La segunda ola de coronavirus que ataca Europa | Newsweek México


La segunda ola de coronavirus que ataca Europa



Los casos de COVID-19 aumentan en España, Francia y Alemania, mientras los funcionarios adoptan nuevas medidas para contener la propagación.

Estados Unidos de ninguna manera es el único país que sufre un resurgimiento del COVID-19. Los casos del nuevo coronavirus en Europa superaron los 1.7 millones a finales de julio, con 1 millón 704,897 casos reportados hasta el 30 de julio en la Unión Europea/Área Económica Europea (UE/AEE) y el Reino Unido, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.

Los miedos por una segunda ola del brote han aumentado por toda Europa después de los incrementos de casos en España, Francia y Alemania. Estas naciones reportaron aumentos de infecciones nuevas que van del 36 al 50 por ciento en la segunda mitad de julio.

ESPAÑA

En la semana del 23 al 29 de julio, el país reportó un total de 15,090 infecciones, un aumento superior al 50 por ciento en relación con los 10,057 casos nuevos totales reportados una semana antes, según información recopilada por Worldometer.

Los casos nuevos en España empezaron a aumentar en una pendiente más marcada a partir de principios de julio, alrededor de un par de semanas después de que reabriera sus fronteras a finales de junio y terminó su estado de emergencia.

La mayoría de los recientes casos nuevos se reportó en Cataluña al noroeste, que alberga a Barcelona, la capital de la región.

“Hemos perdido mucho del progreso que habíamos logrado en las primeras semanas del confinamiento”.

A todos los clubes nocturnos en la región de Cataluña se les obligó a cerrar por 15 días, a la par que se impuso un toque de queda a la medianoche a los bares en el área metropolitana de Barcelona y otros poblados alrededor de la ciudad de Lérida que se han convertido en focos del virus, según reportó Associated Press (AP).

A los clubes en la región sureste de Murcia también se les ordenó cerrar, a menos de que los lugares tengan un espacio de terraza al exterior para los clientes, informó The Local.

Se impusieron reglas de cubrebocas en varias regiones que exigen cubrirse la cara en público, mientras que a los residentes de varias áreas de la región catalana, incluida Barcelona, se les instó a permanecer en casa, comunicó Reuters.

Además lee: Vacuna contra la COVID-19: ¿por qué la fase 3 de los ensayos clínicos es tan crucial?

España también fue retirada de una lista de “viaje seguro” en el Reino Unido, la cual emitió una cuarentena obligatoria de 14 días a quienes viajasen desde España, un popular destino vacacional entre los británicos.

Sin embargo, Arancha González Laya, ministra del exterior de España, dijo a los reporteros: “España es segura, es segura para los españoles, es segura para los turistas”.

Y señaló que el gobierno español tratará de convencer a los funcionarios del Reino Unido para que excluyan las islas Baleares y Canarias de España de la cuarentena obligatoria, afirmando que la prevalencia de casos en esos populares destinos isleños era mucho más baja que los casos vistos en el Reino Unido, reportó Reuters.

FRANCIA

Francia reportó 6,860 casos nuevos en la semana que terminó el 29 de julio, un aumento del 36 por ciento en comparación con la semana previa, según información recopilada por Worldometer.

El número R (reproductivo) del país, que representa la cantidad promedio de personas a quienes un individuo infectado les pasará el virus, ha aumentado a 1.3, según confirmaron las autoridades de salud francesas y lo informó AP.

“Hemos perdido mucho del progreso que habíamos logrado en las primeras semanas de atenuación del confinamiento”, y los lugareños reportaron que se esforzaban menos en autoaislarse si estaban infectados, señalaron los funcionarios de salud.

Las autoridades francesas han hecho un llamado a una “disciplina colectiva”, en todo el país, pidiéndoles a los residentes que trabajen desde casa y se hagan pruebas si tienen alguna sospecha de infección, comunicó AP.

Te puede interesar: Qué hay detrás del “preocupante” repunte de casos en varios países de Europa

El gobierno francés también les aconsejó a las compañías que “tengan una provisión preventiva de cubrebocas protectores para diez semanas con el fin de ser capaces de lidiar con un resurgimiento potencial de la pandemia”, reportaron Agence-France Presse (AFP)/AP.

Se instó a los empleadores a “asegurarse colectivamente que tengan el equipo necesario para proteger a los empleados”, con el fin de ser capaces de llevar a cabo sus deberes laborales, comunicaron AFP/AP.

La cantidad de casos activos (aquellas personas actualmente infectadas y que son tratadas en el hospital o se recuperan en casa) en Francia ha aumentado en su mayoría desde principios de junio, llegando a casi 74,000 para finales de julio, lo cual constituye una tercera parte de los casos confirmados totales en el país, según información recopilada por Worldometer.

ALEMANIA

El conteo diario de casos en Alemania también ha aumentado desde principios de julio. Del 23 al 29 de julio, el país reportó 4,341 casos nuevos, un aumento de aproximadamente el 35 por ciento en comparación con la semana previa, informa Worldometer.

Esa tendencia obligó a Michael Kretschmer, ministro presidente del estado oriental alemán de Sajonia, a afirmar que “la segunda ola del coronavirus ya está aquí”, comunicó Deutsche Welle (DW) de Alemania.

“Ya está sucediendo todos los días. Tenemos nuevos cúmulos de infección todos los días que podrían convertirse en cifras muy altas”, dijo Kretschmer al periódico Rheinische Post, según DW.

Con el aumento de casos en sus países, Angela Merkel, de Alemania, y Emmanuel Macron, de Francia, se reúnen para discutir un rescate económico posterior al COVID-19.
Foto: Francois Lenoir/Pool/AFP/Getty

 

Para finales de julio, la media más reciente de siete días del número R de Alemania era 1.13, superando el 1.01 previo ese mes, de acuerdo con un informe publicado por el Instituto Robert Koch (RKI).

El país también vio un aumento marcado en casos nuevos de COVID-19, de 500 al día a principios de julio a más de 800 en cierto momento, terminando el mes (29 de julio) con casi 700.

“Este desarrollo es muy preocupante y lo seguiremos monitoreando muy de cerca”, dijo una portavoz de la agencia noticiosa Deutsche Presse-Agentur GmbH (DPA), informó DW. “Debe evitarse una mayor exacerbación de la situación”.

Más de dos tercios de los recientes casos nuevos del país fueron reportados en el estado sureste de Baviera, el estado suroeste de Baden-Wurtemberg y el estado oeste de Renania del Norte-Westfalia, comentó el RKI. El informe señaló: “En las últimas semanas, la cantidad de distritos que no han reportado algún caso del COVID-19 en un periodo de siete días ha disminuido. Simultáneamente, la incidencia ha aumentado en muchos estados. Esta tendencia es preocupante”.

Lee: Cómo los tapabocas no sólo evitan la propagación de COVID-19, sino que pueden reducir los síntomas

Los cúmulos de infecciones nuevas también se han conectado a reuniones más grandes, actividades recreativas, lugares de trabajo, visitas a instalaciones comunitarias y de salud, así como a viajeros que regresan del extranjero, según el RKI, conforme se reanudan algunas de estas actividades.

Por ejemplo, un crucero alemán, el Mein Schiff 2, partió del puerto de Hamburgo hacia Noruega a finales de julio, siendo el primer viaje desde que la industria de cruceros fue cerrada en medio de la pandemia en curso, reportó AP. Se esperaba que los pasajeros permanecieran a la mar sin etapas en tierra antes de regresar a Alemania. El barco llevaba 1,200 pasajeros a bordo, por debajo de su capacidad normal de 2,900, informó AP.

“Tenemos que mantener la situación bajo revisión. Eso es lo que el público espera que hagamos”.

La semana pasada Noruega también volvió a introducir una cuarentena obligatoria para quienes llegaban de España, mientras que a la gente en Francia se le aconsejó no viajar a Cataluña, comunicó Reuters.

Al preguntarle si también se podían emitir requisitos de cuarentena para los viajeros que regresaban de Francia y Alemania, Helen Whately, ministra del estado en el Departamento de Salud y Cuidado Social del Reino Unido, dijo al británico Sky News: “Tenemos que mantener la situación bajo revisión y pienso que eso es lo que la población espera que hagamos.

“Si vemos que los índices aumentan en un país donde al momento no hay necesidad de una cuarentena… tendríamos que tomar una acción porque no podemos asumir el riesgo de que el coronavirus se propague de nuevo por el Reino Unido”, añadió.

Más de 17 millones de personas alrededor del mundo se han infectado desde que el virus fue reportado por primera vez en Wuhan, China, y, hasta el 30 de julio, alrededor de 700,000 personas habían muerto, según información de la Universidad Johns Hopkins.

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.