¿Conoces a Tomás? Una película para acercarse al autismo


¿Conoces a Tomás? Una película para acercarse al autismo



Hoze Meléndez es delgado y de mirada avispada. Mientras habla suelta alguna que otra broma y busca sentirse cómodo. Tomás, en cambio, es un joven retraído con un talento especial para la música; y aunque escucha todo, quienes están a su alrededor deben aprender a entender sus respuestas.

Hoze es actor y Tomás es el último personaje que interpreta, en la película ¿Conoces a Tomás?, dirigida por María Torres.

Cuando un actor busca, analiza y madura a un personaje, logra transformarse en alguien tan distinto que la forma de caminar cambia, la mirada es diferente, el tono de voz y hasta la risa pueden ser más graves o más agudas, dependiendo de la personalidad ficticia que adoptan.

Eso sucede con Hoze cuando se convierte en Tomás, un joven con autismo.

Un estudio descubrió que las personas con autismo tienen una “consciencia de sí mismos diferente”

“Llegué a conocer a Tomás desde la completa ignorancia y no me da pena decirlo. No conocía a ninguna persona con esta condición y tampoco estaba familiarizado con el tema”, explica el actor a Newsweek México sobre el proceso de encontrar la voz del personaje.

En la película, que se estrenó el pasado 26 de julio, se relata un día en la vida de Tomás, su hermana Fer y el novio de ella, Leo.

Fer debe ir al trabajo y deja a Tomás al cuidado de Leo, quien termina llevándolo a una boda, donde se pierde y sale a las calles de la ciudad sin compañía. Mientras el joven ronda la ciudad, los tres personajes hacen un viaje de autoconocimiento.

Para aprender más sobre el autismo, Hoze asistió un par de meses a la Clínica Mexicana de Autismo y Alteraciones del Desarrollo (Clima), donde conoció a José Carlos, un joven con quien tuvo una conexión especial y se convirtió en su sombra (persona que da acompañamiento a alguna persona con discapacidad para potenciar sus capacidades y ayudarlo en habilidades sociales).

A través de José Carlos, y de los demás chicos con quienes convivió en Clima, Hoze logró interpretar a una persona con autismo más allá de lo que marcan los textos médicos.

“El mayor reto al que me enfrenté fue el tratar de no caer en el cliché, en el autismo como de libro, ¿sabes? Los chicos con autismo tienen hiposensibilidad o hipersensibilidad, los chicos con autismo tienen ecolalia —que es repetir las palabras—, los chicos con autismo caminan de puntitas. Tratar de evitar todos esos lugares comunes y humanizar al personaje más que poner unas características de la condición”, dice.

Para aprender sobre el autismo, Hoze asistió un par de meses a la Clínica Mexicana de Autismo y Alteraciones del Desarrollo. Foto: Carlo Echegoyen

PARA CONOCER EL AUTISMO HAY QUE HABLAR DE ÉL

Sin mencionar la palabra “autismo” durante la película, ¿Conoces a Tomás? pone sobre la mesa un tema del que se habla poco y, cuando se toca, muchas veces se hace con miedo.

El reto es normalizar la conversación para entender que la diversidad humaniza y enriquece a las sociedades.

Gerardo Gaya, presidente ejecutivo de la asociación Iluminemos de Azul, dedicada a hacer labor de concienciación sobre el autismo, apoyar a familias y hacer colaboración institucional, afirma que se debe traer la discapacidad a la conversación pública para cambiar la visión del asistencialismo y compasión.

“Tenemos que hablar de inclusión porque evidentemente hay una discriminación, pero yo digo que debemos promover el normalizar la conversación porque la inclusión es un derecho, no deberíamos ni siquiera plantearlo. Tenemos que transitar de inclusión para hablar de convivencia”, dice.

Vinculan el autismo con la deficiencia de cinc en la infancia

Hoze Meléndez dice que a lo largo del proceso de producción de la película aprendió que las personas con autismo necesitan que se les abran más espacios, tanto recreativos como educativos y laborales.

“Mientras más seamos abiertos hacia las diferencias del otro, y no solo me refiero a las personas con autismo, sino también a diferencias sobre la condición social, preferencia sexual, entre más seamos abiertos a las diferencias del otro, formaremos una mejor sociedad”, dice.

Gerardo Gaya concluye que, así como hay a quienes no les molesta que se refieran a ellos como “autistas”, hay quienes sí: “Yo digo que al final del día hablemos de personas y quitemos todo lo demás”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.