Adaptarse con velocidad, el deber digital de las compañías | Newsweek México


Adaptarse con velocidad, el deber digital de las compañías

“EL CAMBIO casi nunca falla porque es demasiado pronto. Casi siempre falla porque es demasiado tarde”. Esta frase, de Seth Godin, uno de los teóricos más importantes de la mercadotecnia, es aplicable al mundo de los negocios en tiempos de pospandemia.

La pandemia heredó un punto de inflexión a las empresas: adaptarse a la era digital o perecer. Aquellas que aceleren sus procesos de transformación emergerán como casos de éxito y modelos a seguir; las que no emerjan serán las compañías que fallaron por llegar demasiado tarde al cambio.

La transición digital es imposible de detener; esta avanzó en unos meses lo que estimaba hacer en cinco años, activando el cambio de las empresas de cara a sus procesos y la forma en que interactúan con sus diferentes audiencias. Ocho de cada diez compañías avanzaron en sus programas de transformación digital, de acuerdo con el Índice de Transformación Digital 2020, de Dell Technologies.

También lee: Localismo transnacional, la clave para atraer talentos locales

Las compañías que ya habían optado por implementar nuevos modelos digitales se acoplaron más fácilmente a la ‘nueva realidad’ y fueron percibidas de manera positiva por su capacidad de respuesta ante la adversidad.

El cambio y fortaleza trascienden a las propias empresas, pues ahora podrán ayudar más a las personas y comunidades en las que tienen impacto directo a través de experiencias innovadoras que fusionen el conocimiento con el propósito corporativo, el diseño de estrategias centradas en el consumidor y el uso de la tecnología para crear ecosistemas holísticos.

Por otro lado, las empresas están obligadas a responder a las necesidades de las audiencias más ágilmente y, para ello, en el plano digital hay dos senderos: nuevo ambiente laboral, diferenciado y competitivo, y, por el otro lado, procesos como facilitadores de colaboración y eficiencia.

ZOOM OR NOT TO ZOOM, EL SIGUIENTE PASO

La transformación digital se inició a rajatabla y súbitamente para una parte del mundo laboral con el trabajo remoto, que fue —sin saberlo— algo más que una respuesta a la pandemia; se convirtió en una forma de colaboración productiva y eficiente, no obstante, es tiempo de dar el siguiente paso.

Más de 12 meses de trabajar vía remota, con pruebas y errores, nos demostraron que el home office no es la mejor alternativa para todos los entornos laborales, aunque el regreso a la oficina, como solía ser en la vida prepandemia, tampoco es opción.

El 73 por ciento de empleados encuestados en 31 países dijo que quiere mantener el trabajo a distancia y opciones laborales flexibles, de acuerdo con el estudio “Work Trend Index” de Microsoft.

No te pierdas: IEPS a combustibles, ¿buen negocio para la nación?

Los ambientes híbridos, que consideran aspectos del trabajo remoto y de oficina con experiencias presenciales entre colaboradores, son el camino para optimizar los procesos de comunicación y los cimientos de estos nuevos ambientes. Estos son:

• Flexibilidad de tiempos

• Herramientas que permitan gestionar la desincronización

• Cohesión entre las diferentes áreas de negocio

• Redefinir roles

• Integrar metodologías ágiles

• Espacios para socializar

• Nuevos estilos de liderazgo

Te interesa: Por qué transformar las industrias tradicionales en favor de la inclusión

Estos ambientes híbridos buscarán la protección del empleo, el desarrollo de capacidades para trabajar a distancia y la motivación para seguir innovando en su terreno laboral cercano.

ESCANEAR NO ES DIGITALIZAR

La digitalización es un elemento para transitar entre la fragilidad y la ansiedad de este mundo no lineal e incomprensible en el que estamos viviendo, también conocido como BANI.

Este tránsito implica repensar cómo queremos vivir y trabajar a través de nuevos procesos para hacer tareas. La pandemia demostró y concientizó a las empresas sobre la urgencia de digitalizar procesos estáticos.

La ‘nueva realidad’ obliga a ir más allá y cambiar mecanismos, es decir, no tratar de replicar el mundo analógico en el mundo digital, sino reinventarse usando plataformas colaborativas, la analítica interna de datos, la optimización de sistemas de gestión de información, la cultura digital, así como políticas de seguridad.

La transformación digital está en marcha y será crucial para asegurar que los colaboradores tengan acceso a la tecnología, herramientas e información que necesitan para realizar sus actividades de forma efectiva y sean parte de la evolución. N

—∞—

María Luisa Villegas es directora de Grupo de Comunicación y Transformación Digital de JeffreyGroup México. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad de la autora.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.