado como demasiado peligroso para ciudadanos estadounidenses.

101,716 inmigrantes arrestados en la primera mitad del año fiscal 2019

Aun cuando la administración de Trump se ha enfocado en gran medida en la frontera entre México y Estados Unidos este último año, también ha supervisado operaciones de gran envergadura dentro de Estados Unidos.

En los dos primeros trimestres del año fiscal 2019, la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos arrestó a más de 101,000 personas a través de su equipo de Operaciones de Ejecución y Remoción.

Foto: Paul Ratje / AFP

En una declaración, Nathalie R. Asher, directora ejecutiva adjunta de ICE, dijo que las estadísticas de ejecución de la agencia hasta ahora “ilustran que Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos está comprometida con arrestar y remover a los extranjeros ilegalmente presentes, con historiales criminales, quienes amenazan la seguridad pública y ponen en peligro a comunidades inmigrantes”.

“Durante este período, más del 85 por ciento de los extranjeros arrestados por oficiales de Operaciones de Ejecución y Remoción de ICE, y más de 91 por ciento de los extranjeros removidos del interior de Estados Unidos, había recibido sentencias criminales o estaban pendientes de acusaciones criminales”, dijo Asher.

Según la información de ICE, 72,191, o más de la mitad, de las personas deportadas por ICE en los primeros seis meses de este año fiscal fueron considerados como “criminales convictos”. Una gran porción de las ofensas eran violaciones de tránsito. Sin embargo, también incluían crímenes mas graves.

Para finales de la primera mitad del año fiscal 2019, el cual empezó en octubre del año pasado, ICE estaba encaminado a deportar más inmigrantes de los que fueron removidos del país en el año anterior.

En los primeros dos trimestres del año fiscal 2019, ICE deportó a 129,517 personas del país.

En el primer trimestre del año fiscal 2019, que duró de octubre a diciembre de 2018, ICE dijo que deportó un total de 66,549 personas, mientras que en el segundo trimestre, de enero a marzo, la agencia removió a 62,968 personas.

Te puede interesar: Agentes de inmigración detienen a mujer con un embarazo de alto riesgo y le niegan medicinas

La agencia aún no ha hecho pública la información de los últimos dos trimestres. Newsweek ha contactado a ICE para solicitarle la información.

No obstante, las casi 130,000 remociones que ICE supervisó en los primeros seis meses del año fiscal 2019, significan que la agencia se encaminaba a rebasar sus números de los dos años fiscales anteriores, con 256,085 personas deportadas en el año fiscal 2018 y 226,119 removidas del país el año anterior.

Muertes bajo custodia de las agencias ICE y Aduanas y Protección Fronteriza

En el último año, tanto ICE como Aduanas y Protección Fronteriza han enfrentado un fuerte escrutinio por las muertes que han ocurrido bajo la vigilancia de oficiales inmigratorios.

Solo en 2019, la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur documentó por lo menos 15 casos en los que inmigrantes y solicitantes de asilo murieron tras encontrarse con agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos hasta el 6 de noviembre.

Un familia migrante espera por la visa humanitaria en Tijuana.(Foto: Eduardo JARAMILLO CASTRO / AFP)

Por lo tanto, esa cifra no incluye las dos muertes bajo custodia de Aduanas y Protección Fronteriza que ocurrieron en los últimos 10 días, en las que una ciudadana de 41 años de la República Democrática del Congo, quien vino a Estados Unidos con su familia, se enfermó fatalmente pocos días después de que un ciudadano mexicano de 42 años murió después de ser arrestado y procesado para su remoción expedita.

Mientras tanto, según el “informe de detenidos muertos” de ICE, el cual es mantenido en línea, por lo menos siete personas han muerto bajo la custodia de la agencia en 2019, incluidas dos personas que fallecieron en el mes de octubre.

Ambas agencias han enfrentado presión para que hagan más para garantizar la seguridad y salud de los inmigrantes y solicitantes de asilo que ellos detienen, y Aduanas y Protección Fronteriza enfrenta un escrutinio cada vez mayor por una serie de muertes infantiles ocurridas durante la temporada de gripe de 2018.

La agencia ha rechazado en repetidas ocasiones las acciones de profesionales médicos que buscan darles a los solicitantes de asilo vacunas gratuitas contra la gripe, afirmando que no es parte de las labores de la agencia entregar vacunas contra la gripe.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.