El vicio del poder en la Casa Blanca | Newsweek México


El vicio del poder en la Casa Blanca



El vicio del poder en la Casa Blanca

Mediante un lenguaje satírico y sutil, Vice narra cómo Dick Cheney, al ejercer el cargo de vicepresidente de Estados Unidos, adquiere una gran fuerza en política exterior, energética y de seguridad nacional como nunca lo había logrado ninguno de sus antecesores.

Hoy, en medio de la polarización política y división social que vive Estados Unidos, el director ganador del Óscar en 2016 por The Big Short, Adam McKay, revive la historia de uno de los actores políticos más secretos de Washington y cuenta uno de los episodios que cambiaron la historia de Estados Unidos y del mundo de la mano del ex vicepresidente Dick Cheney.

El cineasta Adam McKay platicó con Newsweek México en el estreno de su más reciente película, Vice (2018), la cual está nominada a ocho premios Óscar, incluido el de mejor película. El director estadounidense habla de cómo decidió narrar la historia de un personaje poco conocido fuera de los círculos de la política estadounidense, pero que cambió la historia de Estados Unidos.

Vice, que en inglés significa “vicio” y también es acrónimo de “vicepresidente”, devela distintos pasajes de la historia de Dick Cheney, quien fuera vicepresidente en la administración de George W. Bush, de 2000 a 2008, miembro del Congreso, secretario de Defensa con George H. W. Bush y jefe de gabinete del presidente Gerald Ford.

Lee: Cómo Christian Bale logró transformarse en Dick Cheney

Para McKay, un retrato de Dick Cheney “también tiene que convertirse en un retrato del Partido Republicano y su ascenso al poder. Me gustó que se pudiera ver la hoja de ruta de cómo llegamos a donde estamos hoy”.

El director considera que la polarización y el dominio del partido conservador “ha estado ocurriendo durante décadas y está cada vez peor. Dick Cheney fue el único a cargo durante cierto periodo, así que sentí que sería bueno para la película mostrar las situaciones extrañas que llevaron a Estados Unidos a tener una estrella de los reality como presidente, sentí que sería útil”.

McKay ha dirigido filmes de comedia junto a Will Ferrell como Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby (2006) y Anchorman 2: The Legend Continues (2013). Logró el reconocimiento de la academia con The Big Short (2015), una película en la que narra de una forma cómica y sarcástica lo sucedido previo a la crisis económica en 2008. Un tono muy semejante al que hoy muestra Vice.

En este filme, busca reconstruir los entramados políticos de Washington, D. C., sin perder ese tono irónico que caracteriza a sus películas, a la vez que captura la realidad del momento que hoy en día vive Estados Unidos.

“Creo que la película es también la creencia de que estamos en este punto de la historia donde todas nuestras instituciones se están deshaciendo; parece que nuestra cultura se está desmoronando y la idea de hacer una película de género dramático no me atrajo. Realmente quiero que la película se sienta como el mundo en el que vivimos ahora, que está lleno de cicatrices, gritos, momentos ridículos, divertidos y caricaturescos. Quise mezclar el tono para que fuera a veces divertido y tonto, y otras, serio y miedoso. Es un tono muy difícil de editar y de armar”.

La película ha recibido críticas positivas, en Rotten Tomatoes obtuvo 66 por ciento de aprobación basado en 285 críticas. Sin embargo, de parte de la audiencia ha recibido críticas mixtas y la respuesta ha sido polarizada, en palabras del director: “La respuesta ha sido muy interesante, a la mitad de la gente le encantó y la otra mitad salió enojada”.

Lo anterior también refleja el ánimo de la sociedad estadounidense, la cual está más polarizada que nunca en su historia. De acuerdo con un estudio de 2014 del Pew Research Center, las ideologías demócratas y republicanas no habían estado tan distantes la una de la otra en más de 20 años.

Foto: Especial

Para Mckay era importante retratar lo que sucedió en esos ocho años y contar la historia del ex vicepresidente lo más neutro posible. “Parecía extraño que pasamos por esos ocho años en que muchas personas murieron, la economía mundial se derrumbó, Estados Unidos torturó a gente, todo esto sucedió, y pareciera que eso fue todo, y eso terminó ahí. Simplemente tomé algunos libros y comencé a leerlos. Varios libros de increíbles periodistas, hasta que me di cuenta de que no ha habido una sola película sobre Dick Cheney y realmente solo hay una película sobre la administración Bush, que es W. (2008)”.

El encargado de dar vida a este personaje de claroscuros de la política estadounidense en Vice es Christian Bale. El actor británico de 45 años ya había trabajado antes con McKay y es conocido por sus papeles camaleónicos, pues lo mismo interpreta al caballero de la noche en Batman, la trilogía de Christopher Nolan, que se hace pasar por un maquinista escuálido en The Machinist (2004) y sube de peso en American Hustle (2013).

“¡Él es Dick Cheney!” comenta McKay. “Sabía que quería que Christian Bale lo hiciera, sabía que había muy pocos actores por ahí que trabajarían tan duro y profundizarían en el personaje como él lo haría, y también hay un misterio alrededor de Dick Cheney, sabía que Christian lo perseguiría, así que definitivamente fue mi primera opción”.

En la ceremonia de los Globos de Oro, Bale recibió el premio en la categoría de mejor actor de comedia o musical por su interpretación de Cheney. Al final de su discurso agradeció a Satán por la inspiración para interpretar este personaje.

“Respecto a la transformación física no me preocupé por eso, pues no necesitaba que se pareciera exactamente a Dick Cheney. Pero Bale se ve exactamente como Dick Cheney, la verdad no anticipé eso. Christian trabajó junto con nuestro maquillador, Greg Cannom, aumentó de peso y, en la última prueba de maquillaje que hicimos, ¡se me cayó la cabeza! Nunca había visto nada como esa transformación”, añade McKay.

Foto: Especial

En días recientes Estados Unidos vivió el cierre de actividades de su gobierno más largo en la historia (35 días) debido a las discrepancias entre el Congreso y el presidente Trump en cuanto a la aprobación del presupuesto. El Ejecutivo estadounidense afirmó que, si para el 15 de febrero no obtenía un buen trato para financiar una de las grandes promesas de su campaña, que es la construcción de un muro que supuestamente iba a pagar México, cerraría el gobierno de nuevo.

Estados Unidos vive momentos turbulentos en su política; sin embargo, McKay no cree que existan personajes como Cheney en la administración de Trump: “Me complace decirte que no. No es el grupo más brillante en este momento (el de Trump). No veo a nadie parecido, lo más cerca que diría sería Mitch McConnell, el jefe del Senado (republicano). Él es bastante salvaje, pero ni siquiera es tan inteligente como Cheney. No hay nadie en la Casa Blanca de Trump tan salvaje e inteligente como lo fue Cheney, ¡Gracias a Dios!”.

Vice llegó a las salas de cine en México el 1 de febrero pasado. La película también es protagonizada por otros grandes actores multipremiados como Steve Carrell, en el papel de Donald Rumsfeld, quien fuera el mentor y amigo de Dick Cheney. También actúan Amy Adams como Lynne Cheney, esposa del personaje principal, y Sam Rockwell como George W. Bush.  

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.