Rusia promete luchar si EE. UU. golpea a Siria de nuevo

Rusia promete luchar si EE. UU. golpea a Siria de nuevo

gobierno-rusia-represalias-ataque-siria


Altos oficiales rusos amenazaron con tomar represalias con fuerza si el presidente estadounidense Donald Trump ordena un nuevo ataque que ponga en peligro las vidas de sus soldados estacionados allí en apoyo de la campaña del presidente sirio Bashar al-Assad contra rebeldes y yihadistas cerca de Damasco.

El general de ejército Valery Gerasimov advirtió este martes que Estados Unidos se preparaba para lanzar redadas contra el aliado de Moscú, el gobierno sirio, mientras intentaba eliminar el bastión de yihadistas y rebeldes, algunos de los cuales fueron respaldados por Occidente, en los suburbios de la capital, ciudad de Damasco. El principal oficial militar ruso afirmó que los EE. UU. golpearían bajo la falsa pretensión de un ataque con armas químicas ––una táctica que Rusia ha negado que utilice el ejército sirio–– y prometieron luchar.

“En caso de una amenaza para la vida de nuestros militares, las Fuerzas Armadas de Rusia tomarán medidas de represalia para atacar tanto a los misiles como a sus vehículos de entrega”, dijo Gerasimov, según la agencia de noticias estatal Tass Russian News.

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, criticó duramente la campaña del gobierno sirio de retomar el distrito insurgente del este de Ghouta, en las afueras de Damasco, acusando a Siria y sus aliados rusos e iraníes de aumentar las bajas civiles. Como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia ha vetado una serie de resoluciones dirigidas al gobierno de Assad y ha acusado a los insurgentes de bombardeos cerca de la ciudad de Damasco. Haley también culpó a Rusia de romper un acuerdo de alto el fuego de 30 días alcanzado a principios de este mes.

“Cuando la comunidad internacional no actúa consistentemente, hay momentos en que los estados se ven obligados a tomar sus propias medidas”, dijo Haley al Consejo de Seguridad de la ONU este lunes, citando la situación actual en Ghouta oriental como un ejemplo de esto, como informó The Hill.

“Advertimos a cualquier nación decidida a imponer su voluntad mediante ataques químicos y sufrimiento inhumano, pero sobre todo al régimen sirio que actúa fuera de la ley. Los Estados Unidos siguen dispuestos a actuar si es necesario”, agregó. “No es el camino que preferimos. Pero es un camino que hemos demostrado que tomaremos, y estamos preparados para tomarlo nuevamente”.

Rusia ha tomado esto como una señal de que Estados Unidos planeaba atacar a las fuerzas militares sirias como lo hizo en abril, luego de acusaciones de que la fuerza aérea siria usó gas sarín en el distrito de Idlib, controlado por los rebeldes del noroeste, algo que Rusia y Siria han negado. Menos de 72 horas después de que los EE. UU. acusaron a Siria de estar detrás del ataque, Trump ordenó un ataque con misiles de crucero desde los buques de guerra de la Armada en el Mediterráneo.

En un desacuerdo que se ha convertido en una característica de la participación de Estados Unidos y Rusia en Siria, Washington afirmó que había utilizado una línea de desconfianza previamente establecida para advertir a Rusia del ataque. Pero Moscú lo negó y dijo que el personal ruso en la base aérea de Al-Shayrat estaba en peligro.

El destructor de misiles guiados USS Porter lanza misiles de crucero Tomahawk contra la base aérea Al-Shayrat en Siria, el 7 de abril de 2017. Foto: FORD WILLIAMS / U.S. NAVY / REUTERS

En respuesta a la advertencia de Haley en la ONU, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia también prometió una respuesta contundente a cualquier ataque de los EE. UU. que amenazara a las tropas rusas que estaban estacionadas a lo largo de las líneas fronterizas militares sirias cerca de Damasco. Al acusar a Haley de “beligerante” de promover “acciones criminales” en Siria, el ministerio dijo que “en este caso, se tomarán medidas de represalia”, informó Tass.

“Si se produce una nueva huelga de este tipo, las consecuencias serán muy graves”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, en otro comunicado también difundido por Tass.

“La Sra. Haley debe entender que una cosa es explotar irresponsablemente el micrófono en el Consejo de Seguridad de la ONU y otra cosa es que tanto los militares rusos como los estadounidenses tienen canales de comunicación y ahí se establece claramente qué se puede hacer y qué no”, agregó.

Rusia intervino en Siria en 2015 a petición de Assad, ayudándolo a superar un levantamiento de 2011 patrocinado por los estados del oeste, Turquía y el Golfo Pérsico. Mientras las líneas se confundían entre la oposición siria y los grupos yihadistas como Al-Qaeda y el grupo militante Estado Islámico (ISIS), EE. UU. cambió su enfoque de cambio de régimen a derrotar al ISIS mediante el apoyo a una coalición mayoritariamente kurda conocida como las Fuerzas Democráticas Sirias.

Pero Turquía, un aliado de Estados Unidos y miembro de la alianza militar occidental de la OTAN, objetó el apoyo de Washington a las milicias kurdas, a las que Ankara acusó de albergar vínculos con el militante Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Un ataque rebelde conjunto turco y sirio contra el enclave kurdo de Afrin ha sacado a los combatientes kurdos de la lucha de coalición liderada por los EE. UU. contra ISIS y en una alianza con Assad contra Turquía.

Respondiendo al voto de Rusia de devolver el golpe a la posible acción militar de EE.UU. en Siria, la coalición liderada por Estados Unidos dijo que su principal objetivo era luchar contra ISIS, pero que compartía la opinión de Haley sobre el uso de armas químicas en Siria.

“Los funcionarios de la Coalición regularmente comprometen a sus contrapartes rusas a través de líneas establecidas de desconfianza aérea y terrestre, con el objetivo de garantizar el entendimiento mutuo y evitar escaladas en tensión. Nuestras interacciones con funcionarios rusos han sido profesionales y efectivas, demostrando el valor del esfuerzo de desconfianza”, dijo el portavoz coronel Thomas Veale dijo en un comunicado enviado a Newsweek.

“Aunque la Coalición no habla por los Estados Unidos, reconocemos la postura del gobierno de los EE. UU., respaldada por nuestra Coalición y los socios de la OTAN, de que el uso del uso de armas químicas es inaceptable”, agregó.

Veale dijo que la coalición continuará respaldando a los combatientes restantes, en su mayoría árabes, de las Fuerzas Democráticas Sirias que aún luchan contra el ISIS en el este de Siria. Estas fuerzas enfrentaron una “pausa operativa” debido a la partida de los combatientes kurdos, así como a las recientes tensiones entre las fuerzas del gobierno pro sirio que estallaron en violencia mortal, incluida la muerte de ciudadanos rusos de los ataques aéreos de los EE. UU. el mes pasado.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.