Baja la percepción de inseguridad en Jalisco, pero sigue a niveles muy altos: INEGI


Baja la percepción de inseguridad en Jalisco, pero sigue a niveles muy altos: INEGI



El estado de Jalisco tiene una urbe donde la percepción de inseguridad sobrepasa el 81%, además de otros tres donde la percepción de inseguridad sobrepasa el 70%, lo cual deja al estado como una de las más bajas en lo que a percepción de seguridad urbana se refiere.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó los resultados de su Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) correspondiente al cuarto trimestre de 2018, en la cual, los mexicanos encuestados declaran cuál es su percepción en cuestión de seguridad dentro de su comunidad y los lugares que frecuentan, como cajeros automáticos, escuelas, mercados o el transporte público.

No obstante, no en todas las ciudades se presenta el mismo resultado. Algo que destaca en esta nueva entrega de la ENSU es el declive en sus indicadores de precepción de inseguridad a partir de la realizada en el tercer trimestre de 2018, sin embargo, aunque parece un panorama alentador, las cifras oficiales siguen siendo alarmantes.

Para Jalisco, el municipio de Guadalajara presenta un leve incremento en la percepción general de inseguridad, ya que pasó de 86.2 a 86.8% de la población que percibe mayores niveles de inseguridad en México en un trimestre, lo que equivale a un aumento de .6 puntos porcentuales.

En lo que respecta al municipio de Tonalá, este presentó un incremento aún más drástico, ya que en la encuesta realizada para el tercer trimestre de 2018 se registró un 74.2% en percepción de inseguridad, mientras que para esta entrega se registró un total de 80.4%, un aumento de más de seis puntos porcentuales en tan solo tres meses.

Estas cifras responden a la escalada de violencia que se vivió durante el año pasado, además de los casos de fosas clandestinas y el escándalo por los contenedores frigoríficos que transportaban los cuerpos de personas fallecidas en el estado, problema que se vivió durante la administración que dirigió el exgobernador Aristóteles Sandoval y heredó a la administración de Enrique Alfaro, mismo que ha dicho que la anterior administración estatal “maquillaba” las cifras de inseguridad en el estado.

Otros ejemplos del aumento de la percepción de inseguridad en el estado son los municipios de San Pedro Tlaquepaque y Tlajomulco de Zúñiga, donde las cifras presentaron un aumento de tres y un punto porcentual, respectivamente, en cuanto a este tema.

Sin embargo, no todos los municipios presentan la misma tendencia. En lo que concierne al municipio de Zapopan, la percepción de inseguridad fue a la baja, ya que el 62.9% de los mayores de 18 años indicaron que percibían inseguridad en su comunidad, 5.9 puntos porcentuales menos que el trimestre anterior.

El mismo caso se puede observar en el municipio de Puerto Vallarta, uno de los más importantes del estado por la entrada de capital turístico que representa. En este municipio, el 38.7% indica que se siente inseguro, 3.3 puntos porcentuales que el trimestre anterior, cuando se registró que el 41.4% se sentía inseguro.

Sin embargo, estas cifras, aunque van a la baja, son más altas que las que se registraron el mismo mes de 2017. Un ejemplo es el municipio de Puerto Vallarta, el cual registró cifras menores de percepción de inseguridad durante el último trimestre de 2018 que en el tercero del mismo año, no obstante, su 38.7% de percepción supera por mucho el 31.5% que se registró durante el mismo mes de 2017.

Otro ejemplo es el de Guadalajara, donde el 86.8% de las personas declararon sentirse inseguras; esta cifra sobrepasa por más de 15 puntos porcentuales las cifras de 2017.

En lo que respecta a los conflictos locales, la ciudad de Guadalajara y el municipio de Puerto Vallarta registraron un aumento en la existencia de conflictos, pasando de 37.2% y 39.9% en el tercer trimestre a 54.7 y 45.5 en diciembre. Caso distinto para los municipios de Tonalá, Tlajomulco de Zúñiga, San Pedro Tlaquepaque y Zapopan, donde disminuyó la existencia de conflictos.

Asimismo, los ciudadanos también muestran dudas en su gobierno para que este tenga la capacidad de resolver conflictos que se presenten en la comunidad. El municipio con la percepción más baja de la capacidad del gobierno para resolver sus problemas es el de Tonalá, donde únicamente el 12.1% de los pobladores considera que su gobierno es apto para este fin, seguido de Tlajomulco y Tlaquepaque, quienes registraron un 21.3 y 22.5% de confianza en sus autoridades.

Esta tendencia de confianza es perceptible tanto en Jalisco como en otras entidades del país, no obstante, como se mencionó anteriormente, las cifras siguen siendo altas. La llegada de un nuevo gobierno, tanto en el ámbito federal como estatal, trajo un aliento positivo a las personas hacia el futuro, por lo que es importante que estos nuevos gobiernos puedan cumplir con las expectativas de sus habitantes.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.