Vivir en Coahuila, sobrevivir sin agua | Newsweek México


Vivir en Coahuila, sobrevivir sin agua



Coahuila sufre el mismo nivel de escasez de agua que los grandes desiertos del mundo, como el Sahara, según lo indicó en entrevista para Newsweek Coahuila la especialista en tratamiento y aprovechamiento del agua, Gloria Tobón de Garza, doctora en Físico-química por el Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, quien explicó que gran parte de esta situación se debe al clima del estado.

El 46% de la superficie estatal se considera como muy seca, el 49% como seca y semiseca y solo el 5% tiene un clima templado en las partes altas de las sierras del sureste de la entidad. Ante estas condiciones adversas, el agua se considera un recurso primordial para Coahuila, por ser escaso, indicó Tobón de la Garza tras señalar que la precipitación anual es inferior a la media nacional.

Por año llueve alrededor de 325 milímetros, mientras que el promedio de precipitaciones en el país es de 722 milímetros; esto lo sitúa en el tercer estado en el que menos llueve de México.

Coahuila es el tercer estado del país en el que menos llueve

Las comunidades del estado han lidiado con la escasez del líquido y la preocupación de los especialistas es que con el crecimiento poblacional y los cambios climáticos se propicie una disminución insostenible de agua.

El humano agudiza escasez

Si bien Coahuila presenta escasez de agua por su geografía natural, las actividades humanas han agudizado este problema. El director general de la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento (CEAS), Antonio Nerio Maltos, habló con nosotros sobre el problema, sobre el que aseguró que el principal reto es la «sobreexplotación, por el consumo de la industria, el consumo doméstico y la siembra» y señaló que cada vez hay menos caudal en los acuíferos.

Las actividades humanas han agudizado el problema de la escasez de agua en el estado

Dieciocho de los 29 acuíferos que dotan de agua al estado registraron una sobreconcesión, lo que contribuye a la sobreexplotación que se puede dar de ellos, de acuerdo con información publicada por la Comisión Nacional de Agua (Conagua) en 2018. Las zonas con mayor problema son La Laguna y la región sureste, precisó Nerio Maltos.

Los cinco municipios que componen la región de La Laguna consumen agua del acuífero Principal-Región Lagunera. Este acuífero registra una recarga anual de 534 millones de metros cúbicos, sin embargo, tiene un volumen concesionado de 647 millones, lo que representa un déficit de 113 millones de metros cúbicos anuales, situándolo en primer lugar de los acuíferos con mayores problemas de sobreexplotación en el estado.

De esta región, el municipio con mayores problemas es San Pedro, así lo indicó el director del CEAS, quien aceptó la gravedad de la situación: «tenemos problemas serios en San Pedro, muy serios. La más grande preocupación es que este sea el inicio de un problema mayor para La Laguna», y precisó que 10 de los pozos del municipio ya han sido abatidos.

Los ciudadanos cada vez resienten más la situación, ya que solo reciben el servicio de agua potable una vez por semana. «Es una vergüenza el servicio de agua de nuestro municipio», así lo manifestó Claudio Martínez, vecino del Barrio San Luis de San Pedro, tras quejarse de que el recibo de cobro llega sin falta, pero el líquido no.

El recibo de cobro llega sin falta, pero el líquido no

La situación es similar en la región sureste, ya que los cinco acuíferos que la componen presentan déficit por la sobre concesión.

Saltillo-Ramos Arizpe tiene un déficit de 43 millones de metros cúbicos anuales, Saltillo Sur  registró una diferencia de menos 0.80 millones de metros cúbicos, General Cepeda-Sauceda presentó un deuda de 92 millones de metros cúbicos anuales, la Región Manzanera-Zapalinamé arrojó un déficit de 34 millones de metros cúbicos anuales y el Cañón del Derramadero tiene una pérdida de 2 millones de metros cúbicos.

Con el paso del tiempo el problema empeora en Ramos Arizpe. «¡Sí se ha agudizado un problema de desabasto de agua!», asevera Antonio Nerio, tras manifestar que «hay preocupación por las condiciones del acuífero».

Con el paso del tiempo el problema empeora en Ramos Arizpe: en este municipio hay colonias que solo reciben el servicio de agua dos o tres horas durante la madrugada

Hay colonias del municipio, como Analco tercer sector, que únicamente reciben el servicio de agua dos o tres horas diarias en la madrugada, por lo que los habitantes se desvelan con el objetivo de recolectar el líquido en toneles para el uso diario.

Y aunque estas dos regiones presentan las mayores dificultades en cuanto a la sobre concesión y escasez de agua, el problema no está limitado a esas áreas, ya que otros mantos friáticos y cuerpos superficiales presentan también abatimientos.

Agua de baja calidad

Pero el desabasto de agua no es el único problema, otra de las dificultades con las que se enfrentan los coahuilenses es la calidad del líquido, de acuerdo con el CEAS, en 2012 se informó de la presencia de arsénico de manera natural en el acuífero Principal-Región Lagunera.

El arsénico no tiene sabor ni olor, aseguró la doctora Tobón de Garza, quien dijo que en los municipios de la región lagunera lo han tomado por muchos años «y eso se nota, ya que al cabo del tiempo la gente empieza a desarrollar problemas en la piel, verrugas, lo que llaman piel negra, además de los daños en órganos internos».

«La gente empieza a desarrollar problemas en la piel, verrugas, lo que llaman piel negra, además de los daños en órganos internos»

Por otra parte, indicó que hay investigaciones que han dado como resultado una alta cantidad de sales en diversos acuíferos que superan lo permitido por la Norma Mexicana para la Calidad de Agua Potable.

Dio como ejemplo el caso del acuífero La Paila, donde se tiene un resultado de 26 mil partes de sólidos disueltos y 21 mil partes de sulfatos. Más de 20 veces lo que permite la norma para consumo humano.

«La calidad del agua subterránea se deteriora gradualmente debido a la sobreexplotación», según lo publicó el CEAS en 2012, tras explicar que al extraerse el agua a niveles cada vez más profundos esta es más salina. Asimismo, se detalló que los estratos del suelo se compactan y liberan agua salobre; esto permite que se mueva a la par con otros compuestos químicos, como sulfatos, arsénico, nitratos, flúor, molibdeno, selenio, plomo, manganeso, entre otros, «contaminando agua de buena calidad en cantidades mayores de lo que permite la norma (NOM-127-SSA-1-1994)».

El agua superficial y subterránea del estado, concentrada en cuencas y acuíferos, también se contamina con la descarga de aguas residuales, que provienen de sistemas y redes de drenajes urbanos y de las descargas industriales.

Tratamiento de aguas e inversión en infraestructura, posibles soluciones

Ante la contaminación de los acuíferos y las cuencas, las plantas tratadoras son una opción para mejorar la calidad de las aguas residuales.

Las aguas residuales son aquellas que resultan de un proceso o actividad humana, según lo explicó el doctor José Antonio Rodríguez, profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Coahuila, tras indicar que la finalidad de tratarla es que se pueda devolver a los cuerpos naturales de agua.

Aseguró que es una opción, si no una obligación, tratar las aguas residuales. «¡Si uno toma un recurso hídrico y lo emplea para consumo y procesos de producción, al menos tendríamos que regresarlo en un estado similar al cual se usó de manera inicial!», exclamó.

En el departamento de biotecnología de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Coahuila ha trabajado con agua residual de distintos orígenes (la industria farmacéutica, agua del rastro, agua de la industria láctea, agua residual doméstica y municipal) con el objetivo de mejorar procesos, tener innovaciones y mejorar la calidad del agua que resulta de los procesos. Obteniendo resultados favorables.

El agua residual tratada puede utilizarse para la industria y el riego de áreas verdes urbanas, sin embargo, no se trata el 100 por ciento.

La CEAS publicó que en Coahuila se cuenta con una capacidad instalada de 5 mil 179 litros por segundo (lps), 82.4% de las aguas residuales que producen las ciudades de la entidad.

En el 2012 se trataban alrededor de 4 mil 26 lps, de los cuales 35% se utiliza en la industria eléctrica, metalmecánica, riego de áreas verdes y de cultivos agrícolas. Las plantas tratadoras se localizan en las ciudades de Acuña, Piedras Negras, Monclova, Saltillo y Ramos Arizpe.

La calidad del agua que se consume en los hogares coahuilenses puede mejorar con la inversión en obras hídricas. En la región Cinco Manantiales se necesita la construcción de acueductos y la inversión de pozos más profundos, ya que el agua que se consume actualmente es de mantos acuíferos superficiales, por lo que al perforar más profundo se mejorará la calidad de agua que se extrae.

De acuerdo con la CEAS en la región Desierto el problema del agua es la calidad, ya que la dureza del líquido está por encima de los parámetros establecidos por la Secretaría de Salud y por ello es un reto de los sistemas operadores obtener inversión para mejorar la calidad.

Sin embargo la inversión en infraestructura únicamente soluciona el suministro de agua potable para los coahuilenses, pero no atiende la sobreexplotación y sobre concesión que se está sufriendo en los mantos acuíferos.

Revisar concesiones: una vía para el cambio

La doctora De la Garza propone una revisión “exhaustiva” de las concesiones ya otorgadas para determinar cuáles se justifican. Esto evitaría que los acuíferos sean sobreexplotados por concesiones fuera de su capacidad y permitirá que los cuerpos de agua se restablezcan.

Por su parte, el diputado independiente, Édgar Sánchez Garza, propuso en el Congreso local una iniciativa para que en los organismos del agua no se utilice el efectivo; la alternativa es que los pagos sean electrónicos.

Con esto pretende que el recurso económico este directamente en las cuentas y sea más sencillo fiscalizarlas y vigilarlas, con el objetivo de evitar malos manejos y que el recurso se desvíe, pues afirma que en vez de mejorar el servicio de agua se desvía el recurso.

Mientras que la situación de la sobreconcesión y sobreexplotación de los acuíferos se puede resolver, a decir de la doctora Gloria Tobón de la Garza, con el «análisis exhaustivo de las concesiones», quien aseguró que «CONAGUA ha fallado en dar concesiones de más” y denunció que las personas que tienen concesiones superiores a lo que necesitan, venden o rentan el permiso.

Pero lo que realmente hace falta es «hacer concientización para el ahorro de agua», finalizó Tobón de la Garza  

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.