Quibi, el intento de Hollywood de vender entretenimiento en trozos pequeños | Newsweek México


Quibi, el intento de Hollywood de vender entretenimiento en trozos pequeños



Desde hace tiempo, Hollywood ha intentado incorporarse, sin éxito, al mercado del entretenimiento en formato breve. Quibi es, hasta ahora, su intento más ambicioso.

El 2 de febrero pasado, durante la inesperada victoria de los Jefes de Kansas City sobre los 49ers de San Francisco en el Súper Tazón LIV, en un comercial de televisión se presentó un asalto bancario que salió mal porque el conductor del vehículo donde los ladrones se darían a la fuga estaba obsesionado con un video de Quibi en su teléfono inteligente. Casi se podía oír a los espectadores en las salas y bares deportivos de todo el país preguntándose al unísono: “¿Qué demonios es Quibi?”.

Quibi (que se pronuncia “Kuib-y”) es una plataforma de video de 4.99 dólares al mes que se pondrá en marcha el próximo 6 de abril y que presentará decenas de programas en los que aparecen estrellas de Hollywood, además de incorporar los valores de producción hollywoodenses, y que duran entre cuatro y diez minutos. El nombre es una abreviación de “quick bites” (pequeños pedazos). El proyecto fue concebido por Jeffrey Katzenberg, el magnate del entretenimiento, famoso por ser el cofundador del estudio cinematográfico DreamWorks SKG junto con Steven Spielberg y David Geffen. La directora ejecutiva de Quibi es la exdirectora ejecutiva de eBay Meg Whitman. La empresa ha recaudado 1,000 millones de dólares en inversiones de grandes empresas de medios de comunicación como Disney, WarnerMedia, ViacomCBS, Sony Pictures y la empresa china Alibaba.

La idea no es nueva. En el año 2000, DreamWorks se asoció con Imagine Entertainment, del director Ron Howard, para crear Pop.com, una plataforma para poner en línea elementos de entretenimiento en formatos cortos y elaborados profesionalmente. La empresa recaudó más de 50 millones de dólares de inversionistas, pero quebró antes de su lanzamiento. Spielberg y Howard incluso utilizaron el término “quick bites” (pequeños pedazos) para describir los programas que transmitirían. En 2015, Verizon intentó su propia plataforma en línea de entretenimiento dirigida a los millennials y llamada go90, pero el esfuerzo fracasó en medio de quejas por su experiencia de usuario y su programación.

Por supuesto, dos décadas después, las conexiones de internet son mucho más rápidas, los teléfonos inteligentes están por todas partes y YouTube ha demostrado que los pequeños trozos de entretenimiento pueden ser muy populares y rentables. “Muchas cosas han cambiado desde go90 y Pop.com”, afirma Steve Birenberg, de Northlake Capital Management. “Existe una clara demanda de entretenimiento en streaming, y hoy en día es simplemente una forma de entretenimiento normal y casi tradicional”.

Durante una presentación en la Feria de Electrónica de Consumo, realizada en enero pasado, Katzenberg presentó Quibi como “una revolución del entretenimiento”. Katzenberg dijo a los asistentes de la feria que los consumidores de entre 18 y 44 años de edad ahora ven diariamente 80 minutos de contenido mientras se trasladan de un lado a otro, en comparación con seis minutos diarios en 2012. “Empezamos a preguntarnos qué pasaría si pudiéramos contar historias dignas de una película con el poder de esta nueva tecnología”, añadió.

Los largometrajes, exhibidos en capítulos de 10 minutos de duración, son parte de la ecuación, al igual que las comedias de situación, reality shows, programas de juegos y noticias. Quibi aprovecha el poder estelar de nombres muy conocidos en el medio del entretenimiento para atraer y mantener a un gran público. Entre los artistas de primera línea que trabajan en los programas de Quibi están, entre otros, Liam Hemsworth, Reese Witherspoon, el director Guillermo del Toro y el artista de hip-hop Usher, que es productor ejecutivo de un reality show de baile. Parte del contenido más inusual comprende programas como Gone Mental with Lior, en el que un mentalista lee las mentes de invitados famosos, y Murder House Flip, que ha sido descrito como “una mezcla de CSI y HGTV”, en el que aparecen expertos forenses, sanadores espirituales y diseñadores de interiores que renuevan casas donde ocurrieron eventos trágicos. También existe algo llamado Gayme Show!, en el que las concursantes compiten por el título de “reina de los heteros”.

También lee: Netflix, Amazon Prime Video, HBO Go, ¿qué plataforma es la mejor y cuál te conviene?

“El contenido luce bastante sorprendente”, afirma el analista Richard Greenfield, de LightShed Partners, que calcula que la plataforma tendrá 8 millones de suscriptores para fines de este año.

Quibi también ha atraído una lista de empresas gigantes que se han comprometido a comprar comerciales en la plataforma, como Walmart, Taco Bell, PepsiCo, P&G y General Mills. “Esperamos que el gasto de mercadotecnia de Quibi y sus asociados sea bastante grande”, dice Greenfield. Para los espectadores que estén dispuestos a pagar más para evitar los comerciales, la versión de Quibi sin anuncios costará 7.99 dólares al mes.

El largamente programado lanzamiento de Quibi el mes próximo ocurrirá durante una emergencia nacional provocada por el coronavirus que, en este momento, ha hecho que los estudios principales suspendan producciones en masa; incluso la recién lanzada Apple TV+ suspendió todas sus series activas, y es probable que legiones de fanáticos de Stranger Things, de Netflix, tengan que esperar un poco más de lo planeado para hacer un maratón de la cuarta temporada completa. Algunos analistas se muestran optimistas con respecto a la oportunidad de Quibi para ofrecer contenido fresco mientras los consumidores se recluyen en casa con pocas cosas nuevas que ver.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.