Guaidó pide a sus aliados evaluar "todas las opciones" en Venezuela


Tras frustrada entrega de ayuda, Guaidó pide a la comunidad internacional evaluar “todas las opciones”



El opositor Juan Guaidó se aferra ahora a la presión internacional para sacar del poder a Nicolás Maduro, tras el frustrado paso de la ayuda a Venezuela que el sábado dejó dos muertos y cientos de heridos en las fronteras con Brasil y Colombia.

El autoproclamado presidente interino del país petrolero se prepara para participar en la reunión del Grupo de Lima que se realizará el lunes en la capital colombiana con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

Tras la fallida operación con la que pretendía pasar asistencia donada por Estados Unidos y sus aliados para paliar la peor crisis en la historia moderna de Venezuela, Guaidó pidió a la comunidad internacional dejar “abiertas todas las opciones para lograr la liberación”.

“Para avanzar en nuestra ruta, me reuniré el día lunes con nuestros aliados de la comunidad internacional, y seguiremos ordenando próximas acciones a lo interno del país”, dijo Guaidó, reconocido por medio centenar de naciones como mandatario encargado de la nación petrolera, desde la ciudad colombiana de Cúcuta.

Maduro rompe relación con Colombia y sus simpatizantes queman 2 camiones con ayuda humanitaria

El líder opositor adelantó que en Bogotá discutirá con los cancilleres de las 14 naciones americanas del grupo “posibles acciones diplomáticas” contra Maduro, sin descartar una intervención militar.

“La reunión tiene como objetivo adoptar una declaración que contribuirá a continuar creando las condiciones para que haya libertad y democracia en Venezuela”, explicó la cancillería colombiana en un boletín.

Los presidentes de tres países miembros -Colombia, Chile y Paraguay- así como el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, apoyaron el intento del cruce de los insumos desde Cúcuta.

Este domingo Pompeo, advirtió que los días de Maduro “están contados”, aunque evitó dar una fecha exacta.

Será la primera vez que Venezuela participe como miembro en un encuentro del Grupo de Lima, creado en 2017 para promover una salida a la crisis.

La alianza se reunió por última vez el 4 de febrero en Ottawa. Entonces, 11 de los 14 integrantes del bloque pidieron un cambio pacífico de gobierno en Venezuela y llamaron a los militares a reconocer a Guaidó y permitir la entrada de la ayuda.

“Debilitado”

Guaidó le apostará a la reunión de los 13 estados latinoamericanos y Canadá luego de que Maduro, respaldado por Moscú, lograra impedir que la asistencia enviada principalmente por Estados Unidos ingresara a su territorio, lo que obligó a sus opositores a decretar el repliegue.

Los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden dejaron 285 heridos en Colombia, de ellos 255 venezolanos, y dos muertos en el estado de Bolívar, limítrofe con Brasil. Además, dos camiones con insumos fueron quemados en el puente internacional Francisco de Paula Santander.

El mandatario chavista se opone al ingreso de la asistencia por considerarla el punto de entrada de una intervención militar estadounidense. El presidente Donald Trump ha dicho que no descarta ninguna opción en Venezuela.

Pese al traspié fronterizo, Guaidó, que llegó el viernes a Colombia, recibió el espaldarazo de Estados Unidos. El secretario de Estado, Mike Pompeo, condenó “los ataques a civiles” y prometió “tomar acciones” para apoyar la democracia en Venezuela.

El gobierno de Brasil se sumó a la condena por los enfrentamientos en Venezuela, y llamó “dictador” a Maduro.

Desde la Unión Europea, su jefa de diplomacia, Federica Mogherini, denunció el uso de “grupos armados” para intimidar a civiles por parte del gobierno chavista, y criticó “el rechazo del régimen de reconocer que la urgencia humanitaria conduce a una escalada de las tensiones”.  

Foto: AFP

Asfixiada por desabastecimiento e hiperinflación, la crisis económica ha provocado que alrededor de 2,7 millones de personas hayan salido de la nación petrolera desde 2015, según la ONU.

Sin embargo, analistas consideran que Guaidó salió debilitado del pulso del sábado, pese a que en medio de los choques desertaron al menos sesenta militares y policías venezolanos que pasaron al lado colombiano.

Los expertos apuntaban a que Maduro buscaba poner a prueba la unidad de mando de las fuerzas armadas, principal soporte del gobernante socialista.

“Guaidó sale debilitado” porque tras lo sucedido “no es muy claro” que el apoyo que tiene en su tierra “sea masivo”, dijo a la AFP el internacionalista Rafael Piñeros.

El opositor dijo tener un millón de voluntarios dispuestos a participar el sábado en la caravana para trasladar y custodiar la ayuda, pero la participación fue mucho menor. En Caracas miles de opositores del chavismo protestaron frente a un aeropuerto militar, en tanto que Maduro presidió una multitudinaria marcha de seguidores.

Coletazo en Colombia

Guaidó cruzó a Colombia pese a una restricción de la justicia afín al chavismo que le ordenaba no dejar el país, y no se sabe cómo volverá a ingresar.

“Tiene menos fuerza”, agregó Piñeros.

El apoyo del presidente Iván Duque y el intento de paso de la ayuda desde Colombia provocaron que Maduro rompiera las relaciones con Bogotá, prácticamente congeladas desde 2017.

Además, el gobierno colombiano ordenó el cierre de los cuatro pasos fronterizos que conectan el departamento de Norte de Santander con Venezuela durante 48 horas para evaluar daños ocasionados por los disturbios. La oposición venezolana también intentó cruzar la asistencia desde Brasil, Puerto Rico y Curazao.

Con información de AFP

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.