Vacuna COVID-19 en el embarazo: entre la indecisión y la desinformación | Newsweek México


Vacuna COVID-19 en el embarazo: entre la indecisión y la desinformación



AL COMIENZO de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud advirtió que solo las mujeres embarazadas con alto riesgo de exposición al COVID-19 o con una comorbilidad asociada deberían recibir la vacuna. Sin embargo, en una guía sobre el manejo de la vacunación se agregó una salvedad: los datos disponibles son “insuficientes para evaluar la eficacia de la vacuna o los riesgos vinculados con la vacuna durante el embarazo”.

Un comité asesor independiente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos sugirió que las mujeres embarazadas pueden considerar vacunarse “después de consultar con su médico”. No es de extrañar que las mujeres embarazadas y sus parejas estén confundidas.

De acuerdo con la información disponible, la vacunación en animales no mostró efectos dañinos durante el embarazo, pero en el caso de los seres humanos, los protocolos de inmunización no se prueban en mujeres embarazadas para evitar posibles efectos sobre el feto.

El problema mayor es la falta de datos. Sin datos sobre el impacto de las vacunas en los fetos en desarrollo, muchas parejas embarazadas han optado por esperar. Sin embargo, es posible que no se den cuenta de que en los últimos meses ha seguido aumentando la evidencia que sugiere que las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves de COVID-19. Al optar por retrasar las vacunas, es posible que se estén poniendo en riesgo a sí mismas y a sus bebés.

También lee: COVID-19: ¿es posible contraer el virus y contagiar a otros después de vacunarse?

Para averiguar qué deben saber las mujeres embarazadas sobre las vacunas, Newsweek platicó con Denise Jamieson, experta en enfermedades infecciosas y embarazos. Ha estudiado durante mucho tiempo los espinosos temas relacionados con la vacunación de mujeres embarazadas.

Jamieson también es presidenta del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory e integrante del grupo de trabajo de COVID-19 del Colegio Estadounidense de Ginecología y Obstetricia, además de haber ayudado a presionar a la OMS para que revisara su guía sobre la vacuna COVID.

Ha sido obstetra en ejercicio en el Grady Memorial Hospital de Atlanta durante más de 20 años y trabajó durante dos décadas en enfermedades infecciosas durante el embarazo estudiando VIH, influenza, ébola, zika y, ahora, COVID-19.

—¿Usted qué les aconseja a sus pacientes?

—Recomiendo que se vacunen. Pero, antes de hacerlo, deben responder todas sus preguntas con su proveedor de atención médica y deben sentirse cómodas con su decisión. El COVID-19 es una enfermedad particularmente mala con un embarazo, así que los beneficios de evitarla son mayores que los riesgos de la vacunación. Sin embargo, aún faltan datos de seguridad.

No te pierdas: Las vacunas ‘milagrosas’ de ARNm son solo el comienzo

—¿En qué basa esa recomendación?

—Sabemos que las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de tener una enfermedad grave si contraen COVID-19. Es más probable que sean hospitalizadas. Es más probable que necesiten cuidados en una unidad de cuidados intensivos. Es más probable que estén intubadas y es más probable que mueran. Lo sabemos por un conjunto de pruebas acumuladas. La mejor evidencia que tenemos es un informe muy extenso de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre decenas de miles de casos que incluyen mujeres embarazadas. Cuando se compara mujeres embarazadas con mujeres no embarazadas de la misma edad y se ajustan los factores de riesgo (médicos), parece que el embarazo en sí mismo aumenta su riesgo de enfermedad grave.

—¿Por qué las mujeres embarazadas serían más vulnerables al COVID-19?

—El comportamiento de la enfermedad es muy similar a otros padecimientos respiratorios, como la influenza. Sabemos que la influenza es más grave en mujeres embarazadas por diversas razones. En primer lugar, hay cambios complicados y complejos en el sistema inmunológico durante el embarazo. Un feto es básicamente como un injerto que su cuerpo no rechaza.

“También hay cambios en el sistema respiratorio. Básicamente, a medida que el útero crece, hay menos espacio para sus pulmones y sus pulmones se comprimen más. Algunas enfermedades respiratorias, como la influenza, pueden empeorar durante el embarazo. Lo sabemos desde hace mucho tiempo. Al principio nos preocupaba que hubiera un mayor riesgo de COVID-19, pero nos tomó un tiempo resolverlo. Ahora hay una evidencia bastante convincente que sugiere que las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de tener una enfermedad grave si contraen COVID-19”.

No dejes de leer: Confiar en las vacunas contra el COVID-19, recomiendan expertos

—¿Qué impacto tendría eso en el feto en desarrollo?

—El COVID-19 puede transmitirse de la madre al feto, si la madre está infectada, pero no parece que eso suceda con mucha frecuencia. El riesgo más severo es que, si la madre está enferma de manera grave en el momento del parto, el bebé tendrá dificultades. Aunque los estudios no son consistentes, parece que puede haber un mayor riesgo de parto prematuro. También sabemos que, si una mujer está intubada en la unidad de cuidados intensivos, su bebé también tendrá dificultades. Los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de padecer todo tipo de problemas: sus pulmones no se desarrollan correctamente, sus ojos pueden verse afectados.

—¿Cuál es el miedo de administrar vacunas a mujeres embarazadas? ¿Le preocupa que la vacuna pueda dañar al feto?

—El problema es que las vacunas no se examinan a fondo en las etapas de aprobación previa. Las mujeres embarazadas son excluidas de los ensayos clínicos, por lo que disponemos de datos de seguridad y eficacia muy limitados. No sabemos si las vacunas funcionan con la misma eficacia en mujeres embarazadas que en mujeres no embarazadas. Una de las razones por las que la mayoría de los obstetras se sienten relativamente cómodos ofreciendo la vacuna a las mujeres embarazadas es que las vacunas, en general, tienen un buen historial de seguridad durante el embarazo. Damos de forma rutinaria vacunas como la influenza y la dTpa (difteria, tétanos y tosferina). En el caso de la influenza, recomendamos vacunas para mujeres embarazadas y lo hemos hecho durante muchas décadas.

“No administramos vacunas vivas, vacunas que contienen virus vivos como el sarampión, las paperas, la rubéola o la viruela. Hubo un problema con la vacuna contra la viruela que puede atravesar la placenta, infectar al bebé y luego el bebé puede tener efectos adversos. Pero las vacunas COVID-19 no son vacunas de virus vivos, ninguna de ellas lo es”.

“Los beneficios de evitar el COVID-19 son mayores que los riesgos de la vacunación”, asegura la experta en enfermedades infecciosas y embarazos. Foto: Thomas Kienzle/AFP/Getty Images

—¿Por qué faltan datos de seguridad?

—Aparte de las vacunas COVID-19, en general, las mujeres embarazadas a menudo son excluidas de los ensayos clínicos que estudian nuevos medicamentos o nuevas vacunas porque todos están preocupados por el feto. Básicamente, es más fácil excluir a las mujeres embarazadas para que no tenga que preocuparse por los efectos en el feto.

“Algunas personas están preocupadas por los riesgos de realizar ensayos de investigación con un feto en desarrollo involucrado. De lo que no se dan cuenta es de que también existen riesgos de desarrollar intervenciones que luego no se pueden ofrecer a las mujeres embarazadas. También existen riesgos al no recibir una vacuna. Durante décadas hemos dicho que incluyan a las mujeres embarazadas en los ensayos clínicos para que no sean excluidas cuando se introduzcan las intervenciones que salvan vidas. Sin embargo, las seguimos dejando fuera porque es más fácil y menos complicado.

“Eso es lo que pasó esta vez. Siempre que aparece un nuevo patógeno, la comunidad médica se sorprende y se pregunta qué hacer con las mujeres embarazadas. Necesitamos prepararnos mejor para incluir cuidadosamente a las mujeres embarazadas en los ensayos y pensar en estos problemas del embarazo antes de que surja el próximo patógeno”.

—¿Qué nos ha enseñado la experiencia con el manejo de otras pandemias?

—Cada uno es un poco diferente. El zika fue lamentablemente notable porque tenía un patrón muy específico de defectos congénitos, era como la rubéola congénita de hace décadas, que era una condición devastadora. El zika era una enfermedad muy leve en la mayoría de las personas y nadie pensaba tanto en ello hasta que se reconoció este patrón de defectos de nacimiento.

“La triste historia del ébola es que las mujeres embarazadas quedaron fuera de los ensayos clínicos de las vacunas. Dado que el ébola es tan mortal, hubo un exceso de muertes porque las mujeres embarazadas no tuvieron la misma oportunidad de vacunarse. La influenza pandémica (que involucró al virus H1N1 en 2009) fue muy similar a lo que estamos viendo ahora en el sentido de que las mujeres embarazadas tenían un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave, incluso más que con el COVID-19. Cuando surgió la variante H1N1 nadie tenía inmunidad. Antes de que hubiera una vacuna disponible, muchas mujeres embarazadas morían en Estados Unidos y en Australia”.

Te interesa: ¿Cuánto tiempo esperar para vacunarse contra el COVID-19 después de haber contraído la enfermedad?

—¿Qué más ves en la clínica?

—He pasado meses cuidando a mujeres embarazadas con COVID-19. Comenzamos a realizar pruebas en nuestra institución relativamente pronto. Hemos visto de todo, desde enfermedades muy leves en mujeres embarazadas hasta mujeres embarazadas gravemente enfermas con COVID-19.

—¿Qué tipo de cosas estás viendo que te preocuparon tanto?

—Me vienen a la mente dos cosas. Número uno, estamos identificando muchas mujeres que son asintomáticas, que ingresan con COVID-19 y no tienen ni idea de que están infectadas. Las mujeres dirán: “No entiendo. Estoy en casa todo el día con mi hijo de un año, no salimos a ningún lado”. En algunos casos, hay quienes renunciaron a su trabajo para quedarse en casa “porque no querían tener COVID-19”. Así que les pregunto quién más está con ellas en casa. Responden que sus esposos, quienes tiene que continuar saliendo a trabajar, porque alguien de la familia tiene que llevar el dinero.

“Así que es muy difícil para las mujeres embarazadas mantenerse seguras y evitar contraer COVID-19. En algunos casos, la enfermedad es leve y asintomática. En otros, comienza leve y se vuelve grave. En otros más, vemos mujeres embarazadas con COVID-19 que están muy enfermas”.

—¿Qué impacto ha tenido eso en sus bebés?

—En general, el impacto del COVID-19 es más severo en las madres y, afortunadamente, tienden a hacerlo bien. Eso es diferente a una enfermedad como el zika, donde generalmente la enfermedad es leve en la mujer embarazada, pero puede ser muy grave y causar defectos congénitos en el bebé. No estamos viendo el patrón de defectos congénitos en bebés para madres con COVID-19. De hecho, tanto en la literatura como en mi experiencia, los bebés tienden a hacerlo bastante bien.

También lee: OMS recomienda que se apliquen dos dosis de vacunas en quienes superaron el COVID-19

—¿Por qué crees que están protegidos?

—No es fácil transmitir COVID-19 de la madre al bebé. No es uno de esos patógenos que atraviesa fácilmente la placenta e infecte al bebé, como lo hace el zika o el citomegalovirus. Para el COVID-19, el mayor riesgo para el bebé es realmente después del nacimiento, tanto de contraer COVID-19 de la madre como de otros miembros de la familia u otras personas que pueden interactuar con el bebé. Al principio era una gran pregunta si las madres podían amamantar de forma segura. Estamos aprendiendo que sí, sí pueden, siempre que practiquen una higiene segura de los senos y las manos y, si están infectadas, usen cubrebocas cuando estén cerca del bebé.

—¿Cuál sería el incentivo para incluir a mujeres embarazadas en los ensayos?

—Se debe recopilar suficiente información de un pequeño grupo de personas no embarazadas para estar seguro de que la vacuna, en general, es segura y de que comprende cómo funciona. Y luego, se puede agregar a mujeres embarazadas. Pero es complicado, porque tienes que preocuparte tanto por la salud de la mujer como por la del feto en desarrollo.

“Aunque algunos de los fabricantes de vacunas están planeando ensayos clínicos de fase 3 controlados con placebo con mujeres embarazadas, el problema es que cada vez es más difícil inscribir a una mujer en un protocolo clínico y decirle: tienes 50 por ciento de posibilidades de recibir la vacuna y 50 por ciento de no recibirla. Cuando (las mujeres que participan en esos ensayos) realmente quieren vacunarse, pues de otra manera no tendrían acceso a la inmunidad”.

—Dado lo que sabemos ahora sobre las vacunas COVID-19 en mujeres embarazadas, ¿cuáles son las preocupaciones restantes? ¿Son necesarias más pruebas?

—Miles de mujeres embarazadas están siendo vacunadas. Ahora debemos seguir a esas mujeres para asegurarnos de que la vacuna funcionó como lo hace en personas no embarazadas. Más importante aún, debemos asegurarnos de que los bebés nacidos de mujeres vacunadas estén sanos.

No te pierdas: COVID-19: almacenamiento ultrafrío, un desafío para la distribución de la vacuna

—Por lo que está diciendo, no hay razón para creer que no estarán saludables.

—Así es. No hay ninguna razón teórica por la que la vacuna no sea segura durante el embarazo. Pero tenemos que seguir a estas mujeres y asegurarnos de que sus resultados sean buenos.

—¿Qué preguntas escuchan de las mujeres embarazadas sobre las vacunas COVID-19?

—Una pregunta que escucho con frecuencia es: estoy pensando en hacerme una fertilización in vitro, ¿debo vacunarme? La respuesta es sí. Antes de quedar embarazada es un buen momento para recibir todas sus vacunas, incluida la de COVID-19.

“Otra pregunta que escucho es: ¿La vacuna provoca esterilización? ¿Puedo volverme estéril si tomo la vacuna? Ese es un mito que se ha propagado en las redes sociales y en un blog en particular. Supuestamente se basó en una afirmación falsa de que (una de las vacunas COVID-19) tenía una proteína que era similar a una proteína placentaria. No hay verdad en ello. Sin embargo, sigue circulando”.

—¿Qué otras teorías de conspiración o información errónea hay aún?

—Ha habido teorías (falsas) sobre cómo el ARNm (en las vacunas Pfizer y Moderna) escapará del músculo donde se inyecta y llegará al feto. Tampoco hay base para eso. El ARNm es muy inestable y se degrada rápidamente. Por eso hay que almacenarlo a bajas temperaturas, porque es muy inestable. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.