Estos son algunos de los momentos de Woodstock, la fiesta del rock


¡Felices 50 años, Woodstock! Estos son algunos de los momentos de la fiesta del rock



En agosto de 1969, unas 400,000 personas asistieron a una fiesta de tres días en donde primó el rock y el arte.

Woodstock, como tal vez ya hayas oído a un grado excesivo, definió de algunas maneras a toda la generación de la posguerra. Ya sabes, tres días de paz, amor, entendimiento y todo eso.

La verdad es esta: fueron alrededor de 400,000 personas las que en verdad asistieron al evento de tres días en agosto de 1969. Pero la mayoría de nosotros lo experimentamos a través del documental —y la banda sonora— que salió aproximadamente seis meses después del evento.

La música fue en definitiva muy buena, y muchos de los artistas, desde Joe Cocker hasta The Who, Sly and the Family Stone, Santana y, por supuesto, Jimi Hendrix, se convirtieron en estrellas.

El rock está más vivo que nunca

¿El documental en sí? Si estás tan hastiado y cínico como nosotros, la respuesta es “equis”; mejor en su época, en otras palabras. Hay un límite hasta donde puedes ver a gente rodar por el lodo y embotellamientos de tránsito, y anuncios sobre mantenerte lejos del ácido marrón. Y aun cuando algunas malas actuaciones quedaron fuera misericordiosamente en la sala de edición, también lo hicieron algunas muy buenas.

Para encontrar algunos de los artistas que se quedaron fuera injustamente de la versión original de la película y el álbum (y algunos que debieron quedarse afuera), vimos la versión de director recientemente reestrenada y exploramos internet. He aquí lo que encontramos.

La cantidad de asistentes a lo que fue anunciado como “tres días de paz y música” siempre ha sido cuestión de debate, ya que la gente sin boleto abarrotó el lugar, pero el consenso actual sobre la cifra es cercano a 400,000.
Clayton Call/Redferns/Getty

ARTISTAS QUE DEBIERON HACERLA EN GRANDE, PERO NO LO HICIERON

Sweetwater. No están en la película. Ellos siguieron a la actuación icónica de Richie Havens. Por un golpe de suerte, estaban programados para tocar primero, pero quedaron atrapados en el tránsito. Pero era una banda interesante: un grupo de negros y blancos con múltiples cantantes, incluida la vocalista Nancy Nevins, vistiendo un vestido rosado fuera de la moda Woodstock. Eran almas valientes, seguro: ¿quién empieza su actuación con un solo de chelo/ruido? Respuesta: una banda con una cantante principal vistiendo un largo vestido rosado. “Muchas gracias”, le dijo Nevins al público al final de su actuación. “Es obvio que hay muchísima gente aquí. Espero que este festival resulte agradable”. Ella resultó herida de gravedad poco después en un accidente automovilístico y la banda se estancó. Para meterse en YouTube: puedes hallar a la banda tocando, en buena forma, en el programa de televisión Hugh Hefner’s Playboy After Dark.

Bert Sommer. Probablemente la Gran Actuación Perdida de Woodstock. Este tipo parecía tener todo lo necesario para convertirse en estrella: buena apariencia y voz, carisma. Era un nimbo de cabello crespo, y miembro del reparto original de “Hair”. La banda tenía dos guitarras eléctricas, órgano y canciones de amor jipi.

“Jennifer”, la canción casi como un raga de Sommer, se ganó al público (él sonaba más o menos como Tim Buckley, si es que sabes cómo sonaba Tim Buckley). Supuestamente obtuvo la única ovación de pie del festival, pero no se puede ver eso en los clips de YouTube. Se rumora: planeado para grandes cosas, pero supuestamente quedó fuera del filme y álbum porque tenía contrato con Capitol Records y la banda sonora fue financiada por Cotillion, de Atlantic Records.

Entre las estrellas más grandes del festival estuvieron Roger Daltrey (arriba), de The Who, quienes tocaron su ópera rock “Tommy”.
Michael Ochs Archives/Getty

JUSTAMENTE OLVIDADOS

Quill. En esencia una banda viajera del noreste de Estados Unidos, Quill fue conocida por tener seguidores fieles y también por algunas tocadas abriéndole a artistas como los Kinks, Deep Purple y Jeff Beck. No están en la película.

Keef Hartley Band. El baterista Keith Keef Hartley encabezaba una banda de metales que era similar a Chicago. Hecho extraño: Hartley remplazó a Ringo en Rory Storm and the Hurricanes. No están en la película.

¿Qué pasará con el rock ahora que sus estrellas han envejecido?

ESTRELLAS IGNORADAS AL MOMENTO

Ravi Shankar. Debió estar en la película. El sitarista fue intenso y alegre, como siempre, al tocar un raga vespertino con Alla Rakha, intérprete de tabla. Un asombroso tête à tête musical a gran velocidad. Dos maestros de la música enfrente de un grupo de muchachos drogados dando el 100 por ciento. Nuestra opinión: así es como se ven los profesionales.

Melanie. Como Bert Sommer, Melanie Safka era relativamente desconocida que tuvo un gran momento en Woodstock, pero no estuvo en la película. Ella tomó el espacio originalmente para el grupo folk inglés Incredible String Band, quienes no quisieron tocar en la lluvia. El público la amó, y ella siguió escribiendo canciones muy buenas como el éxito “Brand New Key”, así que no importó un ápice que la dejaran fuera en la sala de edición. Es todo. Extra de Melanie: tuvo otro éxito con “Lay Down (Candles in the Rain)”, la cual, cuenta la historia, se basó en su experiencia en Woodstock.

Sly Stone y su banda con su mezcla eufórica de funk y pop quizás hayan sido lo más destacado de todo el evento.
RB/Redferns/Getty

NOS HABRÍA GUSTADO QUE ESTOS ARTISTAS ESTUVIERAN EN LA VERSIÓN DEL DIRECTOR

Mountain. La banda de blues-rock pesado que presagió tantísimo del estilo de la década de 1970 contaba con el guitarrista estrella Leslie West. Son conocidos por el éxito “Mississippi Queen”, pero la gema de su actuación en Woodstock fue su versión de “Theme From an Imaginary Western”. Para conocedores: la canción fue escrita por Jack Bruce, la leyenda de Cream, y cantada por Felix Pappalardi, bajista de Mountain, quien también produjo a Cream.

Creedence Clearwater Revival. No están en la película ni en el álbum original, aunque eran una banda muy exitosa al momento. Su sensibilidad de clase baja y falta de pretensión psicodélica siempre los separó del resto de artistas de San Francisco. Observación famosa: John Fogerty, principal cantante/compositor, dijo que los Grateful Dead, quienes los precedieron, pusieron a dormir al público y él había tratado de despertarlos.

Los pases a la gloria. Blank Archives/Getty

NO SE EXTRAÑARON

The Grateful Dead. No están en la película. Simplemente se veían y sonaban cansados. Una perezosa “Mama Tried” y una apática “Turn on Your Love”. véase arriba: Creedence Clearwater Revival.

¿QUÉ ONDA CON NEIL YOUNG Y CSN&Y?

Crosby, Stills, Nash & Young. Apenas su segunda actuación en vivo como grupo. Neil Young se negó a ser filmado porque, según ha dicho él, las cámaras eran una distracción para los seguidores y la banda. Conclusión: no importó; ya eran estrellas de rock, y llegaron a ser megaestrellas de rock.

Su actuación en Woodstock hizo de Carlos Santana una estrella.
Michael Ochs Archives/Getty

ACTUACIONES QUE DEBES VER

The Who. Tocando su lista estándar de canciones del momento, que consistía en Tommy por completo y que incluso para los seguidores podía ser una lata oírlo completo. Aunque vale la pena por su versión de “Pinball Wizard” y especialmente por la pieza instrumental “Sparks” (no está en la película) con su dinámica increíble, subiendo de volumen y tensión hasta que estalla en una oleada de ruido incandescente. Puntos extras para el guitarrista Pete Townsend por su mordaz respuesta al intento de Abbie Hoffman de apropiarse del micrófono: “¡Bájate a la chin… de mi chin… escenario”.

Jimi Hendrix. Su “La Bandera Adornada de estrellas” es justamente legendaria, pero Hendrix tuvo la mala suerte de tocar después de que la mayoría de la gente se había ido. El público respondió a los éxitos tocados a todo volumen, pero no pareció entender su nuevo material con modulaciones de funk y jazz. Lo más destacado: “Purple Haze” y eso de besar el cielo.

Sly and the Family Stone. Sly Stone tal vez se haya robado todo el espectáculo tocando canciones de, entre otras cosas, su álbum de estudio Stand! Una experiencia religiosa. El gran Larry Graham en el bajo y Cynthia Robinson —y todo ese cabello— en la trompeta y las voces. ¡Por Dios!

Joe Cocker and the Grease Band. La canción emblemática de Cocker era una versión dinámica de “With a Little Help From My Friends”. La actuación de Cocker fue pura fuerza. También muy buenas vocales en falsetto de su banda de acompañamiento. Imagina si hubieran tenido Auto-Tune por entonces.

Santana. “Soul Sacrifice” todavía suena muy buena hoy junto con su asombroso solo de batería por un Michael Shrieve de 20 años. Dato curioso: el tecladista y cantante Gregg Rolie ha sido nombrado para el Salón de la Fama del Rock & Roll con dos bandas: Santana y Journey.

El bien establecido Jimi Hendrix usó el festival para presentar a su nueva banda. United Archives GmbH/Alamy

TODAVÍA DE GIRA 50 AÑOS DESPUÉS

Una muestra. The Who; Hot Tuna (un derivado de Jefferson Airplane); Joan Baez; Melanie; John Sebastian; Carlos Santana; Country Joe McDonald; John Fogerty y, en varias configuraciones, Crosby, Stills, Nash & Young.

ACTUALIZACIÓN SOBRE EL CONCIERTO DE 50 ANIVERSARIO
Al momento de redactar, no se ha asegurado un lugar en el norte del estado de Nueva York.

Escena del documental.
Michael Ochs Archives/Getty

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.