Lula, un expresidente de Brasil tras las rejas y en ocho procesos


Lula, un expresidente de Brasil tras las rejas y en ocho procesos

Lula, un expresidente de Brasil tras las rejas y en ocho procesos


El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, es acusado de ser el líder de una organización criminal, la cual es investigada por la mayor operación de combate a la corrupción de la historia del país suramericano.

 

Brasilia, BR.— La puesta en prisión del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva puede retirar de las elecciones a la personalidad política más fuerte de la nación en las últimas décadas. Incluso implicado en los crímenes investigados por la Operación Lava-Jato, la mayor trama de corrupción de la historia, y enfrentado a ocho casos ante la justicia, Lula es el líder en la búsqueda de intención del voto para las elecciones de octubre de este año. El Ministerio Público Federal acusa al exjefe del Poder Ejecutivo de ser el principal beneficiado y líder de una gigantesca organización criminal que desvió recursos públicos de Petrobras, paraestatal que está entre las mayores empresas del sector petrolero del mundo.

En el proceso que llevó a la justicia a decretar su arresto, Lula es acusado de recibir un apartamento tríplex, en la región de Guarujá, en São Paulo, en forma de propina por parte de la constructora OAS. Esta es una de las que realizaron contratos fraudulentos con Petrobras. Los empresarios involucrados en la red de crímenes pagaban propina a políticos y funcionarios públicos con la finalidad de obtener ventajas en las licitaciones destinadas a la contratación de empresas que firmaron contratos con la estatal.

De acuerdo con la justicia brasileña, Lula es uno de los principales beneficiarios de este sistema criminal. Él usó su influencia para dirigir las contrataciones de la empresa pública. En cambio, recibió diversos beneficios ilegales. El 12 de julio de 2017 fue condenado a nueve años y seis meses de prisión por el juez federal Sérgio Moro, de la 13ª Vara Federal de Curitiba, en el estado de Paraná. Moro y Lula se convirtieron en iconos de la operación. Para los partidarios de Lula, el juez es una autoridad que utiliza la justicia para fines políticos, condena sin pruebas y abusa de la autoridad.

Pero para las autoridades brasileñas y la mayor parte de la población de 207 millones de habitantes, Sérgio Moro se convirtió en un icono de combate a la corrupción. Considerado rígido en sus plumas, el magistrado ganó los focos de los medios y trabó embates verbales con el expresidente en los tribunales. Las acusaciones contra el juez fueron ofuscadas el 24 de enero de este año, cuando los desembargadores João Pedro Gebran Neto, Leandro Paulsen y Victor dos Santos Laus, del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), un tribunal de segunda instancia de Justicia, no solo confirmó la condena del expresidente, sino aumentó la pena aplicada.

PERFIL: Lula: el sueño ha terminado

El TRF-4 determinó que Lula debe cumplir 12 años y un mes de cárcel por haber cometido los crímenes de corrupción y lavado de dinero. La sentencia, de acuerdo con la decisión de la Corte, debe ser cumplida en régimen cerrado. Sin embargo, la ley brasileña prevé una serie de beneficios que pueden reducir el tiempo de encarcelamiento del expresidente. Una de las posibilidades ocurre a causa de la edad avanzada. El político tiene 72 años. El Código Penal Brasileño prevé una serie de atenuantes de pena para detenidos con más de 70 años.

Entre las posibilidades está la reducción de pena o la progresión hacia el régimen semiabierto, lo que podría permitir al expresidente salir de la reclusión para continuar haciendo campaña en octubre de este año. Además del proceso en el que ya fue condenado, Lula se enfrenta a otras dos acciones en la Justicia Federal de Paraná, que también corren en el ámbito de la Lava-Chato.

En una de las acciones, el político es acusado de haber recibido un sitio como pago de propina por haber colaborado con el fraude en los contratos de Petrobras. Otra acusación se refiere a un terreno destinado al Instituto Lula, una organización no gubernamental fundada por él. Las autoridades brasileñas afirman que el lote del instituto fue comprado por las empresas involucradas en corrupción.

Lula aún enfrenta cuatro procesos en la Justicia Federal de la ciudad de Brasilia, capital del país, y una investigación a escala nacional coordinada por la Procuraduría General de la República (PGR). La defensa del expresidente afirma que no cometió ningún crimen, y rebate todas las acusaciones alegando que está siendo víctima de persecución del Poder Judicial.  

TODAS LAS IMPUTACIONES

Tríplex de Guarujá

El expresidente es investigado desde el comienzo de 2016, acusado de haber recibido un apartamento, valorado en 2 millones de reales (casi 600,000 dólares) en forma de propina. En cambio, de acuerdo con los procuradores del ministerio público, él favoreció a la constructora OAS en contratos con Petrobras, dirigiendo las licitaciones.

El procurador de la república, Deltan Dallagnol, afirmó, a finales de 2016, que el petista es el jefe del esquema de corrupción que desvió al menos 40 millones de dólares de la estatal petrolera. “Lula fue el comandante del esquema criminal descubierto por la Lava-Jato. Montamos un rompecabezas con al menos 14 conjuntos de evidencias, que se juntan y apuntan a Lula como pieza central de la Lava-Jato. Él era el gran general y tenía poderes para determinar el funcionamiento y si quisiera autorizar su interrupción”, afirmó.

La Policía Federal implantó con Lula, en São Bernardo do Campo, en São Paulo, un término de adhesión y participación en el condominio en que se encuentra el apartamento que es objeto del proceso. El documento está a nombre de la exprimera dama, Marisa Leticia, esposa de Lula, quien falleció el año pasado. También consagra el nombre de la Cooperativa Habitacional de los Bancos (Bancoop), que comenzó las obras del emprendimiento antes de que se le trasladara a la OAS.

En uno de los documentos, referentes a la participación financiera en la compra de un apartamento, tenía la palabra tríplex, escrita con bolígrafo, y que fue rasurada posteriormente. Los documentos datan del año 2005. La Policía Federal apunta que el apartamento fue reformado al costo de 1  millón 100,000 reales. Lula estuvo presente durante las obras. En una de las ocasiones, de acuerdo con el Ministerio Público, fue fotografiado conversando con el empresario Léo Pinheiro, dueño de OAS. Por estos actos, Lula fue condenado por corrupción y lavado de dinero.

Sitio y Instituto Lula

Las autoridades afirman que la empresa Odebrecht, otra contratista implicada en Lava-Chorro, que sería la principal participante del esquema, habría comprado un terreno para la sede del Instituto Lula. El valor de la compra, de acuerdo con la denuncia, fue de 12 millones 400,000 reales. El dueño de la empresa, Marcelo Odebrecht, que llegó a ser condenado y preso por implicación en el esquema, confesó que fue buscado por representantes de Lula para realizar la compra del terreno.

Marcelo Odebrecht contó, en la justicia, que el dinero para comprar el lote fue debitado de una cuenta de propina, con 300 millones de reales en caja, destinados al expresidente. La empresa también habría comprado otro apartamento para el político, en São Bernardo do Campo, valorado en 500,000 reales. El inmueble fue adquirido por Glaucos da Costamarques, primo del pecuarista José Carlos Bumlai, que es amigo de Lula y ya fue condenado en la Lava Jato. El proceso relacionado con estos inmuebles todavía está en marcha, en la fase de investigación.

La defensa del expresidente afirma que el apartamento citado en el proceso fue alquilado por el cliente. Y que el Instituto Lula funciona desde hace años en el mismo lugar, y no es propietario del terreno que la Justicia dice que sería destinado a la ONG.

Sitio de Atibaia

Esa es una de las acciones más polémicas que involucran al expresidente. En este proceso, es acusado de recibir un sitio, que fue reformado por tres empresas, Schahin, Odebrecht y OAS, involucradas en la Lava-Jato. El caso fue denunciado al juez Sérgio Moro en mayo de 2017. El inmueble, ubicado en la ciudad de Atibaia, en el estado de São Paulo, está registrado con el nombre de Fernando Bittar y Jonas Suassuna, que son amigos del expresidente y socios de Fábio Luís da Silva, conocido como Lulinha, hijo de Lula.

La Policía Federal encontró una nota de compra de los pedales que quedan en el lago del sitio. El documento está a nombre del subteniente Edson Antonio Moura Pinto, que es integrante del Ejército Brasileño y conforma la seguridad del expresidente Lula. En Brasil, todos los que ocuparon el cargo de presidente de la república poseen, de forma vitalicia, un equipo de asesores y seguridades a disposición.

Angola

Lula es acusado por la Fiscalía de la República del Distrito Federal de haber usado su influencia en el Banco Nacional del Desarrollo (BNDES) y otros organismos públicos de Brasilia para favorecer a Odebrecht en contratos de ingeniería con el gobierno de Angola, en África. Para ello, habría recibido 30 millones de reales (casi 9 millones de dólares), transferidos a la empresa de uno de sus sobrinos.

Caza de Saab

Las investigaciones apuntan que el expresidente Lula actuó en negociaciones irregulares del gobierno brasileño para la compra de 36 aviones de caza, modelo Gripen NG, de la empresa sueca Saab. Se le acusó de tráfico de influencias y también de haber influido en la edición de una medida provisional que benefició a montadoras de vehículos con descargas fiscales en 2009, cuando era presidente de Brasil.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.