"Marcha por nuestras vidas": una nueva generación de activistas estudiantiles se levanta en EE. UU.


“Marcha por nuestras vidas”: una nueva generación de activistas estudiantiles se levanta en EE. UU.

activistas-estudiantiles-marcha-estados-unidos


Una impresionante multitud de jóvenes y activistas estudiantiles ocupan las calles en centenas de ciudades de Estados Unidos este sábado para una movilización nacional contra las armas de fuego.

Cuando los sobrevivientes de la masacre de Parkland, Florida, comenzaron a canalizar su dolor en un movimiento para el cambio, Sean Jenkins, de 18 años, un estudiante de secundaria de Pensilvania sabía que este tiroteo sería diferente.

El estudiante de último año de Pennridge High School  y sus compañeros son parte de una nueva generación de activistas estudiantiles que hacen oír sus voces en la lucha por el control de armas. El sábado, miles de adolescentes de todos los Estados Unidos -incluidos los niños de Pennridge- acudirán a Washington, DC, para la Marcha por nuestras vidas, dirigida por los sobrevivientes del tiroteo de Parkland y pidiendo el fin de la violencia armada.

Ver a los estudiantes en Florida mover la aguja de control de armas fue inspirador, dijo Jenkins a Newsweek. “Aunque solo somos estudiantes y la mayoría de nosotros ni siquiera podemos votar, los niños de Parkland nos mostraron a nosotros y a miles en todo el país que podemos marcar la diferencia si luchamos por ello”.

‘Somos una fuerza a tener en cuenta’

Jenkins y sus amigos se volvieron virales cuando él y más de 200 de sus compañeros de clase recibieron castigos por participar en la huelga nacional de estudiantes del 14 de marzo.

En una muestra de solidaridad con sus compañeros en Parkland, los estudiantes de Pennridge se han convertido en participantes activos del debate nacional sobre el control de armas, la Segunda Enmienda y los roles que los jóvenes pueden jugar en política, y han comenzado a usar el hashtag #Pennridge225 para ayudar a difundir su mensaje de violencia contra las armas de fuego.

“Desde entonces he hecho todo lo que estaba en mis manos para ayudar a las víctimas de Parkland y asegurarme que los tiroteos en las escuelas pasen a ser cosa del pasado y de que nuestra nación no se vuelva insensible a una tragedia horrible”, dijo.

El estudiante Vinny Polignano, de 18 años, dijo que no le sorprendió el tiroteo en Parkland. “No estaba tan … incrédulo como lo había estado por los tiroteos masivos del pasado”, dijo a Newsweek. “No me dejó sin aliento ni provocó una respuesta física. Se ha convertido en un lugar común, inquietante “.

Polignano dijo en entrevista que era importante participar en la huelga nacional “porque no somos los adolescentes apáticos, ensimismados y pegados a nuestros teléfonos que muchos adultos nos hacen ver”.

Anna Sophie Tinneny, de 17 años, fue una de 225 estudiantes detenidas en Pennridge High School en Pensilvania por participar en la marcha nacional de los estudiantes el 14 de marzo. Foto: cortesía de Anna Sophie Tinneny

Agregó: “Esperaba mostrarle a las personas en puestos de poder, así como a mis compañeros de clase, que somos una fuerza a tener en cuenta. Nuestros pensamientos importan, nuestros votos importan, y lo más importante, también lo hacen nuestras vidas “.

Mientras los estudiantes se preparaban para acudir a la marcha de este sábado surgieron noticias sobre otro tiroteo en una escuela.

El martes, dos estudiantes recibieron disparos en Great Mills High School en Lexington Hills, Maryland. El atacante es un estudiante identificado como Austin Wyatt Rollins, de 17 años, y fue asesinado después de intercambiar disparos con guardias de la institución.

“No podía creer lo que veía mientras leía las noticias. Estaba rezando porque fuera una falsa alarma, o incluso un disparo accidental sin lesiones. Escuchar que fue un ataque intencional fue desgarrador “, dijo a Newsweek Anna Sophie Tinneny, estudiante de 17 años en Pennridge.

“Pero me siento más motivada que nunca para hacer de los tiroteos masivos una cosa del pasado, para Great Mills, para Parkland, para Las Vegas y para todos”.

Los estudiantes de Pennridge estarán entre los cientos de miles de jóvenes que llenarán las calles de Washington este sábado para exigir un cambio.

La alcaldesa Muriel E. Bowser dijo a periodistas que la ciudad está preparada para albergar a unas 500,000 personas estimadas para la marcha contra la violencia armada.

Sin embargo, los jóvenes ya miran más lejos. Jenkins dijo en entrevista que los administradores del hashtag #Pennridge225 fueron elegidos como embajadores de Eighteen X ’18, una campaña fundada por la actriz Yara Shahidi para alentar a las generaciones más jóvenes a participar y votar.

Los padres apoyan

“Creo que ya es hora”, dijo la madre de  Anna Sophie Tinneny Tinneny, Heather McCarron a Newsweek sobre el aumento del activismo político entre los adolescentes estadounidenses.

“Estos tiroteos escolares han estado ocurriendo durante mucho tiempo. Ya sabes, 18 … 20 años. Y si alguien no hace algo, continuarán”.

McCarron y su esposo dijeron que llevarán a los estudiantes de Pennridge a DC para la marcha. “Creo que los estudiantes de Parkland abrieron las compuertas”, dijo, y agregó que los sobrevivientes inspiraron a otros estudiantes a intensificar el movimiento.

Emma González, David Hogg y Cameron Kasky, sobrevivientes de los tiroteos masivos de febrero en la secundaria Marjory Stoneman Douglas. Foto: REUTERS / Brian Snyder

Los estudiantes que participan en la marcha también han recibido el apoyo de políticos, incluido el expresidente Barack Obama, y ​​sobrevivientes de otros tiroteos masivos.

Emma McMahon tenía 17 años cuando sobrevivió al tiroteo en Arizona que casi mata a la Representante Gabrielle Giffords y es parte de un grupo de supervivientes de disparos masivos que marcharán el sábado como parte de Everytown for Gun Safety.

McMahon dijo a Newsweek que la forma en que los estudiantes de Parkland reaccionaron luego de la tragedia es lo que da esperanza a las generaciones futuras.

“Conozco el dolor de tener un lugar seguro lejos de ti”, dijo. “Rompe tu sensación de seguridad y de repente todo se siente como una amenaza. Estos jóvenes activistas tomaron ese miedo y ese trauma y han transformado esa energía en acción “.

‘No nos vamos’

La marcha del sábado no es un final para los estudiantes que luchan por la legislación sobre armas y el fin de la violencia armada. Los cuatro estudiantes entrevistados parecen decididos a continuar su trabajo mucho después de la marcha en DC.

Tinneny le dijo a Newsweek que su grupo ha dedicado tiempo a analizar la legislación actual sobre armas de fuego y a determinar qué es lo que quieren cambiar y cómo lograr que ese cambio suceda. “Estamos preparados para seguir protestando, hablar o reunirnos con políticos para garantizar que la epidemia de violencia armada finalice aquí”, dijo.

“Hemos estado contactando a los legisladores con la esperanza de reunirnos y discutir la reforma de armas”, continuó.

“Esperamos que la marcha muestre a los legisladores que exigimos una reforma del control de armas, que no hemos olvidado, y que no vamos a irnos”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.