Rusia y China prueban armas capaces de derribar satélites


Rusia y China prueban armas capaces de derribar satélites

China Rusia derribar satélites armas


Rusia y China han probado sistemas de misiles potentes y avanzados capaces de eliminar objetivos en el espacio exterior, incluidos los satélites de Estados Unidos.

El Ministerio de Defensa ruso anunció el lunes que Rusia probó una actualización para su sistema de misiles antibalísticos A-135, un sofisticado escudo de misiles diseñado para bloquear ataques aéreos y espaciales hacia Moscú y que está ubicado en Kazajistán. El general Andrei Prikhodko, comandante de la fuerza aérea rusa y de la tarea de defensa de misiles, dijo al diario Krasnaya Zvezda del Ministerio de Defensa de Rusia que el sistema “logró con éxito la tarea y ocupó el objetivo convencional en el momento asignado”.

Rusia también llevó a cabo la sexta prueba de vuelo para el sucesor del A-135, el sistema de misiles antibalísticos A-235 PL-19 Nudol, informó The Diplomat, citando a funcionarios de defensa de Estados Unidos que tienen conocimiento del programa de desarrollo de armas de Rusia. La prueba del 26 de marzo tuvo lugar en el cosmódromo de Plesetsk, donde Rusia usó el misil balístico intercontinental RS-28 Sarmat, denominado “Satanás 2” por la alianza militar occidental de la OTAN.

Según los informes, la prueba fue la primera en demostrar el arma antisatélite de ascenso directo del A-235 lanzada desde el sistema transportador-erector-lanzador. El A-235 es solo una de las muchas armas de próxima generación que se están construyendo como parte del impulso del presidente ruso Vladimir Putin para modernizar y mejorar las fuerzas armadas de su país.

Rusia no es la única potencia militar emergente en Oriente. Al igual que Putin, el presidente chino, Xi Jinping, también ha buscado nuevas herramientas antisatélites para el creciente arsenal de su país. En febrero, China usó su misil receptor de largo alcance Dong Neng-3 o DN-3 que probó con éxito al derribar otro misil en el espacio, informó Popular Science.

Según los informes, China realizó su primera prueba de ese tipo en 2010, lo que la convierte en el segundo país del mundo después de Estados Unidos con capacidades más allá de la atmósfera terrestre. Como la segunda y tercera potencia militar líder en el mundo, respectivamente, Rusia y China han tenido la oportunidad de reducir la brecha entre su fuerza y ​la de Estados Unidos.

Putin, que el mes pasado logró un cuarto mandato presidencial sin precedentes, y Xi, que también fue reelecto el mes pasado al abolir sus propios límites, han buscado mejorar sus relaciones bilaterales. Además de desarrollar el comercio, han fomentado mayores lazos militares. El consejero de Estado chino y ministro de Defensa Wei Fenghe eligió Rusia como el sitio de su primer viaje al exterior.

Wei dijo que “la relación China-Rusia es la mejor relación de los principales países en el mundo de hoy”, según China Military Online.

Con el poder económico mundial y el reequilibrio de influencia de oeste a este, el presidente Donald Trump apuntó a Rusia y China en su Estrategia de Seguridad Nacional “América Primero” de diciembre.

“China y Rusia desafían el poder, la influencia y los intereses estadounidenses, intentando erosionar la seguridad y la prosperidad de Estados Unidos”, argumentó Trump. “Están decididos a hacer las economías menos libres y menos justas, para hacer crecer sus ejércitos y controlar la información y los datos para reprimir a sus sociedades y expandir su influencia”.

Rusia y China criticaron el informe, pero Trump nombró nuevamente a las dos grandes potencias en su Nuclear Posture Review en febrero. Pidió menos restricciones en el uso de la fuerza nuclear y el desarrollo de dispositivos nucleares tácticos más pequeños y de menor rendimiento que, según algunos expertos, podrían aumentar las posibilidades de que un conflicto se vuelva nuclear.

Más tarde ese mes, el Director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, destacó a Rusia y China por su desarrollo antisatélite en su Evaluación de Amenaza Mundial 2018, en la que estimó que tales armas estarían en funcionamiento dentro de “los próximos años”.

“Tanto Rusia como China continúan buscando armas antisatélite (ASAT) como un medio para reducir la efectividad militar de Estados Unidos y sus aliados. Rusia y China apuntan a tener armas no destructivas y destructivas espaciales disponibles para su uso durante un posible conflicto futuro”, dijo Coats en el informe .

“Evaluamos que, si ocurriera un conflicto futuro con Rusia o China, cualquiera de los dos países justificaría ataques contra Estados Unidos y los satelites aliados como necesarios para compensar cualquier ventaja militar percibida estadounidense derivada de sistemas espaciales militares, civiles o comerciales”, agregó.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.