La otra cara del COVID-19 al sur de México | Newsweek México


La otra cara del COVID-19 al sur de México



Un cerco de más de 600 kilómetros resguardado por personal del ejército de Guatemala apareció en punto de las 00:00 horas del 17 de marzo pasado. El país centroamericano fue el primero en tomar la decisión de cerrar su frontera con México. Como un plan preventivo para enfrentar la pandemia del COVID-19.

Con esa medida, Guatemala, uno de los países más desiguales del mundo, intentaba evitar el ingreso de personas de por lo menos 13 nacionalidades. Aunque se anunció que solamente serían 15 días, hasta la fecha parte del territorio se mantiene resguardado.

De acuerdo con la ONU, en Guatemala, lugar de paso y regreso para millones de migrantes, se tomaron medidas antes de que se presentara el primer caso positivo de coronavirus, y actualmente apenas comienza a escalar la curva de contagios.

El gobierno guatemalteco también determinó permitir el ingreso exclusivamente a connacionales y cuerpo diplomático, quienes tendrían que someterse de inmediato y de forma obligatoria a una cuarentena. Pero quedaron puntos ciegos que facilitan el paso de migrantes, lejanos a cualquier medida sanitaria.

Lee más: México llega a los 3,181 contagios; Salud estima que más de 26,000 personas podrían tener COVID-19

Al 8 de abril, Guatemala registró tres muertes por el nuevo coronavirus y 87 contagios, mientras que 52 personas permanecían en centros de salud del país. Igualmente, unas 11,500 personas se encontraban en cuarentena domiciliaria como medida de prevención. El país también presentó su primer caso comunitario de coronavirus, en el municipio de Patzún, Chimaltenango. Por lo que se impuso un cordón sanitario para evitar la propagación de la enfermedad a otras comunidades.

Oficiales arrestan a un conductor en Amatitlán, Guatemala, por desobedecer un toque de queda parcial ordenado para contener la pandemia. Foto: Johan Ordonez/AFP

GUATEMALA CONSTRUYE CINCO HOSPITALES

El gobierno ha tomado medidas drásticas y ha determinado restringir la movilidad con la finalidad de disminuir la propagación de la enfermedad. Por lo que los guatemaltecos no pueden salir de su Departamento desde el 5 de abril y hasta el 12 de este mismo mes a medianoche. Excepto aquellas personas que puedan comprobar que les es necesario y urgente salir de sus zonas de residencia.

El presidente Alejandro Giammattei dijo que está prohibida la circulación del tránsito con fines recreativos, sociales o familiares vía terrestre, aérea y marítima. “Tendremos una Semana Santa sin playa”, declaró.

Sobre las medidas tomadas, el embajador de la Unión Europea (UE) en Guatemala, Steffano Gatto, dijo que ese país ha tomado medidas radicales para enfrentar el Covid-19 y, de momento, lo ha conseguido.

“Pareciera que Guatemala estuviera ganando la batalla de aplanar la curva de contagios de la que tanto se habla diariamente. Pero es muy rápido para cantar victoria”, dijo el líder de la Organización Panamericana de la Salud en el país, el doctor Óscar Barreneche.

Entérate: Así funciona el Modelo Centinela, que calcula más de 26 mil casos de COVID-19 en México

El gobierno de ese país ya ha iniciado la construcción de cinco hospitales temporales, exclusivos para atender la enfermedad del nuevo coronavirus y ya se han completado dos. La ONU ha informado que este país ha tomado en consideración medidas de apoyo económico para las familias más vulnerables. En especial para quienes se dedican al comercio informal, que son aproximadamente el 75 por ciento de la población.

Según el experto de la agencia de la ONU en Guatemala, hay dos fenómenos particulares. El primero tiene que ver con los migrantes que intentan regresar a su país de origen, pero que vienen de las fronteras terrestres con México. Muchos de ellos lo hacen por cruces informales.

Se ha explicado que, aun cuando se está otorgando información, se necesita un mayor apoyo en el diagnóstico de referencia.

El segundo fenómeno tiene que ver con los aviones de deportados que llegan desde Estados Unidos. “Estamos hablando de uno a dos vuelos diarios. Cada uno con alrededor de 80 personas. Hay casos donde los detuvieron en las calles de ese país, con pocos días de anterioridad antes de ser enviados, y esto representa un riesgo cuando sabemos que allá existe un altísimo aumento de casos.

“Y sí existen casos entre los deportados de Estados Unidos que han llegado a Guatemala y ya han presentado síntomas de la enfermedad”, explica. A esto se suma la falta de agua. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan miles de familias guatemaltecas, quienes no pueden seguir la medida básica de lavarse las manos con frecuencia. 

MÉXICO CIERRA LAS PLAYAS DE SU FRONTERA SUR

En Belice, los habitantes que demuestren que les es necesario salir del país tienen que mantener un aislamiento de 14 días. Foto: Pedro Pardo/AFP

En el caso de la frontera sur de México, la población ha acusado al gobierno de no mantener el cierre total. Hasta finales de marzo, solamente se habían instalado filtros en ciertos puntos de paso constante, descuidando otros puntos ciegos, entre el río Suchiate y Talismán, zonas colindantes con Guatemala.

Lo que provoca que, aunque el flujo migratorio se encuentra históricamente en su más bajo nivel por el temor a contraer COVID-19, muchas personas indocumentadas escapen a la revisión sanitaria.

Con 28 casos de contagio en el estado de Chiapas y un deceso por COVID-19, la Comisión Internacional de los Derechos Humanos (CIDH) ha exigido al gobierno estatal y federal que se suspendan de manera urgente las operaciones de los aeropuertos y terminales de autobuses. En cuanto a los balseros del río Suchiate, que transportan migrantes y turistas de lado a lado, por primera vez en 30 años, este 7 de abril acordaron detener labores.

Te puede interesar: Cómo el gas que dio origen al Viagra puede ayudar a tratar pacientes con coronavirus

El acuerdo histórico se logró luego de coincidir que será en beneficio de la población de México y Guatemala. Las autoridades municipales y transportistas de los distintos pasos del río Suchiate anunciaron que se desconoce cuándo volverán a reanudar actividades. “El objetivo es prevenir el ingreso del coronavirus a nuestro municipio”.

La Policía Municipal y Tránsito es la que vigila que nadie ingrese en México o a Guatemala por el río. Quienes lo intentan son puestos a disposición del Centro de Salud para una revisión y se investigue cuál es su origen y destino.

Las playas, uno de los giros comerciales más importantes de la frontera sur, también han sido cerradas con el propósito de prevenir contagios. En las entradas del Malecón de Puerto Madero, San Benito, La Escollera, Playa Linda y Barra de Cahoacán se leen anuncios donde se pide a la población acatar las medidas y permanecer en sus hogares. 

Mientras, personal de Protección Civil, de Seguridad Pública, Salud Municipal y Armada de México resguardan ciertas zonas para evitar las aglomeraciones en playas y ríos. Y también en los parques de las ciudades, como es el caso de Tapachula que, ante la negativa de vendedores ambulantes y población a quedarse en sus casas, han instalado un cerco de policías que piden alejarse de la zona.

El secretario de Salud estatal, José Manuel Cruz Castellanos, ha manifestado que el sistema de vigilancia epidemiológica de Chiapas realiza diariamente el monitoreo y muestreo del 40 por ciento de casos sospechosos, en promedio; y que, del total de casos positivos, la mayoría se han presentado en los últimos ocho días, lo que significa que existe un incremento en la circulación del virus.

BELICE SE AÍSLA TOTALMENTE 

Contrario a México, Belice es uno de los países que determinó aislarse totalmente. El 21 de marzo pasado, el gobierno anunció que cerraría su frontera norte, que colinda con Quintana Roo, para proteger a sus connacionales de la pandemia por coronavirus.

Los habitantes que demuestren que les es necesario salir del país tendrán que mantener un aislamiento de 14 días.

Su frontera terrestre del puente nuevo, así como la que mantiene cercanía con la comunidad de Subteniente López y la marítima, también fue cerrada. Sin dejar pasar la suspensión de la salida de taxis acuáticos desde Chetumal hacia la isla de San Pedro.

También se prohibió la salida y entrada de pobladores o extranjeros por los dos puntos de cruce fronterizo hacia Quintana Roo. “Solo se permitirá el paso de camiones de carga que transporten alimentos”, se precisó.

Ese país tuvo su primer contagio el 22 de marzo y, hasta este 8 de abril, se han registrado ocho casos, de los cuales uno tuvo como consecuencia la muerte.

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.