Con el Río Atoyac muerto Puebla celebra el Día de la Tierra | Newsweek México


Con el Río Atoyac muerto Puebla celebra el Día de la Tierra

Con el Río Atoyac muerto Puebla celebra el Día de la Tierra


En el Día Mundial de la Tierra, el gobernador de Puebla Miguel Barbosa Huerta aseguró que su administración tiene políticas públicas claras para el cuidado del medio ambiente.

Barbosa Huerta dijo que desde el inicio de su mandato se fijaron estrategias para el cuidado del aire, el agua y la tierra en zonas rurales y urbanas.

“El gobierno del estado tiene políticas públicas claras, relacionadas con el cuidado del medio ambiente, su mejoramiento, el cuidado de la tierra, del agua, del aire y todo lo que implica evitar contaminación en zonas urbanas y zonas rurales, todo esto respondemos a políticas públicas perfectamente diseñadas para ello”, dijo.

El mandatario poblano comentó que desde la Secretaría de Medio Ambiente se realiza el monitoreo de la calidad del aire, a fin de establecer medidas necesarias de prevención.

“La Secretaría de Medio Ambiente se ocupa de poner en marcha estas políticas y todo el tiempo estamos midiendo la calidad del aire”, dijo.

Se debe cumplir con el regreso a escuelas

En otro tema Barbosa Huerta señaló que es una disposición de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de Puebla el regreso presencial de universitarios para realizar actividades prácticas relativas a su formación académica, por lo que instituciones públicas y privadas deben cumplir con ello.

Dijo que hasta ahora la SEP no le ha reportado cuántos alumnos retornarán las clases y cuántas instituciones de educación superior han solicitado y presentado su documentación para la reanudación prácticas para estudiantes de los últimos semestres que estén por titularse o cursando los últimos semestres.

Por parte del secretario de Salud estatal, José Antonio Martínez García, indicó que el viernes en la tarde se reunirá con su homólogo de Educación, Melitón Lozano Pérez, para afinar y definir los protocolos para entrada y salida de las instituciones.

Río Atoyac muerto

El río Atoyac es considerado uno de los afluentes más contaminados del país, y se calcula que diariamente se lanzan 146 toneladas de materia orgánica, 62.8 toneladas de sólidos suspendidos y 14 kilogramos de metales pesados a sus 400 kilómetros de longitud aproximadamente.

En el municipio de Tlahuapan, el río Atoyac tiene un primer encuentro con aguas provenientes de actividades humanas e industriales, la siguiente parada es en San Martín Texmelucan donde aprovechan esta corriente en actividades agrícolas, domésticas e industriales. Ahí la refinería de Pemex y empresas del corredor industrial Quetzalcóatl, que incluye textileras, metalúrgicas, industrias metalmecánicas, descargan en el río aguas residuales.

Tlaxcala contribuye a la contaminación de este río con las descargas, sin previo tratamiento, de las lavanderías de mezclilla, lo que provoca que la contaminación cada vez sea más grave y cuando este río cruza por Puebla, se le considera como un río de aguas negras.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Agua, el 66% de las descargas se realiza sin tratamiento y el restante sólo lo hacen con tratamientos primarios o con sistemas deficientes; donde el agua es vertida sin cumplir parámetros dentro de las normas oficiales mexicanas, aún después de ser tratadas.

Te puede interesar: La Tierra, en alerta roja

Las empresas que más contaminan son las embotelladoras y las textileras, pues en las lavanderías de mezclilla se utilizan diversas sustancias como blanqueadores clorados, hidróxido de sodio, agua oxigenada, índigo.

La contaminación del río Atoyac afecta a más de 2 millones 300 mil pobladores de 22 municipios de Puebla, por donde corre el caudal. Lo que más alarma a la población es la frecuencia con que las aguas del río se tiñen de colores por las noches y fines de semana, cuando no hay inspecciones de las autoridades a desagües y plantas de tratamiento.

Vecinos de las zonas populares de Puebla aseguran que sufren de constantes irritaciones de ojos y ardores de garganta, asociados a las condiciones del río. Al respecto, información de 2014 reveló que la contaminación del Atoyac provocó un incremento de enfermos de leucemia y de padecimientos renales.

Sin Verificentros

Desde marzo de 2020, debido al incumplimiento de la Norma Oficial Mexicana, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y el gobierno del estado de Puebla clausuraron todos los Verificentros de la entidad, por lo que el programa de verificación vehicular obligatorio 2020, quedó sin efecto.

De esta manera los 17 centros están clausurados, los cinco que estaban en la capital y los del interior del municipio:

  • Acatlán
  • Atlixco
  • Chalchicomula de Sesma
  • Izúcar de Matamoros
  • San Pedro Cholula
  • San Martín Texmelucan
  • Tecamachalco
  • Tehuacán
  • Tepeaca
  • Teziutlán
  • Xicotepec
  • Zacatlán

El argumento de acuerdo a la autoridad estatal es la detección de incumplimientos a la Norma Oficial Mexicana, al dejar sin efecto la verificación, los ciudadanos no tendrán la obligación de verificar hasta que se emita un nuevo programa, por lo tanto no habrá multas ni operativos.

Cabe mencionar que algunas de las irregularidades detectadas en los 17 verificentros de Puebla son la falta de especificaciones en los equipos tecnológicos utilizados para la medición de emisiones y alteraciones en dichas mediciones.

En este 2021, debido a la pandemia del Covid-19 no se tiene fecha para lanzar la licitación para abrir 48 nuevos Verificentros en Puebla, a casi un año de que se clausuraron los 17 que estaban abiertos, ya que el gobierno estatal está enfocado a atender la crisis de salud.

Con información de Diario Puntual

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.