La mitad de la policía de Tijuana ya es foránea. ¿Funcionará reclutar en otros estados? | Newsweek en español


Cuando era niño y vivía en su natal Sinaloa, Víctor se emocionaba al ver en las calles a los gnrupos operativos de la policía; ansiaba tocarlos. Y aunque como muchos en la infancia jugó a policías y ladrones, lo hizo en un ambiente distinto.

Siendo su estado cuna de uno de los cárteles del narcotráfico más grandes del país en los últimos años, hay un esfuerzo constante por alejar a los niños de los juguetes bélicos.

Pero la vida lo trajo desde su adolescencia a Tijuana, y ahora como policía municipal maneja armas de distintos calibres. Además estuvo en algunos de los sucesos policiacos más impresionantes que ha visto la ciudad.

Entre ellos el motín en la penitenciaría, un tiroteo con secuestradores atrincherados en una vivienda bautizada como “la cúpula”, y un enfrentamiento entre narcotraficantes que terminaría de desbordar la violencia en 2008.

“Para los delincuentes es un trofeo hacerle algo a un policía. Le pegué, lo insulté, lo escupí, lo maté. Está muy complicado. Para recomendarlo digo que es muy difícil” – Víctor, policía.

Tiene 43 años de edad, 15 de ellos como policía, y habló con la condición de no revelar su identidad, así que Víctor es un nombre ficticio.

“Para los delincuentes es un trofeo hacerle algo a un policía. Le pegué, lo insulté, lo escupí, lo maté. Está muy complicado. Para recomendarlo digo que es muy difícil”, platica.

Sentado en el comedor de su casa, en una colonia de clase trabajadora luego de trabajar hasta la madrugada, cuenta el tiempo que no pasa con su familia por los extensos horarios de servicio.

La Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), dice que necesita más policías para reducir esa carga de trabajo, y pagará varios millones de pesos para traerlos hasta de otros estados del país.

Hay tres empresas responsables de difundir una convocatoria, contactar a los interesados y realizar exámenes de personalidad.

La búsqueda lanzada en internet es para civiles, policías, ex policías y ex miembros de la Marina o del Ejército.

Ya hoy la Policía de Tijuana es muy parecida a esta población fronteriza hecha de migrantes, y va más allá. Ni siquiera la mitad de los 2 mil 271 policías que empuñan un arma para protegernos son bajacalifornianos.

Los sinaloenses como Víctor son el grupo más grande de uniformados que nacieron en otros estados y están cuidando Tijuana. Representan un 10% de la fuerza policial.

Aunque Tijuana tiene 2 mil 271 policías, los porcentajes de la gráfica son en relación a los 10 principales estados de origen de los elementos de la SSPM                    (1, 937 policías o el 85.3% del total).

Por otro lado, los poco más de mil elementos bajacalifornianos que combaten la inseguridad en la corporación local equivalen al 44%.

Pero hay quienes tienen reservas en este intento por engrosar las filas policiacas buscando abiertamente en todo el país, como el regidor de oposición José Manuel de Jesús Ortiz Ampudia.

“Es una medida desesperada a toda la problemática que tenemos”, dice en entrevista después de una presentación a ediles sobre los resultados de esa estrategia.

Hasta mediados de marzo las tres compañías contratadas para la preselección de interesados reportaron más de cuatro mil entrevistas.

Poco menos de 150 de ellos cubrieron todos los requisitos y fueron enviados a la academia después de aprobar los exámenes de ley.

Quienes están observando este reclutamiento piden sobre todo mucha atención a los antecedentes y lugares de origen.

Por ahora, sin importar de qué estado vienen, todos tienen que rendir más para cubrir el déficit. La mayoría trabaja 12 horas diarias y algunos patrullan solos porque no alcanzan pareja.

Estas condiciones, dicen investigadores y lo reconoce la misma corporación, terminan siendo extenuantes. No resuelven la inseguridad y estresan a los policías.

El problema no es exclusivo de Tijuana. El Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California dice que el país tiene la mitad de los policías preventivos que requiere.

Para la SSPM, cuatro mil elementos es un número ideal para esta ciudad, considerada una de las más violentas del mundo por su tasa de homicidios. Fueron mil 734 en 2017, el año más violento en sus 128 años de historia.

Marco Antonio Sotomayor Amezcua, secretario de Seguridad Pública en el municipio, justifica la contratación de empresas para atraer y seleccionar aspirantes, porque el endurecimiento de los requisitos a nivel nacional desde 2007 deja fuera a muchos.

Afirma que solo 1 de cada 10 pasa los exámenes de control y confianza. En contraste, el 99% de los que entra a la academia concluye la capacitación de seis meses.

“A veces esos estándares altos no coinciden con la realidad social de una comunidad. Ejemplos, temas menores como estatura, obesidad y tatuajes visibles. Pero también busca eliminar a aspirantes con vínculos con personas involucradas en delitos”, menciona Sotomayor Amezcua.

El número de rechazados llegó a ser tan alto, que en 2015 la Academia de Seguridad Pública del Estado (ASPE), redujo la estatura mínima obligatoria de 1.65 a 1.60 metros para hombres, y de 1.60 a 1.55 metros para mujeres.

Newsweek en Español Baja California pidió al gobierno municipal, vía transparencia, la copia del contrato otorgado para conseguir nuevos policías.

“No se encontró ningún contrato realizado con la empresa en mención”, respondió Oficialía Mayor, a quien la Unidad de Transparencia, que ahora depende de la Presidencia Municipal, envió la solicitud de información.

Se sabe que el acuerdo es pagar 10 millones de pesos por 250 nuevos policías, o por los que terminen la academia en julio. Es decir que cada nuevo policía costará 40 mil pesos.

Pero en una frontera codiciada por los narcotraficantes, hay un interés justificado por saber en manos de quién estará la seguridad de los ciudadanos.

Esto es porque tras una tranquilidad dolorosamente ganada en las calles, ahora tres cárteles del narcotráfico divididos en dos facciones se están asesinando por controlar la venta de droga.

El regidor Ortiz Ampudia, que como médico vivió los años cruentos del combate al crimen organizado a finales de la década pasada en Tijuana, dice que la convocatoria para policías no restringe estados con fuerte presencia del crimen organizado.

Esa es una preocupación también para la delegada estatal de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México (Concaam), Adolfina Escobar López, que pide vigilar estrictamente no solo a los foráneos, sino también a los locales.

“A veces esos estándares altos no coinciden con la realidad social de una comunidad… Pero también busca eliminar a aspirantes con vínculos con personas involucradas en delitos”, – Marco Antonio Sotomayor Amezcua, secretario de Seguridad Pública en Tijuana.

“Es algo que sabemos, que una parte de la policía está corrompida, y que inclusive parte de la delincuencia llega a incorporarse a las academias. Creo que se debe tener mucho cuidado en esa parte”, menciona.

La SSPM sostiene que al solicitar los mismos requisitos de ingreso en todos los cuerpos policiacos del país hay menor riesgo de esas infiltraciones.

“Ingresar a un policía en este momento, que no cumpla con los requisitos de ingreso que establece la legislación, no nada más es una infracción administrativa. Es un delito que comete el titular de la corporación”, dice el secretario Marco Antonio Sotomayor.

Víctor afirma que no importa el estado de origen de los nuevos policías mientras sean un verdadero apoyo, aunque también tiene sus preocupaciones.

Víctor nació en Sinaloa y desde niño quería ser policía. Se sumó a la corporación tijuanense desde hace 15 años. Foto: Newsweek en Español Baja California

Una es que personas de otros estados ocupen cargos de mando operativo, algo que ha pasado y no siempre cae bien en la tropa cuando hay que diseñar estrategias para trabajar.

Aquí la variedad de personas para atender, la constante vigilancia ciudadana, la presencia del crimen organizado, e incluso la geografía de laderas con sus calles sin nomenclatura, serán una novedad para cualquier recién llegado.

“Para que ocupe el puesto, que primero se ponga la camisa del estado, que sepa cómo está el asunto”, asienta Victor.

También considera que un policía que fue militar “no sirve” para patrullar porque no tiene tacto para tratar ciudadanos, y siendo el turismo una importante fuente de ingresos de la ciudad, esto es más delicado.

No piensa lo mismo del sinaloense y militar en retiro Julián Leyzaola Pérez, que fue primero director y después secretario de Seguridad Pública durante el XIX Ayuntamiento (2007-2010), del alcalde Jorge Ramos.

Describe a Leyzaola Pérez como alguien tan profesional “que se extralimitaba mucho en el trabajo”, aunque gustoso trabajaría con él otra vez.

Cuenta que fue bajo su mando cuando muchos abandonaron la Policía porque tenían antecedentes negativos o prefirieron salir antes que ser sorprendidos. También reconoce que la corporación cometió excesos en esos años, como entrar al motín en la penitenciaría cuando era jurisdicción estatal.

“Mucha gente que está fuera, o renunció porque estaba peligroso, andan de taxistas, Uber, y ya quieren regresar”, asegura.

El teniente coronel ha dicho que recibió dos mil 600 policías y el actual secretario, que salieron 500 en los últimos 10 años.

Lorena Pérez, investigadora de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), hizo un estudio en 2006 y otro en 2016 para conocer quién se quedó en la Policía después de aquella sacudida. Midió aspectos como el compromiso con la profesión y la corrupción que perciben.

“La edad va eventualmente a llevar a problemas de salud, y una serie de situaciones en la fuerza policial actual con unos policías que tal vez pueden hacer menos que lo que hacían hace 10 años en términos físicos. Corretear gente y eso, va a estar más complicado”, – Lorena Pérez, investigadora de El Colef.

El porcentaje de compromiso no varió significativamente y aunque ven más peligros en su trabajo, dicen estar más cómodos. Les gusta lo que hacen y convivir con sus compañeros.

Durante una presentación del estudio en febrero de este año, la investigadora también consideró que las jornadas laborales que hoy cubren son “turnos inhumanos”

Estos, junto a una especie de mutis autoimpuesto por los uniformados que llama “la cultura del silencio”, son las principales causas de estrés.

“Al final tiene que ser estresante el no poder decir qué es lo que está pasando dentro de la corporación”, comenta.

A lo mejor por eso se ríe de su optimismo cuando cree que se quedaron los comprometidos con la profesión. Igual celebra que aumentó el nivel de escolaridad entre los policías desde que es obligatorio tener preparatoria para ingresar.

Pero también tiene advertencias y la más seria es la edad promedio de la policía. Es de 41 años para los hombres y 37 años para las 333 mujeres de la corporación.

“Eso va eventualmente a llevar a problemas de salud, y una serie de situaciones en la fuerza policial actual con unos policías que tal vez pueden hacer menos que lo que hacían hace 10 años en términos físicos. Corretear gente y eso, va a estar más complicado”, dice la investigadora.

Muchos no cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así que no pueden jubilarse. La investigadora Lorena Pérez encontró que al no poder retirarse, un pequeño grupo sigue recibiendo un salario “por humanidad”.

La primera fuerza policiaca de la ciudad es bajacaliforniana; en segundo lugar están los nacidos en Sinaloa. Foto: Newsweek en Español Baja California

El secretario Sotomayor Amezcua dice que los nuevos elementos tendrán seguridad social, “en lo que se puede resolver el tema de las prestaciones a los policías que ya tenemos activos”.

Así que ahora el endurecimiento de los requisitos y la depuración nos tienen en este punto donde la policía tiene la nada sencilla oportunidad de rehacerse.

Puede que allí logré también recuperar algo de la confianza ciudadana, porque los estudios no son favorables.

El Centro Metropolitano de Información Económica y Empresarial (CEMDI), integrado por organismos empresarios de Baja California, reportó en un estudio del 2017 que el 70% de los tijuanenses no confía en sus policías.

Lee: Contratarán policías para Tijuana vía empresas privadas

“A veces desafortunadamente hay malos elementos que propician que esta desconfianza continúe”, dice Sotomayor Amezcua.

La necesidad de rehacerse es tan sentida, que la SSPM está echando mano hasta de los ciudadanos para sustituir policías de algunas labores.

Este año espera tener 80 hombres y mujeres, 50 ya están en las calles, dirigiendo el tránsito.

Otros 50 agentes serán suplidos en el Centro de Control y Mando (C2), donde atienden llamadas de emergencia.

La Secretaría también volteó a la llamada policía comercial. Están presentando exámenes en el C3 y los seleccionados recibirán un curso para ser policías activos.

El secretario de seguridad dice que esta estrategia ha sido la más productiva. Ya hay 68 elementos preparándose.

Los policías comerciales solo vigilan espacios públicos y privados, o cuidan a particulares cuando son contratados a través del Ayuntamiento. Ganan menos que un elemento activo aunque pueden trabajar hasta 18 horas diarias.

Comerciales y activos comparten el riesgo y la necesidad de comprar parte del equipo cuando el que reciben está incompleto o es de baja calidad.

En el reportaje “Protegidos con balas de contrabando”, (edición #17, publicada en junio del 2017), Newsweek en Español Baja California contó cómo los policías cruzan balas ilegalmente desde Estados Unidos para revenderlas entre sus compañeros.

Algo similar pasó con Alberto (también pidió ser identificado con otro nombre), quien compró lámpara, esposas y hasta la placa. Llegó a Tijuana hace cinco años de Tepic, Nayarit, buscando trabajo.

Desde hace cuatro años viste el uniforme. Primero fue parte de la Policía Auxiliar que pedía monedas de casa en casa, pero cambió a comercial con la fusión de ambas en 2014.

Ha visto cómo algunos compañeros dejan la placa porque pasan los años y no son incorporados a la policía activa. No hace mucho presentó los exámenes de control y confianza pero no sabe si aprobó.

“Sí me quedaría, y no. Sí porque el sueldo es más elevado, pero el riesgo es más porque vas a andar en la calle”, dice Alberto que hoy resguarda oficinas de gobierno.

Como policía comercial gana 5 mil 500 pesos mensuales si cumple solo sus ocho horas diarias.

Ese parece ser el mayor atractivo que ofrece la policía activa de Tijuana. Un salario inicial de alrededor de 16 mil pesos mensuales.

El Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública (Sensp), dice que hasta el 2016 el salario promedio más bajo en municipios con subsidio federal como en Tijuana, fue de 9 mil 236 pesos mensuales.

El mismo Víctor cuenta que en algún momento regresó a Sinaloa y quiso unirse a la policía, pero allá ganaría 40% menos que aquí.

Ya no lo atrajeron ni los uniformes, ni el armamento, ni los grupos de patrullas como en su niñez. Ahora se sorprende al ver que no tiene un plan para su retiro.

Y aunque Alberto y Víctor no comparten el estado de origen, sí tienen una misma raíz de familiares policías. Quizá por eso aunque piensen que podrían renunciar al trabajo que les gusta, solo se miran cuidando las calles de Tijuana con un arma.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.