Opinión | Un año sabático para las empresas pequeñas | Newsweek México


Opinión | Un año sabático para las empresas pequeñas



Con calles cerradas y mercados en crisis, se nos dice que la respuesta para las pequeñas empresas son nuevos préstamos; deuda para salvarlos. Pero lo contrario es cierto. Lo que se necesita es un año libre de deudas, un momento de escape de las onerosas tasas de interés y las deudas sobresalientes.

El Esquema de Préstamos por Interrupción Comercial Coronavirus (CBILS) es la respuesta del Reino Unido al riesgo de fracaso comercial masivo en el contexto de la pandemia. La iniciativa cubre préstamos de hasta 4.5 millones de dólares en valor, con los primeros 12 meses sin intereses. CBILS se ha adaptado, ampliado, pero aún se le critica por ser opaco, lento y funcionar en interés de los bancos. Se informa que una de cada cinco pequeñas empresas cerrará dentro de un mes. Hasta ahora, solo se han acordado 16,000 préstamos, un miserable 0.3 por ciento de los 5.9 millones de pequeñas y medianas empresas en el país.

El esquema puede ser acelerado. El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, sugirió que el Estado ofrece una garantía del 100 por ciento para las empresas más pequeñas, simplificando el proceso para el mayor número de solicitantes. Estas son las empresas que tienden a comenzar con ahorros personales o tarjetas de crédito y no tienen activos o incluso flujos de ingresos futuros para ofrecer como seguridad. En tiempos de incertidumbre, el efectivo es el rey, por lo que es natural que las empresas con poco dinero recurran a los bancos en busca de crédito para superar los desafíos de liquidez y volatilidad.

Pero, ¿qué pasa con la carga de los 170,000 millones de dólares existentes de préstamos a empresas del Reino Unido? Elevar la orientación financiera de las empresas ya endeudadas no les da libertad para ser emprendedores. En cambio, están atados a una sentencia de prisión de pagos futuros. 

Lee más: Opinión | Los modelos de negocio de las cocinas fantasma

Una solución puede ser cambiar el enfoque para reducir la carga de la deuda existente, a través de un remedio bancario anticuado, la tolerancia; un feriado de pago de deudas.

Lo que se necesita es un año libre de deudas, un momento de escape de las onerosas tasas de interés y las deudas sobresalientes.

LECCIONES QUE NOS DA LA HISTORIA

Aquí hay una lección que aprender de la hipoteca “crisis” en la recesión de la década de 1990. El aumento de las tasas de interés y del desempleo atraparon a millones de personas en una trampa de liquidez, donde corrían el riesgo de perder sus hogares. A medida que el desempleo subió a 3 millones, con tasas de interés que se duplicaron al 15 por ciento, la burbuja inmobiliaria explotó y el resultado fueron atrasos generalizados. Los retrasos de más de seis meses en los pagos aumentaron de 38,000 millones de dólares en 1988 a más de 180,000 en 1992. Las recuperaciones se dispararon a raíz de esto, pasando de un nivel de alrededor de 15,000 dólares en 1989 a más de 75,000 en 1991.

El desafío se vio exacerbado por el patrimonio negativo, donde el préstamo pendiente de una propiedad era mayor que su valor de mercado. La caída en los precios de la vivienda hizo que fuera imposible para las personas cambiar sus circunstancias al mudarse a casas más pequeñas o propiedades de alquiler. Al final, la economía dio un giro, pero lo que ayudó a marcar la diferencia fue un programa respaldado por el gobierno y de toda la industria para evitar embargos y mantener a los hogares en sus hogares.

El mismo conjunto de desafíos nos enfrenta cuando salimos de un bloqueo. Esta vez está accionando una ejecución hipotecaria de empresas en lugar de embargar viviendas. Si la demanda de crédito aumenta al mismo tiempo que los riesgos, es probable que los resultados sean el cierre de la puerta del banco o permanecer abierto a lo que podrían ser tasas prohibitivas. Los resultados serán cierres masivos. A pesar de los cambios propuestos en torno a la insolvencia, las empresas no tienen derecho a entrar en capital negativo como los propietarios de viviendas. Las pequeñas empresas pueden buscar préstamos a nivel personal para mantener vivo el negocio. En este caso, los embargos de viviendas, si se enumeran como garantía, pueden volver a la mesa de una manera más seria.

Entérate: Opinión | Mercado cerrado o abierto: ¿cuál es la opción para México?

En las trayectorias actuales, el sector de servicios financieros será el mecanismo de transmisión del fracaso entre la población empresarial, particularmente aquellas pequeñas empresas que tienden a ser ricas en empleo e integradas en sus economías locales. La acción del gobierno puede ayudar a reactivar la economía, pero eso no impedirá que los bancos de propiedad de los accionistas dominantes del Reino Unido cobren más por crédito y cierren pequeñas empresas que podrían ser viables a tiempo. 

¿Y LA APROPIADA TOLERANCIA?

Estas empresas están demostrando ser la base de la resiliencia en un momento de conmoción y serán necesarias nuevamente para tiempos económicos inciertos.

Una solución es requerir una apropiada “tolerancia” de los bancos. Esto significa retrasarse al no hacer cumplir todos los derechos contractuales del prestamista, con el argumento de que ambas partes se beneficiarán si el prestatario tiene un trato más favorable con tiempo y oportunidad para recuperarse. No se trata de condonar deudas, sino de tomar medidas para hacer que el pago de la deuda sea más probable a tiempo. Esto podría incluir extender el plazo del préstamo, reducir la tasa de interés, ofrecer un feriado de pagos, capitalizar los atrasos o permitir que el prestatario acceda a financiamiento nuevo y adicional.

Pero el hecho de que sea una opción no significa que los bancos del Reino Unido lo promocionen. Han hecho lo contrario durante años cuando se trata de alternativas al costoso financiamiento de sobregiros para pequeñas empresas. Por lo tanto, existe la necesidad de una política o intervención reguladora que opere en todo el sector bancario para que la tolerancia sea una opción más viable. Una forma de lograr esto es dar a las pequeñas empresas un año de deuda libre con la promesa de pagos de préstamos cero.

Junto con esto, también sería posible dificultar la ejecución hipotecaria a través de códigos y guías, que es lo que sucedió en la crisis hipotecaria de principios de la década de 1990. Dentro del mandato de UK Finance, podría haber un “código de ejecución de una hipoteca”, el endurecimiento de los procesos en torno a las decisiones del cierre pronto de empresas —de la misma manera que cualquier cierre de sucursales bancarias está ahora sujeto a medidas claras y transparentes.

Las formas más radicales de lograr el mismo resultado sería explorar los principios que podrían sustentar no solo la tolerancia al pago, sino también la condonación de la deuda. La Campaña de la Deuda del Jubileo exige la cancelación del saldo de la deuda y no solo la carga de intereses. Necesitamos más principios humanos y ecológicos, como la reducción de la deuda en sectores emergentes como la energía renovable y los empleos verdes, y en las empresas más locales y regionales: cooperativas, empresas locales y propiedad de los empleados, empresas sociales. Estas empresas están demostrando ser la base de la resiliencia en un momento de conmoción y serán necesarias nuevamente para tiempos económicos inciertos.

—∞—

Xavier Ginebra Serrabou es maestro y doctor en derecho económico, profesor investigador de las facultades de Derecho, Negocios y de Políticas Públicas de la Universidad De La Salle Bajío y miembro Nivel I del Sistema Nacional de Investigadores. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.