¿Por qué Lula no irá a la cárcel aunque un tribunal ratificó su condena?


¿Por qué Lula no irá a la cárcel aunque un tribunal ratificó su condena?

Lula cárcel tribunal condena


La libertad y las aspiraciones políticas del expresidente brasileño Lula se encuentran en incertidumbre luego de que un tribunal de apelación denegó los recursos presentados contra la condena de más de 12 años de cárcel.

Si bien la jurisprudencia de Brasil autoriza encarcelar a los acusados que hayan agotado las apelaciones en la segunda instancia, como es el caso de Luiz Inácio Lula da Silva, continúa en libertad pues el Supremo Tribunal Federal (STF) le garantizó que no sería detenido al menos hasta el 4 de abril, cuando reanude la discusión de un “habeas corpus”, informó la AFP.

Esto, detalla la agencia, podría permitirle mantener su libertad hasta que finalicen otras instancias judiciales superiores, un camino que puede llevar años y que empieza con el Supremo Tribunal de Justicia (STJ, tercera instancia) y puede llevarlo de vuelta ante el propio STF.

LEE TAMBIÉN: Descubren a más 500 brasileños sometidos a esclavitud en propiedades de secta religiosa

Sin embargo, el fallo de este lunes adoptado por unanimidad de los tres magistrados del Tribunal Regional Federal nº4 (TRF4), con sede en Porto Alegre descalifica en principio sus aspiraciones de presentarse a las elecciones de octubre, para las cuales es favorito, aunque la última palabra al respecto la tendrá la justicia electoral, que analizará las candidaturas en agosto.

Lula fue condenado el año pasado a 9 años y medio de cárcel por el juez de primera instancia Sergio Moro, como beneficiario de un apartamento de lujo de la constructora OAS, a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras. Esa sentencia fue confirmada en enero y la pena elevada a 12 años y un mes de cárcel por el TRF4.

El caso se enmarca en el escándalo de sobornos a políticos revelado por la Operación Lava Jato, la mayor investigación de corrupción en Brasil, que implicó a políticos de casi todos los partidos, arrastró a grandes constructoras como Odebrecht y se extendió por una docena de países entre América Latina, Estados Unidos, Europa y África.

El líder de izquierda se halla actualmente en una gira proselitista por el sur del país, marcada por incidentes provocados por sus adversarios que atacaron a pedradas a los autobuses de la comitiva y arrojaron huevos contra los oradores en los actos.

Con información de AFP

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.