La industria arrocera de Morelos, otra damnificada de los sismos | Newsweek en español




Debido a las pérdidas, el plan previsto para exportar arroz a Europa tuvo que ser detenido.

Después de los sismos de 2017 en México, la industria arrocera de Morelos —una de las actividades económicas más importantes del estado— aún no recupera su producción al 100 por ciento. El año pasado, la cosecha fue afectada por los terremotos y los molinos sufrieron graves daños estructurales.

Una de las comunidades más afectadas en Morelos fue San José de Jojutla, una de las mayores productoras de arroz en dicha entidad, la cual sufrió pérdidas humanas, daños en viviendas, negocios y caminos.

Un año después de los sismos, las pérdidas se calculan en aproximadamente 30 millones de pesos por las miles de toneladas de cosecha perdidas y un total de 300 personas desempleadas.

Regularmente, la producción anual de arroz en Morelos es de unas 7,500 toneladas que son distribuidas para la venta en todo México y, la mayor parte, para la exportación. Sin embargo, en 2018 solo se podrán producir 6,800 toneladas, pues de las 760 hectáreas que normalmente siembran, solo se podrá cosechar en el 80 por ciento.

Debido a esta pérdida, el plan previsto para exportar arroz de Morelos a Europa tuvo que ser detenido.

“Más allá de vivienda e infraestructura, desde hace un año los productores de arroz también vimos caer nuestra fuente de trabajo e ingreso, ya que se perdieron miles de toneladas de cosecha y se afectaron nuestras tierras de cultivo, los molinos y centros de trabajo. Afortunadamente, ya hemos recuperado gran parte de las instalaciones y esperamos estar completamente activos para la cosecha del próximo año”, señaló Jesús Solís, presidente de la Unión de Productores de Arroz del Estado de Morelos, A. C.

¿POR QUÉ ES TAN ESPECIAL ESTE ARROZ?

El suelo y el clima de Morelos, en combinación con las características genéticas de sus variedades, son los principales factores que dan identidad a su arroz, el cual compite en los grandes mercados gourmet del mundo –especialmente con el aromático de Tailandia o el verde de Vietnam.

El 16 de febrero de 2012, las autoridades mexicanas otorgaron la denominación de origen al arroz del estado de Morelos con el objetivo de proteger la planta, la semilla y el grano de este cereal para fortalecer su producción, mejorar su comercialización y evitar la piratería (los arroces “tipo Morelos” específicamente, los cuales no cuentan con la calidad del arroz que realmente se produce en el estado).

Desde hace muchos años, el arroz de Morelos ha sido reconocido como uno de los mejores del mundo. La Arrocera de Jojutla, por ejemplo, recibió el Gran Prix Internacional en Madrid, España, y su producto fue identificado en Alemania como el mejor entre todos los de importación.

A principios de 2018, todos los involucrados en la producción de este arroz —desde campesinos, recolectores, dueños de molinos y hasta chefs— lanzaron la campaña “Arroz del estado de Morelos, el arroz gourmet de México” para posicionarlo en el mercado y evitar que los consumidores lo confundieran con arroces extranjeros o etiquetados como “tipo Morelos”.

Las comunidades de Morelos afectadas y que producen este arroz son Jojutla —con la marca Perseverancia—, Cuautla —con Buenavista—, Puente de Ixtla —con Soberano—, Coatlán del Río —con Garza de Oro— y Emiliano Zapata —con Flor de India de Morelos.

La tradicional formal de preparar el arroz en la mayoría de las cocinas mexicanas —freír y luego cocer— es una de las ventajas que se tiene con el arroz de Morelos, ya que la longitud del grano permite hacerlo.

Ninguna de sus presentaciones —palay, palay integral y palay pulido— contiene colesterol, gluten, sodio ni grasas, lo que facilita su digestión. Así, en cualquier tipo de dieta es ideal incluir arroz por su alto contenido de complejo B.

Glace Bistro: el arte de hacer helado

FOTO: Erika Choperena

Mauricio Villa es un alquimista del helado, un hombre conocido por crear combinaciones originales con ingredientes de calidad.

El menú de Glace Bistro es breve, pero con sabores contundentes como sal de mar con caramelo, café con mezcal y nibs de cacao, tarta de limón o el clásico de vainilla con un toque de lavanda francesa.

Uno de los secretos de Mauricio es estudiar y potenciar los sabores protagonistas de sus helados con un ligerísimo toque de alcohol, como el de cardamomo —que tiene un poquito de gin— y el de canela —con algo de vino blanco.

Sin embargo, el favorito de Mauricio es el flan romano, una mezcla de dulce de leche, mantequilla, caramelo, canela y pimienta negra. Además, el nombre del sabor no es ninguna coincidencia. Mauricio cuenta que los primeros registros del flan como postre se encontraron en Roma, Italia.

Al momento de crear sabores como el de café turco, cold brew y té, Mauricio se acercó a los expertos de Blend Station y Shaktea para conocer los secretos y detalles de estas bebidas.

Si eres vegano, esta heladería también tiene opciones para ti. No dejes de probar el helado de cacahuate o el de naranja con cardamomo, elaborados con leche de coco o de almendra.

En Glace Bistro también preparan malteadas con los sabores que elijas o, para despertar, un exquisito affogato (expreso más una bola de helado).

Dirección: Vicente Suárez 24, Hipódromo Condesa, CDMX

Facebook: @glacebistro

The Dog House Pub, un rincón inglés en CDMX

FOTO: Erika Choperena

En Reino Unido existe una expresión muy común entre los hombres que visitan los pubs con regularidad: “My wife sent me to the doghouse”, que se refiere al lugar donde las mujeres mandan a sus maridos después de una pelea con el objetivo de no verles la cara por un tiempo.

Afortunadamente, este Dog House en la colonia Roma es un pub para hombres y mujeres que buscan beber rico y comer muy bien rodeados de un ambiente inglés con afiches de Radiohead, balones de rugby y un playlist maravilloso 100 por ciento britpop.

El chef Alex García creó un menú con dos tipos de cocina muy casera —inglesa e india—, por lo que en el menú convive el tradicional fish & chips elaborado con bacalao de Baja California y papas hechas en casa, con un plato que combina arroz, lenteja y pollo con curri.

Como en todo buen pub inglés, la cerveza es protagonista. Aquí ofrecen diez tipos de cerveza de barril y la clásica Guinness en lata, aunque es una excelente idea pedir la degustación de cinco Hércules para después elegir tu favorita.

Los postres son pocos, pero el imperdible —y consentido de cualquier inglés que pisa este lugar— es el crumble de manzana con ruibarbo, una tarta perfecta para los amantes de los sabores aciditos.

¿Quieres cerrar con un coctel? Te vas a enamorar de los que preparan con ginebra.

Dirección: Sinaloa 61, colonia Roma Norte, CDMX

Facebook: @thedoghousepubmx

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.