El enojo es peor para la salud que la tristeza, afirma investigación


El enojo es peor para la salud de los adultos mayores que la tristeza

enojo-tristeza-salud-investigacion


Una nueva investigación sugiere que nuestros sentimientos no solo influyen en la salud física y que el enojo, en específico, puede conducir al desarrollo de enfermedades cardiacas, artritis y cáncer en los adultos mayores.

“Las experiencias emocionales negativas, como el enojo, pueden ejercer fuertes efectos en la salud física si no coinciden con las oportunidades en disminución y las posibilidades motivacionales de la edad adulta”, detalla el estudio publicado por la American Psychological Association.

Meaghan A. Barlow, autor principal del estudio y miembro de la Universidad Concordia, explica en un comunicado que, a medida que envejecemos, no podemos hacer las actividades que una vez hicimos o experimentamos pérdidas, como la de una pareja o de movilidad, lo cual conduce al enojo.

Lee: Fumar, beber y comer carne roja, los consejos de la ministra de salud de Noruega para una vida feliz

Barlow y otros científicos examinaron si el enojo y la tristeza contribuían a la inflamación, una respuesta inmune del cuerpo a amenazas percibidas, como infecciones o daños en los tejidos. Si bien la inflamación en general ayuda a proteger el cuerpo y ayuda en la curación, la inflamación de larga duración puede conducir a enfermedades crónicas en la vejez, sostienen los autores.

Para la investigación se recolectaron y analizaron datos de 226 adultos, de 59 a 93 años, de la ciudad de  Montreal. Durante una semana, los participantes completaron cuestionarios sobre lo enojados o tristes que se sentían. Los autores, en tanto,  midieron la inflamación de las muestras de sangre y les preguntaron a los participantes si tenían alguna enfermedad crónica relacionada con la edad.

“Descubrimos que experimentar enojo diariamente estaba relacionado con niveles más altos de inflamación y enfermedades crónicas en personas de 80 años o más”, dijo el coautor del estudio Carsten Wrosch, también de la Universidad Concordia.

Te puede interesar: No poder disponer de mi vida es el mayor de los antiderechos, dice Daniel Leyva sobre la muerte asistida

“La tristeza, por otro lado, no estaba relacionada con la inflamación o la enfermedad crónica”, se precisa en el comunicado.

Inclusive, según Barlow, la tristeza puede ayudar a los adultos mayores a adaptarse a desafíos como el deterioro físico y cognitivo relacionado con la edad, pues promueve la desvinculación de objetivos que ya no son alcanzables.

Según él, este estudio demostró que no todas las emociones negativas son inherentemente malas y pueden ser beneficiosas en ciertas circunstancias.

Los autores del estudio consideran que la educación y la terapia pueden ayudar a los adultos mayores a reducir el enojo al regular sus emociones o al ofrecer mejores estrategias de manejo para manejar los cambios inevitables que acompañan al envejecimiento.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.