Cómo disfrutar de la Navidad y protegerse contra el COVID-19 | Newsweek México


Cómo disfrutar de la Navidad y protegerse contra el COVID-19



A POCOS DÍAS de la temporada navideña que se caracteriza por las celebraciones y reuniones en familia y con amigos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han emitido una serie de recomendaciones con el fin de prevenir contagios por COVID-19.

Ante un posible incremento de los casos a propósito de la época decembrina, la forma más segura de celebrar las festividades es hacerlo en casa y con las personas con quienes se vive.

Las reuniones con familiares y amigos que no viven en la misma casa pueden aumentar la probabilidad de contagiarse o propagar el COVID-19 o la influenza.

PRÓXIMAS FIESTAS 

La pandemia del COVID-19 ha sido motivo de estrés y aislamiento para muchas personas. Las reuniones para las próximas fiestas pueden ser una oportunidad de volver a conectarse con familiares y amigos. En esta temporada festiva, los CDC piden evaluar cómo se pueden modificar los planes para reducir la propagación de la enfermedad y mantener a los amigos, familiares y comunidades sanos y protegidos.

Por ello, ofrecen consideraciones para desacelerar la propagación del COVID-19 en reuniones pequeñas. El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— las leyes, normas o reglamentaciones de salud y seguridad estatales, locales, territoriales o tribales vigentes, que se deben cumplir en todas las reuniones.

Lee: Los CDC de EU reducen el tiempo de cuarentena por COVID-19 de 14 a 10 días

Sugieren celebrar en forma virtual o con los integrantes de un mismo hogar (que toman medidas de manera consistente para reducir la propagación del COVID-19), ya que supone el riesgo más bajo de propagación.

Las reuniones presenciales en las que se juntan amigos y familiares de diferentes hogares, incluidos estudiantes universitarios que regresan a casa, suponen diferentes niveles de riesgo.

En tanto, los organizadores y asistentes de eventos más grandes deben considerar el riesgo de propagación del virus con base en el tamaño del evento (la cantidad de asistentes y otros factores) y tomar medidas para reducir la posibilidad de infección.

NIVELES DE CONTAGIO

Hay diversos factores que pueden contribuir al riesgo de contagiarse y propagar el COVID-19 en reuniones presenciales con pocas personas. Combinados, estos factores generan diferentes niveles de riesgo.

Los CDC dan a conocer los siguientes:

Niveles de COVID-19 en la comunidad. Si hay niveles altos o los casos de COVID-19 en la comunidad donde se realiza la reunión o en los lugares desde donde llegan los asistentes están en aumento, esto incrementa el riesgo de infección y propagación entre los asistentes.

Por lo que los familiares y amigos deben evaluar la cantidad de casos de COVID-19 en sus comunidades y en la comunidad donde tienen previsto celebrar a la hora de decidir si van a organizar una reunión o asistir a un encuentro. Los CDC piden revisar la información de las zonas y conocer en qué nivel de riesgo se encuentran.

Entérate: Este estudio estadounidense aumenta las dudas sobre el inicio de la pandemia

Exposición durante el viaje. Los aeropuertos, las estaciones de autobús, trenes y transporte público, las gasolineras y las paradas para descansar son todos lugares en los que los viajeros pueden quedar expuestos al virus en el aire o sobre superficies.

Lugar de la reunión. Las reuniones en espacios interiores, especialmente espacios con poca ventilación (como lugares cerrados pequeños sin ingreso de aire exterior), representan un riesgo mayor que las reuniones al aire libre.

Duración de la reunión. Las reuniones que duran más tiempo suponen mayor riesgo que las reuniones más breves. Estar a menos de 1.8 metros de una persona con COVID-19 por un total acumulado de 15 minutos o más aumenta en gran medida el riesgo de enfermarse y exige cumplir 14 días de cuarentena.

Cantidad y aglomeración de personas en la reunión. Las reuniones con más asistentes aumentan el riesgo con respecto a las reuniones con menos personas. Los CDC no ofrecen un límite o número recomendado de asistentes a las reuniones.

El tamaño de una reunión para celebrar las festividades se puede determinar con base en la capacidad de los asistentes de diferentes hogares de mantener una distancia de 1.8 metros, usar cubrebocas, lavarse las manos, y seguir las leyes, normas y reglamentaciones de salud y seguridad estatales, locales, territoriales o tribales vigentes.

Comportamiento de los asistentes antes de la reunión. Las personas que no respetan de manera consistente las normas de distanciamiento social, uso de cubrebocas, lavado de manos y otras medidas de prevención aumentan el riesgo de propagación con respecto a quienes ponen en práctica estas medidas de seguridad de manera consistente.

El consumo de alcohol o drogas puede afectar el criterio y dificultar más la puesta en práctica de las medidas de seguridad contra el COVID-19.

Los CDC recomiendan que las personas con COVID-19 o que estuvieron expuestas a un caso positivo no organicen ni participen de ninguna reunión presencial.

Principalmente si se tiene diagnóstico de COVID-19 y no reúne los criterios para estar en contacto con otras personas sin riesgo. O si se tiene síntomas del COVID-19. Es mejor “esperar los resultados de una prueba viral de detección de la enfermedad”.

En caso de los adultos mayores o personas con ciertas afecciones que suponen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 o se vive o trabaja con una persona con mayor riesgo de enfermarse gravemente, se deben evitar las reuniones presenciales con personas que no viven en el mismo hogar.

COMIDA Y BEBIDA EN REUNIONES  

Por el momento no hay evidencia que sugiera que manipular comida o comer esté asociado a la propagación directa del COVID-19. Es posible que una persona contraiga COVID-19 al tocar una superficie u objeto, incluidas comidas, sus empaques o utensilios, que tienen el virus y luego tocarse la boca, la nariz, o posiblemente los ojos. Sin embargo, no se cree que esta sea la principal vía de propagación del virus. Por ello es necesario recordar que siempre es importante seguir las prácticas de seguridad de los alimentos para reducir el riesgo de enfermedades causadas por gérmenes comunes presentes en los alimentos.

Por ello se debe recomendar a los invitados que lleven sus propias comidas y bebidas para que las consuman solo los miembros de un hogar. También se indica evitar las reuniones con menú estilo bufé.

Y hay que usar cubrebocas al preparar o servir la comida a otras personas que no viven en el mismo hogar. Todos los asistentes deben tener pensado dónde guardar su cubrebocas mientras comen y beben. Se puede conservar en una bolsa seca y respirable (como una bolsa de papel o de tela de malla) para mantenerla limpia entre cada uso.

Te puede interesar: Italia registra récord de casi 1,000 muertos por COVID en 24 horas; impone restricciones para Navidad

Se debe limitar la cantidad de gente que entra y sale de las áreas en las que se prepara o manipula la comida, como la cocina o el área de la parrilla, siempre que sea posible.

Una sola persona con cubrebocas debería ocuparse de servir toda la comida para evitar que haya varias personas manipulando los utensilios de servicio.

Optar por alternativas desechables y que una sola persona sirva los artículos de uso compartido, como aderezos para ensaladas, contenedores, platos y utensilios, y condimentos.

Procurar que todos se laven las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes y después de preparar, servir y comer la comida, y después de sacar la basura. Usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.

Designar un espacio para que los invitados se laven las manos luego de manipular comida o después de comer. Para limitar la aglomeración de personas en las áreas donde se sirve la comida se debe designar a una persona que sirva todos los platos, sin dejar de mantener una distancia de 1.8 metros con respecto a la persona a la que le sirve la comida. Evitar las estaciones de servicio de comidas y bebidas donde se juntan muchas personas.

Se debe cambiar o lavar la mantelería (fundas de sillas, manteles, servilletas de tela) inmediatamente después del evento. Ofrecer cestos de basura sin contacto para que los invitados puedan botar fácilmente los artículos utilizados para comer.

También se recomienda lavar los platos en el lavaplatos o con agua caliente y detergente inmediatamente después de la reunión.

HUÉSPEDES EN CASA

Cuando se tiene huéspedes en casa, los CDC recomiendan que sean ellos quienes laven su ropa y cubrebocas. El equipaje debe ser guardado lejos de las áreas de uso común.

No se debe olvidar el lavado de manos con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente al llegar. Así como usar cubrebocas dentro de la casa.

Los cubrebocas se quitan solamente para comer, beber y dormir, sin olvidar que al ser de diferentes hogares deben mantener al menos 1.8 metros de distancia entre sí en todo momento.

La forma más segura de celebrar la Navidad con tus familiares y amigos es vía videoconferencia. Foto: Adobe Stock

Abrir ventanas y puertas o configurar el aire acondicionado o calefacción central en modo circulación continua para mejorar la ventilación.

Los CDC recomiendan pasar tiempo juntos al aire libre. Caminar o sentarse al aire libre, siempre con al menos 1.8 metros de distancia durante las interacciones personales.

Se debe evite cantar o gritar, especialmente en espacios cerrados. Se deben tratar a las mascotas como se trataría a los familiares, y no dejar que las mascotas interactúen con personas fuera del hogar.

Monitorear a los anfitriones e invitados para detectar síntomas de COVID-19 como fiebre, tos o dificultad para respirar. Los anfitriones e invitados deben tener un plan para saber qué hacer si alguien se enferma.

ACTIVIDADES DE MAYOR RIESGO

Los CDC piden evitar actividades de mayor riesgo para ayudar a prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19, tales como:

Ir de compras a tiendas con grandes aglomeraciones justo antes, durante o después de las festividades, ya que en estos sitios existe mayor posibilidad de contagio.

Es recomendable que no se participe o asista como espectador a una carrera con mucha concurrencia.

También se recomienda abstenerse de desfiles con grandes aglomeraciones de público o asistir a reuniones grandes en lugares cerrados, con personas que no viven en el mismo hogar.

Las festividades deben ser diferentes este año para prevenir la propagación del COVID-19. Por ello los CDC piden seguir las recomendaciones y evitar las actividades que suponen un riesgo más alto de propagación. Es preferible que las familias piensen en alternativas que supongan menos riesgo de propagación de la pandemia.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.