Científicos transfieren memorias de un caracol marino a otro




Transferir recuerdos de un ser vivo a otro suena como parte de la trama de un episodio de “Black Mirror”, pero puede ser más realista de lo que parece, al menos para los caracoles.

El New York Times, informó que la revista eNeuro publicó una investigación donde científicos de la Universidad de California, expusieron que cuando transfirieron moléculas de las células cerebrales de los caracoles entrenados a los caracoles no entrenados, los animales se comportaron como si recordaran las experiencias de los caracoles entrenados.

David Glanzman, profesor de neurobiología en U.C.L.A., quien es autor del artículo, ha estado estudiando el Aplysia californica (una especie de caracol de mar), y su capacidad para hacer recuerdos a largo plazo durante años. Los caracoles son un organismo útil para estudiar cómo se forman los recuerdos porque sus neuronas son grandes y relativamente fáciles de trabajar.

En los experimentos de Glanzman y sus colegas, explicaron que cuando estos caracoles reciben una pequeña descarga eléctrica, retractan brevemente sus sifones con voladizo, que utilizan para expulsar los desechos. Sin embargo, un caracol que ha sido impactado antes, retracta su sifón durante mucho más tiempo que un nuevo recluta de caracol.

Recientemente, los científicos se dieron cuenta de que incluso cuando interferían con las células cerebrales de sus caracoles entrenados de una manera que debería haber eliminado por completo la memoria, quedaba algo de vestigio. Decidieron ver si algo más allá de las conexiones de las células cerebrales entre sí, a saber, si el ácido ribonucleico (ARN o RNA), podía se parte de la memoria.

Abstracto de la publicación: “El ARN de Aplysia entrenado puede inducir un engrama epigenético para la sensibilización a largo plazo en Aplysia no entrenada”. Fuente: Eneuro.

Existen algunos tipos de ARN que, en lugar de transportar mensajes, ayudan a activar y desactivar genes. Se ha demostrado que están involucrados en la memoria a largo plazo en caracoles, ratones y ratas, A través de su capacidad para influir en las etiquetas químicas en el ácido desoxirribonucleico (ADN). Estas etiquetas a su vez influyen en si un gen se activará en un organismo.

Para comprender lo que estaba sucediendo en sus caracoles, los investigadores primero extrajeron todo el ARN de las células cerebrales de los caracoles entrenados, y lo inyectaron en nuevos caracoles. Para su sorpresa, los nuevos caracoles mantuvieron sus sifones envueltos mucho más tiempo después de un choque, casi como si hubieran sido entrenados.

Luego, los investigadores tomaron las células cerebrales de caracoles entrenados y caracoles no entrenados y los cultivaron en el laboratorio. Bañaron las neuronas sin entrenamiento en el ARN de las células entrenadas, luego les dieron un susto y vieron que disparaban de la misma manera que las neuronas entrenadas. El recuerdo de las células entrenadas parecía haber sido transferido a los desentrenados.

Es importante destacar que cuando los investigadores le dieron a los nuevos caracoles un medicamento que evita que las etiquetas químicas se agreguen al ADN, la memoria no se transfirió. Eso está en línea con otros experimentos que han sugerido que bloqueando la formación de tales etiquetas bloquea la formación de memoria a largo plazo en los caracoles y algunos roedores, dijo el doctor Glanzman. Eso sugiere que lo que están viendo está de hecho relacionado con la memoria, y no tiene otra cosa que ver con la afluencia de ARN nuevo.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.