Los estadios olímpicos más grandiosos de todos los tiempos | Newsweek México


Los estadios olímpicos más grandiosos de todos los tiempos



Los Juegos Olímpicos de Tokio fueron aplazados debido a la pandemia del COVID-19, pero la emoción por las justas deportivas nunca deja de sentirse. Para la competencia, Japón erigió edificios que verdaderamente son una inspiración para todo el mundo. Por ello, aquí examinamos otras ciudades que han tenido éxito en crear estructuras que han resistido el paso del tiempo y continúan siendo tan impresionantes e innovadores como los juegos en sí.

1. Estadio Olímpico de Montreal

Montreal, Canadá

Los Juegos de Verano de 1976 fueron la excusa perfecta para que el entonces alcalde, Jean Drapeau, diera luz verde a un estadio que pudiera usarlo el equipo de beisbol de las Grandes Ligas de la ciudad, los Expos de Montreal. El edificio es una hazaña de la ingeniería, y su torre angulada de 45 grados es la torre inclinada más alta del mundo. La “Gran O” fue famosa por su diseño, así como por sus excesos en costos y retrasos, y su techo replegable inicial no se completó en más de una década.

Foto: Charles Laberge/Getty

2. Estadio Olímpico Universitario

Ciudad de México, México

Una de las partes más notables de este estadio es la serie inacabada de murales en el lado este del estadio, que iban a ser la obra más grande de Diego Rivera, pero el artista murió antes de poder completarlos.

Foto: Rodrigo Arangua/AFP/Getty

También lee: Los mejores lugares del mundo para observar las estrellas

3. Centro Acuático

Londres, Reino Unido

Este techo que se curva tanto por dentro como por fuera es una de las estructuras más reconocibles de la afamada arquitecta Zaha Hadid. Construido para los Juegos Olímpicos de Verano de 2012, este edificio buscaba reproducir el movimiento no solo del agua dentro de la estructura, sino también del cercano río Waterworks.

Foto: Anthony Weller/View Pictures/Universal Images Group/Getty

4. Estadio Olímpico de Múnich

Múnich, Alemania

Construido para los Juegos Olímpicos de Verano de 1972, este estadio diseñado por Günter Behnisch y construido por Frei Otto es conocido por sus toldos “de membrana” ligeros y transparentes, que cubren el estadio y los edificios circundantes. Desafortunadamente, la arquitectura innovadora fue eclipsada por un ataque de los terroristas palestinos, el “Septiembre Negro”, contra el equipo olímpico israelí, resultando en la muerte de 11 atletas, un policía y los perpetradores.

Foto: Sven Hoppe/Picture Alliance/Getty

5. Estadio de Estocolmo

Estocolmo, Suecia

En un mar de diseños modernos y futuristas, el Estadio de Estocolmo destaca por su arquitectura clásica como un castillo. Construido para los Juegos Olímpicos de Verano de 1912, este estadio también posee el récord de albergar la mayor cantidad de récords rotos en una sola Olimpiada.

Foto: Erik Martensson/AFP/Getty

6. Estadio Olímpico “Spyros Louis”

Atenas, Grecia

Los dos postes curvados que corren paralelos y flanquean el techo abierto de este estadio para los Juegos Olímpicos de Verano de 2004, se ven más como un puente colgante que un estadio. El estadio en sí fue construido en 1982, pero sus aspectos más reconocibles fueron añadidos durante la remodelación de 2004.

Foto: Toshifumi Kitamura/AFP/Getty

Te interesa: Viajes sagrados alrededor del mundo

7. Estadio Nacional de Pekín

Pekín, China

Los Juegos de Verano de 2008 en Pekín estuvieron llenos de construcciones asombrosas, incluido el Centro Acuático, conocido como el Cubo de Agua. Pero el Estadio Nacional de Pekín (o Nido del Pájaro) destaca por sus vigas únicas, curvas y entrecruzadas, inspiradas por la cerámica agrietada de estilo chino y los planes para ser reutilizado en los Juegos de Invierno de 2022. Diseñado para darle al público una vista libre desde cualquier parte de las gradas, el exterior es especialmente llamativo cuando lo iluminan de noche.

Foto: Natalie Behring/Bloomberg/Getty

8. Gimnasio Nacional Yoyogi

Tokio, Japón

Descrito por el arquitecto Kenzo Tange como un “híbrido de estética modernista occidental y arquitectura tradicional japonesa”, las curvas sutiles del techo están pensadas para integrarse con el paisaje circundante. Construido para los Juegos Olímpicos de Verano de 1964, el edifico todavía es respetado hoy día por su techo suspendido, maleable y progresista.

Foto: Michael H/Getty

9. Velódromo Dunc Gray

Sídney, Australia

En su mayoría, los edificios icónicos de las Olimpiadas son los estadios principales, a menudo usados para pista y campo, pero el interior futurista del Velódromo Dunc Gray albergó el ciclismo bajo techo, y las gradas curvadas imitan la curva del edificio y la pista, dándole al interior la apariencia más interesante.

Foto: Adam Pretty/Allsport/Getty

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.