Analizan el desprendimiento de una placa tectónica frente a Europa


Científico analiza el desprendimiento de una placa tectónica frente a la costa europea

placa-tecnonica-europa


Algo extraño está ocurriendo en el fondo del océano Atlántico. De manera específica, en la placa tectónica que se extiende frente a la costa de Portugal, donde un científico propone que la capa superior de dicha placa podría estar desprendiéndose de la capa inferior.

El Dr. João C. Duarte, investigador asistente de la Universidad de Lisboa, Portugal, presentó sus hallazgos en abril durante la asamblea general de la Unión Europea de Geociencias. Según la información de National Geographic, el estudio de Duarte -que aún no se ha publicado ni sometido a revisión paritaria- sugiere que el singular fenómeno podría ser consecuencia de la formación de una zona de subducción completamente nueva en las profundidades del Atlántico, la cual causaría que Europa se desplace hacia Canadá.

Dos terremotos catastróficos han asolado la costa portuguesa en los últimos siglos. La causa de los sismos sigue envuelta en el misterio, y la región donde parecen haberse originado es, digamos, una versión submarina de las Grandes Llanuras de Estados Unidos: una superficie llana, sin estructuras geológicas ni fallas tectónicas activas que puedan haber desencadenado los movimientos telúricos.

Duarte ha investigado la historia sísmica de Lisboa durante décadas y por ello sabía que, desde hace algún tiempo, diversos científicos han propuesto que la parte inferior de la placa tectónica en la que se asienta Portugal podría estar desprendiéndose de la capa superior. Hace alrededor de 10 años, unos investigadores utilizaron ondas sísmicas para estudiar la región y toparon con una masa muy densa bajo la corteza terrestre, la cual -según revelaron investigaciones ulteriores- estaba generando pequeños temblores de tierra en un área de unos 240 kilómetros de extensión.

Lee: Los océanos son succionados hacia el interior de la tierra a través de profundas fosas: estudio

A fin de profundizar en la teoría del desprendimiento, Duarte y sus colegas crearon un modelo numérico que toma en cuenta las características observadas, así como las zonas de fractura; y sus simulaciones computarizadas parecieron respaldar la idea de que la placa tectónica se estaba separando. “En esencia, lo que hicimos fue conectar puntos”, informó Duarte a National Geographic.

Si se confirman los hallazgos, esta sería la primera vez que se identifica el desprendimiento de una placa oceánica. A decir de National Geographic, el fenómeno podría apuntar a las etapas iniciales de la reducción del océano Atlántico, la cual ocasionará que Europa se aproxime a América del Norte.

Las placas tectónicas se encuentran en constante movimiento. Las llamadas zonas de subducción son los lugares donde una placa se hunde bajo otra, mientras que las placas contiguas se separan en regiones conocidas como bordes divergentes. A lo largo de la historia de nuestro planeta, los movimientos de subducción y divergencia han dado origen a bloques terrestres de diversas configuraciones, incluidos los supercontinentes de Pangea y Gondwana. Ahora bien, aun cuando las zonas de subducción son la causa principal del movimiento de las placas tectónicas, los científicos todavía no han podido determinar cómo es que se forman esas zonas.

En opinión de Duarte, el desprendimiento tectónico que parece estar ocurriendo frente a la costa de Portugal podría conducir a la formación de una nueva zona de subducción. En estos momentos, los investigadores están detallando sus hallazgos en un artículo que, en breve, será sometido al proceso de publicación.

Te puede interesar: Esta tecnología mexicana podría prevenir daños y muertes ante un sismo

Como es de esperar, no todos los científicos se han dejado persuadir. En una declaración para la revista National Geographic, el Dr. Fabio Crameri, investigador de la Sección de Evolución y Dinámica Terrestre en la Universidad de Oslo, Noruega señaló que, si bien la investigación de Duarte es “interesante”, hace falta hacer pruebas adicionales con los modelos que utilizaron, lo cual resulta muy difícil cuando se trabaja en términos de tiempo geológico. “Casi todo lo que lo que sabemos, hasta ahora, es que una nueva subducción tiende a permanecer en los lugares donde ya existe una subducción”, agregó Crameri. “Aunque, por supuesto, eso no descarta la posibilidad”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.