Nailantei Leng'ete, la mujer que está salvando a miles de chicas de la mutilación genital femenina


Nailantei Leng’ete, la mujer que está salvando a miles de chicas de la mutilación genital femenina

nailantei-lengete-chicas-mutilación-genital


Nice Nailantei Leng’ete es una mujer de 27 años de Kenia y está cambiando las vidas de miles de niñas al iniciar conversaciones sobre sexo.

Al hablar con los ancianos de las aldeas de las zonas rurales de Kenia sobre por qué las jóvenes no deben circuncidarse, una práctica conocida formalmente como mutilación genital femenina (MGF), ha logrado salvar a unas 15,000 mujeres jóvenes de esta práctica en siete años. Además, les ha dado la oportunidad de ir a la escuela y comenzar una carrera.

En la región de Kenia de donde es Nice la circuncisión femenina es un rito de iniciación que marca la transición que hace una mujer de la niñez a la vida adulta. Después de circuncidar a una niña, que ocurre alrededor de los ocho años, se le considera elegible para el matrimonio e incluso para la maternidad. Como tal, la lucha de Nice contra la mutilación en su comunidad es una lucha por el derecho de las jóvenes a evitar el matrimonio infantil.

“La MGF y el matrimonio infantil están muy relacionados y van de la mano en mi comunidad. Es como obtener un certificado para el matrimonio, por lo que no hay forma de hablar de MGF sin hablar de matrimonio infantil porque siempre van de la mano “, dijo Nice a Newsweek.

Nice comenzó su resistencia cuando solo tenía ocho años y le llegó el momento de ser mutilada.

Lo que hizo fue escapar de casa y esconderse de los adultos. Al año siguiente, cuando otras chicas iban a ser cortadas, se escapó de nuevo. Eventualmente, tuvo que confrontar a su familia con el hecho de que no quería ser circuncidada. Tomó un poco de persuasión, pero su abuelo cedió después de que ella amenazó con huir de su casa y le permitió ir a la escuela en lugar de someterse al corte.

En la actualidad, dirige un programa de defensa que viaja de pueblo en pueblo para convencer a los ancianos y líderes de la comunidad de que permitan que a las chicas asistir a la escuela .

Es una tarea muy complicada porque se trata de una sociedad tribal dominada por tradiciones patriarcales. Pero a lo largo de los años, Nice ha perfeccionado sus habilidades de comunicación y ha encontrado formas creativas para abordar el tema. Y sus esfuerzos están dando frutos.

“Hablar con los mayores es como hablar con mi propio abuelo. Si empiezo a hablar de sexo, sentirán que no los respeto. Así que definitivamente comenzamos a hablar sobre otros temas y luego trabajamos con la MGF. Es un proceso después de tener un diálogo abierto “, explicó Nice.

“La resistencia está ahí, pero se trata de diálogo comunitario. Hombres que son modelos a seguir, los uso para hablar con otros hombres. Ahora tenemos hombres que están casados con mujeres incircuncisas que dan testimonio”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 200 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a mutilación genital femenina en los aproximadamente 30 países donde se practica con frecuencia, la mayoría de los cuales se encuentran en África. La práctica se ha reducido sustancialmente en las últimas décadas, especialmente cuando países como Kenia, país natal de Nice, donde está prohibida.

Sin embargo, la tradición está profundamente arraigada en muchas culturas rurales e indígenas, y se sigue practicando entre el grupo étnico de Nice, los Maasai.

La práctica varía entre las comunidades y algunas formas de circuncisión son más dañinas que otras. Los expertos en salud dicen que las mujeres que se someten a la mutilación genital femenina tienen un mayor riesgo de complicaciones de salud durante el sexo y el parto.

“Puede tener efectos duraderos en mujeres y niñas. El estrés psicológico del procedimiento puede desencadenar trastornos del comportamiento en los niños, estrechamente relacionado con la pérdida de confianza en sus cuidadores. A largo plazo, las mujeres pueden sufrir sentimientos de ansiedad y depresión. La disfunción sexual también puede contribuir a los conflictos matrimoniales o al divorcio”, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Mientras tanto, el matrimonio infantil después de la circuncisión significa que las niñas tienen que abandonar la escuela y renunciar a seguir una carrera.

Sin embargo, Nice reconoce que los rituales de madurez son una parte importante de su cultura y que mucha gente los quiere mantener. Entonces, en lugar de renunciar por completo a los rituales, Nice decidió crear ritos de paso alternativos. Como parte de su programa, ella trabaja con las comunidades para desarrollar una nueva forma de celebración que marca la transición de una niña a la mujer sin el corte.

“Con los ritos alternativos de paso, estamos tratando de mantener nuestra cultura sin MGF. Lo que estamos haciendo es reemplazar el corte. Los hombres más jóvenes tienen que estar allí para asegurarles a las chicas que ‘sí’ van a casarse. Pero los hombres deben estar dispuestos a casarse contigo en el momento adecuado”, explicó.

Como parte de los ritos de iniciación alternativos, la comunidad participa en capacitaciones sobre salud sexual y reproductiva. Luego, puede comenzar la celebración, una celebración que reúne a todos en la comunidad, incluidos jóvenes y ancianos.

“Tenemos una gran ceremonia, que incluye los mismos rituales y ceremonias que bendicen a una chica cuando está lista para ser una mujer. También queremos que los ancianos las bendigan para que vayan a trabajar y sean médicos o profesoras, en lugar de bendecirlas solo para obedecer a su esposo y tener hijos”, dijo Nice a Newsweek.

“En los ritos de bendición hay leche, miel y cerveza tradicional (…) Retengamos las partes buenas y bellas de nuestra cultura y eliminemos el corte”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.