Denuncian fraude de Siglo 21 como hospital COVID en Yucatán | Newsweek México


Denuncian fraude de Siglo 21 como hospital COVID en Yucatán



Eduardo Aquiles Toledo Pérez, ha sido muy allegado a mí desde que era niño. Desde que estudiaba la primaria en la Escuela Modelo, entre Eduardo y yo nació una empatía que dura hasta estos días. Siendo un adolescente, era un buen futbolista, y militó en equipos que yo dirigí. Escuela Modelo, en las categorías Juvenil “A” y Juvenil “B”, en la naciente Liga “Juan N. Cuevas”, de manera que, nuestra relación se hizo más estrecha.

Años después, trabajó conmigo en el INAIP, y formó parte de mis directivas del Club Escuela Modelo. Desde hace mucho, y hasta la actualidad, siempre está muy pendiente de mí.

Llega muchos días a mi oficina, con un paquetito de puyules de chicharra y unas tortillas, para hacer unos tacos de mediodía.

Muchísimas noches, va por mí, a mi casa, y nos vamos al Impala, a tomar café y sostener largas pláticas, para componer el mundo.

En algunas ocasiones se nos unen Sergio Paredes (El Comander, cómo él le dice) Huacho Pino, Arturo Escalante o Carlos de la Barrera.

De manera que, como se puede colegir, mi relación con él es muy estrecha. ¡Por eso, hoy mi alma llora profundamente que, por este obligado encierro (mis condiciones de salud me hacen muy vulnerable) no pueda, como debería ser, correr a su lado para apoyarlo! ¡Como él seguramente estaría haciendo si yo fuera el que estuviera en peligro!

Y ESTO, ME DUELE PROFUNDAMENTE

Eduardo, hoy está en un difícil trance, está luchando por su vida, es una víctima más de la pandemia que está asolando este mundo, en estos momentos.

Y lo está haciendo con el concurso y apoyo de su FAMILIA MODELISTA. Rodrigo Paredes, que es su sobrino del alma, le llevo el Oxímetro; Mauricio Moguel, no dudó un solo momento para, en la madrugada, lazarse de Can Cun, con un tanque de oxígeno para él.

A su lado, están, Verónica Bernés, su compañera en la vida, y su hermana Valentina. Toda la gran familia modelista, está con él, lo está animando y apoyando, cada uno como puede.

Sus hermanos, Emmanuel Cirerol y Jorge Parra, no descansan en chat’s y redes en busca de ayuda. Sergio Paredes, no ha parado de hacer llamadas y diligencias para buscar apoyo médico.

Otros modelistas se han comunicado ofreciendo apoyo, tanto en lo económico, como en especie.

Alrededor de Eduardo, se está tejiendo un poema de amor y de hermandad. ¡Así somos los modelistas!!!!!

EL LADO OBSCURO
Por otro lado, esta historia tiene una faceta muy obscura. Las autoridades de nuestro estado, están mintiendo a la comunidad, están dando números falsos, están sirviendo intereses de gente que no tiene conciencia, y busca satisfacer su frivolidad, poniendo por encima de la salud pública, actividades innecesarias que, además, ponen en peligro a otras personas.

LA MENTIRA
En el informe del día 2 de julio, se señaló en forma precisa, que en el Hospital Regional de Alta Especialidad se disponía de veinte seis camas para la atención de población víctima del COVID y, al ponerse grave Eduardo, desde luego este centro hospitalario fue tomado como la primera opción.

Cuál no sería la sorpresa de que el hospital no contaba con una sola cama libre para el ingreso de nadie. ¿Y lo anunciado oficialmente al público por las autoridades? ¡Resultó una mentira!

Rápidamente se buscó una segunda opción, y esta fue otra también anunciada con bombo y platillo, el Siglo XXI. ¿Cuál no sería la sorpresa?

ELEFANTE BLANCO
El recinto está lleno de camas, camas blancas, camas limpias, impolutas; pero no hay una sola persona para atender a nadie.

Resulta que, Siglo XXI fue una excelente escenografía para fotos publicitarias… ¡Y nada más! ¡No está al servicio de la salud de la población de Yucatán!

Eduardo, pasó horas de terrible agonía, en una silla (no hubo para él ni siquiera una camilla) en la sección de Urgencias del Hospital Regional de Alta Especialidad, el aire le faltaba, su oxigenación bajaba por momentos a menos del 85%, el peligro de muerte era serio y real.

El personal del hospital, que está llevando una lucha sobre humana, por humanidad, le aplicó un poco de oxígeno, pero no pudieron hacer nada más por él, su capacidad está totalmente rebasada.

Y ahí está Eduardo, luchando por su vida en casa de Verónica, con su hermana Valentina a su lado, con los elementos que sus hermanos modelistas han puesto a su alcance.

Sin haber recibido atención médica del sector salud de Yucatán.

LA ESTUPIDEZ
Pero nuestro gobierno ya autorizó la apertura de las marinas, para que la gente bonita pueda pasear en la costa en sus lanchas y yates.

Ya muchos restaurantes de lujo han reabierto sus puertas. Pero cada día, el número de muertes va subiendo, los contagios están a la orden del día. ¿En qué mundo nos está tocando vivir?
Mérida, Yuc., a 7 de julio de 2020.

Cortesía: Ariel Avilés Marín / Agencia DHM/NEWS.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.