Islas apartadas y casi deshabitadas se ahogan entre basura plástica


Islas apartadas y casi deshabitadas se ahogan entre basura plástica

basura


Los autores de un estudio reciente afirman que había casi un millón de zapatos y cientos de miles de cepillos de dientes entre los millones de pedazos de plástico que el mar ha arrastrado hasta las playas de unas apartadas islas en el océano Índico.

Los científicos inspeccionaron las islas Cocos (o Keeling), territorio australiano casi deshabitado del océano Índico, y calcularon que las playas estaban cubiertas con alrededor de 414 millones de fragmentos de plástico, los cuales podrían tener un peso de hasta 262 toneladas. La investigación fue publicada el 16 de mayo en la revista Scientific Reports.

Aire respirable, el gran reto en la megalópolis

En 2017, el equipo documentó la cantidad de microplásticos (fragmentos que miden entre 2 y 5 milímetros), desechos de plástico más grandes, y escombros de madera y metal que contaminaban 25 playas, y halló cerca de 977,000 zapatos, así como 373,000 cepillos de dientes y otros artículos desechables, incluidas pajillas [popotes] y bolsas de plástico, las cuales representaron cerca de la cuarta parte del total de escombros. De igual manera, los investigadores descubrieron que 93 por ciento de la basura se encontraba enterrada hasta 10 centímetros bajo la arena.

“Los objetos pequeños y enterrados son un riesgo considerable para la vida silvestre. Para combatir este problema, es indispensable disponer de voluntarios que realicen tareas de limpieza e impidan que nuevos desechos lleguen al mar”, advierten los autores.

A fin de enfatizar la gravedad del problema de los plásticos, el estudio cita cálculos de una investigación previa, la cual determinó que, en 2010, el océano estaba contaminado con hasta 14 millones de toneladas de plásticos que no fueron debidamente desechados y gestionados. Los autores puntualizan que, en los últimos 13 años, se ha fabricado casi la mitad del plástico creado en las últimas seis décadas, y que cerca de 40 por ciento de esos artículos plásticos fue desechado el mismo año de su producción. De hecho, otra investigación sugirió que hay más pedazos de plástico en los océanos que estrellas en la Vía Láctea.

“Por desgracia, si no se adoptan medidas drásticas, la cantidad aumentará y el problema será más grave. Se ha previsto que, para 2025, aumentará diez veces la cantidad de desechos que llegarán al mar”, previene el estudio.

Dado que el equipo solo recolectó muestras hasta una profundidad de 10 centímetros bajo la arena y no pudo alcanzar los “puntos calientes” de escombros, es probable que haya hecho un cálculo conservador, reconoció Jennifer Lavers, autora principal del estudio e investigadora científica del Instituto de Estudios Marinos y Antárticos, en la Universidad de Tasmania, Australia.

En una declaración, Lavers explicó que la población de las islas es de unos pocos centenares de personas, de suerte que la inmensa cantidad de plásticos hallados en las playas son reflejo de la manera como el mar desplaza ese material.

Cómo la contaminación de la CDMX cambió el color de nuestros pulmones

“Esas islas son como canarios en una mina de carbón, de modo que es urgente que escuchemos la advertencia que nos hacen”, añadió Lavers. “La contaminación plástica se ha diseminado por todo el océano, y las islas más apartadas son idóneas para tener una visión objetiva del volumen de escombros plásticos que están dando vueltas por el planeta”.

En otro estudio de 2017, Lavers demostró que las playas de la isla Henderson, en el Pacífico sur, tenían la mayor densidad mundial de basura plástica, con un total aproximado de 38 millones de piezas.

basura

Escombros plásticos capturados en diversas islas remotas, algunas de ellas deshabitadas. Imagen: Nature

EsLavers precisó que “a diferencia de Henderson, donde la mayor parte de los escombros identificables tenía alguna relación con la pesca, el plástico de las islas Cocos (Keeling) consistía sobre todo de artículos de uso único, como tapas y pajillas, además de una cantidad inmensa de zapatos y chancletas”.

La Dra. Annett Finger, investigadora de la Universidad de Victoria, Australia y coautora del estudio, expresó el temor de que, a pesar de los hallazgos, sigue aumentando la cantidad de plástico que se produce en el mundo. “Se ha documentado que la contaminación plástica es una amenaza para la vida silvestre, en tanto que su impacto potencial en las personas ha dado origen a un creciente campo de investigaciones médicas”, afirmó.

“Debido a la magnitud del problema actual, se ha vuelto imposible limpiar nuestros mares, mientras que limpiar las playas después que se han contaminado es un esfuerzo que consume mucho tiempo y dinero, y que es necesario repetir con regularidad pues, cada día, el océano arrastra a las costas miles de pedazos de plástico nuevos”.

“Todo combustible que se venda necesita ser certificado”: experto

“La única solución viable es reducir la producción y el consumo de plásticos y, al mismo tiempo, mejorar la gestión de desechos para evitar que este material llegue a nuestros océanos”.

Este equipo de investigadores se cuenta entre los científicos que advierten sobre la amenaza que la contaminación plástica representa para el medio ambiente. Los autores de un estudio independiente, publicado el 15 de abril en la revista Nature Geoscience, analizaron la contaminación plástica en una región apartada de las montañas de Francia, y concluyeron que los fragmentos pequeños de plástico pueden viajar hasta 100 kilómetros suspendidos en el aire.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.