Suplantación de identidad, el fraude financiero más común en México


Suplantación de identidad, el fraude financiero más común en México

Fraude


El internet en México ha cambiado los hábitos en sus usuarios, entre ellos, las compras online y las finanzas en línea, según las conclusiones más recientes del Estudio sobre Hábitos de los Internautas en México. Pero al realizar estas prácticas los consumidores podrían correr el riesgo de ser víctimas de suplantación de identidad, el fraude que acumula el mayor número de reclamaciones en México.

Las reclamaciones por posible fraude en comercio electrónico aumentaron más de 100 por ciento en 2017. Durante los primeros nueve meses de ese año, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) registró 2.4 millones de estos casos, 1.3 millones más que en 2016.

Este tipo de estafa se traduce en una pérdida de alrededor de 2,615 millones de pesos, según los registros de la Condusef reportados por 704,000 mexicanos afectados.

LEE TAMBIÉN: Identidad suplantada

Los tipos de fraude que afectan con mayor frecuencia a los mexicanos son el: phishing y pharming, técnicas de suplantación de identidad para hacerse pasar por otro, le sigue el botnets, robots informáticos o virus para obtener datos de tu computadora y realizar fraudes online y en tercer lugar el re-shipping, una persona que reenvía la mercancía comprada al delincuente por una comisión.

Los bancos que registraron el mayor número de quejas por posibles fraudes en comercio electrónico fueron: Banorte IXE (719 mil 745), CitiBanamex (572 mil 298), Bancomer (447 mil 915) y Santander (404 mil 72), informó la Comisión en un comunicado de prensa.

Los posibles fraudes no son exclusivos del comercio electrónico, las terminales en punto de venta acumulan el 34 por ciento de las reclamaciones, seguida por el comercio por teléfono con un 11 por ciento.

El monto reclamado por terminales en punto de venta ascendió a 3,279 millones de pesos, donde el skimming, es decir, clonación de tarjeta fue reportado como el más frecuente.

Los posibles fraudes en cajeros automáticos costaron 577 millones de pesos reclamados por 88,000 personas afectadas. Con mayor frecuencia, según la Condusef, el skimming, un pequeño dispositivo para copiar y robar datos de la banda magnética de la TDC o TDD es la forma en que se comete el desfalco.

Aunque en menor medida, los Movimientos Operativos de la Banca que afectan el patrimonio de los usuarios,ascendieron a 1.7 millones, lo que significa un incremento del 16 por ciento con respecto al 2016, cifra que sumó 1.4 millones. El pago automático mal aplicado o el cobro no reconocido de comisiones son las mayores afectaciones.

Desde la perspectiva de los usuarios los fraudes en banca móvil también aumentaron al acumular 39,773 reclamaciones, un 93 por ciento más que en 2016. El vishing telefónico, es el más común. A  través de un mensaje, notifican al usuario cargos en su cuenta y le envían una liga de un portal falso, después lo llaman por teléfono para darle las indicaciones de los datos que debe ingresar en la misma. Después el delincuente baja la aplicación móvil del banco de la víctima e ingresa los datos confidenciales de acceso para generar el fraude.

Las reclamaciones totales de enero a septiembre de 2017, por un posible fraude con tarjeta de crédito y débito escaló a 4.8 millones, un 28 por ciento más que en 2016.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.