Lo que sabemos sobre las turbulencias económicas producto de la cancelación del NAIM


Lo que sabemos sobre las turbulencias económicas producto de la cancelación del NAIM

turbulencias-economicas-cancelacion-naim-peso


La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, una decisión tomada tras una consulta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, repercutió en el peso, en la bolsa de valores mexicana y en las perspectivas de calificadoras internacionales.

Mientras el gobierno actual aseguró que las obras continuarán hasta el 30 de noviembre, López Obrador defendió la cancelación y acusó que quienes se vieron afectados realizaron una campaña de inestabilidad.

Esto es lo que ha pasado hasta el momento:

Dólar más caro

El viernes 26 de octubre, previo a los resultados de la Consulta Nacional del Nuevo Aeropuerto, el dólar se cotizaba en 19.30 pesos por unidad, de acuerdo con la plataforma de análisis DailyFX. El miércoles, a tres días del anuncio del próximo mandatario, su precio se situó hasta en 20.30 pesos por unidad, mientras que en ventanillas llega a venderse en 20.60.

DAILY FX

Analistas consultados por Animal Político afirmaron que esta subida en el precio responde principalmente a la decisión al respecto del aeropuerto y estimaron que, aunque pueda tener una ligera baja en los próximos días, seguirá subiendo y podría llegar a los 21 pesos por dólar.

Abraham Vergara Contreras, analista de la Ibero, dijo al medio que el país comienza a ser riesgoso para invertir, por lo que inversionistas deciden retirar capital al no contar con certidumbre.

La bolsa de valores continúa sus pérdidas

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) perdió este martes 0,78%, equivalente a 341,01 puntos, por lo que el principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), cerró en 43.538,12 puntos.

El lunes, la Bolsa Mexicana perdió 4.2% su mayor descenso desde noviembre de 2016, cuando se conoció la victoria de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos.

Calificadoras ven incertidumbre

La agencia Fitch bajó este miércoles a negativa la perspectiva de la calificación del país debido a “los riesgos que enfrenta el perfil crediticio de México asociado con el alcance de la incertidumbre y el deterioro en las políticas del gobierno entrante”.

No obstante, la firma que es una de las tres grandes calificadoras junto con Moody’s y Standard & Poor’s, mantuvo la calificación del país latinoamericano en “BBB+”.

La calificadora evaluó que la decisión de cancelar el aeropuerto de unos 13,000 millones de dólares “manda una señal negativa a los inversionistas” y agregó que si bien espera que continúen medidas como la disciplina presupuestaria y la autonomía del Banco de México, existen riesgos en la postura fiscal del gobierno entrante.

La agencia mexicana HR Ratings modificó este martes la perspectiva de “estable” a “negativa” y afirmó que estará atenta a los efectos de la decisión de cancelar Texcoco y de los cambios en el presupuesto de 2019 sobre las finanzas públicas y de la pérdida de confianza en México por los inversionistas y mercados financieros.

“También, estaremos evaluando la eficacia de posibles medidas por parte del gobierno entrante para mitigar los efectos negativos de las decisiones en torno a la cancelación del NAIM, así como elementos que pudieran reflejar el desapego por las instituciones o el incumplimiento de contratos por parte del Gobierno, con lo que habría un impacto directo en la calificación crediticia del soberano”, destacó.

Consulta, empresarios y caída del peso: 5 puntos para entender la cancelación del nuevo aeropuerto en México

Moody’s, por su parte, ratificó la calificación y perspectiva crediticia del país, pero advirtió que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco es una señal de incertidumbre.

El analista soberano de Moody’s, Jaime Reusche, explicó de acuerdo con Animal Político que el país cuenta con un alto nivel de solvencia, por lo que no prevén un cambio en la calificación, a menos de que haya un “shock imprevisto”.

Sin embargo, comentó que aún quedan muchas interrogantes sobre las políticas públicas a futuro, como por ejemplo cómo van a proceder en materia de infraestructura o en el sector energético.

Las Afores, sin afectaciones

Federico Patiño Márquez, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) dijo que la cancelación no afecta a las inversiones que realizaron las Afores en este proyecto, pues se garantizan con lo que recauda el actual aeropuerto Benito Juárez por concepto de Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), que es el impuesto a los boletos de avión por uso de servicios en terminales aéreas.

En un comunicado del lunes, la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore) explicó que los instrumentos utilizados por las Afores para esta inversión, Fibra-e y Bonos, están respaldados con el cobro del TUA, por lo que sus ahorros no están en riesgo.

“Es decir, por el flujo de pasajeros. Así, la inversión de su ahorro cuenta con garantías suficientes para recuperar el capital más un rendimiento superior a la inflación”, abundó.

¿Campaña de inestabilidad?

Tras las críticas y primeros anuncios al respecto del peso y la bolsa de valores, López Obrador acusó que hay una campaña en su contra, orquestada “por los que se sienten afectados” y llamó a sus opositores a “serenarse” por el resultado de la consulta.

“Cuánto escándalo, cuánta bulla, cuánto ruido por la consulta sobre el aeropuerto. Es una campaña orquestada por los que se sienten afectados. Hemos dicho una y mil veces que vamos a garantizar las inversiones y los contratos, que no hay nada que temer”, dijo López Obrador en un video publicado en sus redes sociales.

De acuerdo con el presidente electo, antes de la consulta no pudo revelar información sobre el proyecto aeroportuario de Texcoco, porque “tenía que actuar con imparcialidad”; sin embargo, aseguró que en el fondo, continuar con dicha obra era una estrategia para que los terrenos del actual aeropuerto se convirtieran “en una especie de Santa Fe”.

Empresarios, tranquilos

Tras una reunión este miércoles entre el presidente electo y algunos contratistas del NAIM, como Grupo Hermes Infraestructura e ICA, los empresarios se dijeron tranquilos y dispuestos a trabajar, reportó el diario Reforma.

Guadalupe Phillips, directora general de ICA, aseguró que la reunión con el presidente electo fue constructiva y que seguirán trabajando en los proyectos de infraestructura que requiera la nueva administración.

Alberto Pérez Jácome, director de Grupo Hermes Infraestructura, dijo que acordaron con López Obrador comenzar la terminación de los contratos de obra en Texcoco y que se harán grupos de trabajo para hacer una terminación ordenada del proyecto de Texcoco.

También dijo que están dispuestos a trabajar en los proyectos del nuevo gobierno.

“Vamos a hacer una conciliación ordenada y civilizada, no hay incertidumbre, no hay, nos vamos tranquilos de que se va a actuar conforme a derecho”, señaló.

Con información de Animal Político

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.