Cubano en busca de asilo muere en prisión en aparente suicidio


Cubano en busca de asilo muere en prisión de Estados Unidos en aparente suicidio

ice-migrantes-suicidio


Un cubano en busca de asilo, que presuntamente había manifestado su creciente frustración por el lento avance de su proceso migratorio, murió de un aparente suicidio en una prisión de Luisiana, en lo que constituye el segundo fallecimiento de una persona bajo custodia del organismo de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en el primer mes del año fiscal de 2019.

Este miércoles, ICE confirmó que Roylan Hernández-Díaz, de 43 años, había sido declarado muerto el martes después de que el personal del Centro Correccional de Richwood en Luisiana lo encontró inconsciente en su celda.

Aunque ICE señaló que el incidente se encontraba todavía bajo investigación, el organismo también afirmó que Hernández-Díaz parecía haber muerto por suicidio.

El hombre, de 43 años, formaba parte de un creciente número de personas detenidas por cuestiones migratorias en una prisión privada; cabe señalar que el uso de instalaciones de detención privadas por parte de ICE ha experimentado un gran incremento durante el gobierno de Trump.

Entérate: El uso de fondos de emergencia para el muro fronterizo de Trump es ilegal, dice juez de El Paso

De acuerdo con ICE, Hernández-Díaz pasó a estar bajo la custodia del organismo el 20 de mayo de 2019, dos días después de ser detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en el Puerto de Entrada de Paso Del Norte en El Paso, Texas.

ICE señaló que el hombre inicialmente había sido “considerado inadmisible” según la Ley de Inmigración y Nacionalidad de Estados Unidos, pero no explicó por qué.

El organismo señaló que el hombre fue transferido, quedando bajo custodia de ICE mientras se procesaba su solicitud para obtener “un beneficio de inmigración”.

De acuerdo con BuzzFeed, que obtuvo un documento interno de ICE que daba más detalles sobre el caso de Hernández-Díaz, el originario de Cuba había afirmado que tenía motivos para temer por su seguridad si era obligado a volver a Cuba.

Lee más: Nuevo proyecto de ley en California prohíbe los centros de detención de migrantes de ICE

Según informes, funcionarios del organismo de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos consideraron sus temores como “creíbles” en un primer proceso de selección.

En el momento de su muerte, Hernández-Díaz había estado bajo custodia de ICE durante casi cinco meses.

De acuerdo con ICE, su caso aún estaba pendiente en los tribunales federales de inmigración en el momento de su aparente suicidio.

En declaraciones a BuzzFeed, la esposa de Hernández-Díaz, Yarelis Gutiérrez, de 43 años, señaló que habló por última vez con su esposo a principios de este mes, el 9 de octubre, y que éste le había expresado su frustración debido al caso.

Te puede interesar: Los estadounidenses que enfrentan a Trump dando esperanza a migrantes

Según Gutiérrez, Hernández-Díaz se había sentido muy molesto por el hecho de que los funcionarios le exigieran que proporcionara más pruebas que apoyaran su afirmación de enfrentar una persecución en Cuba si era obligado a volver.

“Me dijo que participaría en una huelga de hambre debido a los abusos que sufrió mientras estaba detenido”, dijo Gutiérrez. “Nunca mencionó que iba a lastimarse o a matarse. Todo esto es nuevo para mí y no creo que sea cierto”, afirmó.

Gutiérrez dijo que su esposo ya había hecho frente a la persecución por parte del gobierno cubano, y aseguró que había sido encarcelado por nueve años por hablar abiertamente en contra de los líderes de ese país.

Antes de su muerte, trató de salir de Cuba al menos tres veces, dos en 1994 y la tercera en 2001, señaló su esposa.

“Comprometidos con el bienestar”

ICE ha afirmado que el organismo “está firmemente comprometido con la salud y el bienestar de todas las personas bajo su custodia y que está llevando a cabo una revisión exhaustiva de este incidente en todos los niveles del organismo, como lo hace en todos los casos de ese tipo”.

“Estadísticamente, las muertes de personas bajo custodia de ICE son extremadamente infrecuentes, y tienen un índice que es igual a una fracción del de toda la población de detenidos en Estados Unidos en conjunto”, declaró el organismo.

Sin embargo, la muerte de Hernández-Díaz es la segunda que ocurre bajo la custodia de ICE en el lapso de un mes, junto con la de un hombre de 37 años, originario de Camerún, que había sido detenido en una instalación de San Diego y que murió debido a una hemorragia cerebral el 1 de octubre.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.