Un vistazo al más allá | Newsweek México


Un vistazo al más allá



¿Qué le ocurre al cerebro cuando morimos? Científicos explican las experiencias cercanas a la muerte.

 

En nuestras incesantes investigaciones para comprender lo que nos ocurre cuando morimos, los seres humanos nos dimos cuenta desde hace tiempo que el raro fenómeno de las experiencias cercanas a la muerte nos proporciona algunos indicios. Las personas que han tenido un contacto cercano con la muerte suelen informar que han visto y experimentado “en el otro lado” sucesos que les han cambiado la vida, como una brillante luz blanca al final de un largo túnel, o la reunión con familiares o mascotas amadas ya fallecidas.

No obstante, a pesar de la naturaleza aparentemente sobrenatural de estas experiencias, los expertos afirman que la ciencia puede explicar por qué sucede esto, y qué es realmente lo que ocurre.

¿Qué son las experiencias cercanas a la muerte?

Una experiencia cercana a la muerte es un profundo suceso psicológico con elementos místicos. Generalmente, les ocurre a personas que están próximas a morir, o en situaciones de intenso dolor físico o emocional, pero también puede ocurrir después de sufrir un ataque cardiaco o una lesión cerebral traumática, e incluso durante la meditación o el síncope (es decir, la pérdida de la conciencia debida a la disminución de la presión sanguínea). Estas experiencias son sorprendentemente comunes, ya que un tercio de las personas que han estado cerca de morir informan haber tenido una.

Las características comunes de estas experiencias son los sentimientos de satisfacción, desprendimiento psíquico del cuerpo (como en las experiencias fuera del cuerpo), movimiento rápido a través de un largo túnel, y entrar en una luz brillante.

La cultura y la edad también podrían influir en el tipo de experiencia cercana a la muerte de una persona. Por ejemplo, muchas personas originarias de India afirman haberse reunido con Yamraj, el rey hindú de la muerte, mientras que los estadounidenses suelen decir que se encontraron con Jesús. Generalmente los niños describen encuentros con sus amigos y maestros “en la luz”.

La mayoría de las experiencias cercanas a la muerte de las que se tiene noticia son positivas, e incluso han ayudado a disminuir la ansiedad ante la muerte, a reafirmar la vida y a aumentar el bienestar. Sin embargo, algunas de ellas son negativas y comprenden sensaciones como la pérdida de control, la conciencia de la no existencia, la visión de imágenes infernales o la percepción de ser juzgado por un ser superior.

¿Por qué ocurren las experiencias cercanas a la muerte?

Los neurocientíficos Olaf Blanke y Sebastian Dieguez han propuesto dos tipos de experiencias cercanas a la muerte, de acuerdo con el sitio web SiouxEmpire.com. El tipo uno, que se asocia con el hemisferio izquierdo del cerebro, produce una percepción alterada del tiempo e impresiones de vuelo. El tipo dos, relacionado con el hemisferio derecho, se caracteriza por ver o comunicarse con espíritus, así como escuchar voces, sonidos y música. Aunque no queda claro por qué existen distintos tipos de experiencias cercanas a la muerte, las diversas interacciones entre las regiones del cerebro producen experiencias diferentes.

Los lóbulos temporales también desempeñan una importante función en este tipo de experiencias. Estas áreas del cerebro participan en el procesamiento de la información sensorial y en la memoria, por lo que una actividad anormal en estos lóbulos puede producir sensaciones y percepciones extrañas.

A pesar de las diferentes teorías que existen para explicar estas experiencias, es difícil llegar al fondo de lo que las provoca. Las personas religiosas piensan que las experiencias cercanas a la muerte aportan pruebas de que hay vida en el más allá, en particular, la separación del cuerpo y el espíritu. Por su parte, las explicaciones científicas de estas experiencias incluyen la despersonalización, que es la sensación de desprenderse del cuerpo. El escritor científico Carl Sagan incluso sugirió que el estrés de la muerte produce una remembranza del nacimiento e indicó que el “túnel” que ven las personas es una reelaboración del canal del parto.

Estas teorías son bastante imaginativas, pero han surgido otras explicaciones. Algunos investigadores afirman que las endorfinas que se liberan en situaciones de estrés podrían producir algo parecido a una experiencia cercana a la muerte, particularmente, al reducir el dolor y aumentar las sensaciones placenteras. De manera similar, anestésicos como la ketamina pueden simular las características de una vivencia cercana a la muerte, como las experiencias fuera del cuerpo.

Otras teorías sugieren que las experiencias cercanas a la muerte surgen de la dimetiltriptamina (DMT), una droga psicodélica que se produce naturalmente en ciertas plantas. Rick Strassman, catedrático de psiquiatría, observa en un estudio, realizado de 1990 a 1995, que las personas tenían experiencias místicas y cercanas a la muerte después de una inyección de DMT. De acuerdo con Strassman, el cuerpo segrega DMT de manera natural al nacer y al morir. Sin embargo, no existen pruebas concluyentes que respalden este argumento. En términos generales, las teorías basadas en componentes químicos carecen de precisión y son incapaces de explicar todas las características que experimentan las personas que han tenido esta clase de experiencia.

Los investigadores también han explicado estas experiencias con la anoxia cerebral, que es la falta de oxígeno en el cerebro. Un investigador descubrió que los pilotos de aeronaves que habían quedado inconscientes durante una aceleración rápida describieron fenómenos semejantes a los de las experiencias cercanas a la muerte, como la visión del túnel. La falta de oxígeno también podría desencadenar ataques epilépticos originados en el lóbulo temporal, los cuales producen alucinaciones. Estas podrían ser similares a las imágenes producidas por las experiencias cercanas a la muerte.

Sin embargo, la explicación más aceptada para este tipo de experiencias es la hipótesis del cerebro moribundo. En esta teoría, se propone que las experiencias cercanas a la muerte son alucinaciones provocadas por la actividad que se produce en el cerebro cuando las neuronas comienzan a morir. Dado que esto ocurre en momentos de crisis, ello explicaría las historias que relatan los sobrevivientes. Si bien es plausible, el problema con esta teoría es que no explica la totalidad de los fenómenos que pueden ocurrir en las vivencias, como las experiencias fuera del cuerpo que perciben algunas personas.

Actualmente no existe ningún elemento que explique en forma definitiva por qué ocurren estas experiencias. Sin embargo, las investigaciones actuales tratan de entender este enigmático fenómeno. Sean paranormales o no, las experiencias cercanas a la muerte son extremadamente importantes, pues dan significado, esperanza y propósito a muchas personas, además de ayudarnos a apreciar el deseo humano de sobrevivir más allá de la muerte.  

Neil Dagnall es profesor adjunto de psicología cognitiva aplicada, y Ken Drinkwater es catedrático de alto nivel e investigador en psicología cognitiva y parapsicología de la Universidad Metropolitana de Mánchester, en el Reino Unido.

Este artículo está tomado de The Conversation bajo licencia de Creative Commons.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.