Relaciones virtuales acaban con vidas reales | Newsweek México


Relaciones virtuales acaban con vidas reales



*El uso de redes sociales y la normalización de la violencia influyen en el primer lugar de suicidios en Chihuahua

Un total de 341 personas se suicidaron en Chihuahua durante 2018, en contraste con 405 en 2017, 438 en 2016 y las cifras de años anteriores así se mantienen, dejando a Chihuahua en los primeros lugares de ocurrencia de suicidio.
Según Rodolfo Marmolejo, ex presidente del Colegio de Psicólogos de Chihuahua, factores como las relaciones virtuales que se establecen a través de las redes sociales, así como la normalización de la violencia y los vacíos afectivos influyen en la incidencia de casos, pues el suicidio entre adolescentes y niños va en aumento.
De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2016 y 2018, Chihuahua ocupó el primer lugar de muertes por suicidio, que representaron el 11.4 de cada 100 mil habitantes, muy por encima de la media nacional que se ubica en 5.1 de cada 100 mil habitantes.
Se establece también que cerca del 80% de los casos, son hombres y que el método más utilizado es el ahorcamiento.
A partir de ello, se ha determinado que la edad de 20 a 24 años es la de mayor incidencia, empero desde 2016 a la fecha, se han presentado más casos entre menores de 10 y 14 años.
Intervienen muchos factores, dice Rodolfo Marmolejo, pero hay un papel preponderante de las redes sociales, las relaciones virtuales y la normalización de la violencia.
“En psicología no se puede generalizar, son multifactoriales. La persona que se suicida ve obstruidos sus recursos, que no le son suficientes para afrontar una situación adversa y entonces comienza a contemplar el suicidio como un alivio para liberarse de lo que le afecta”.
En el caso de adolescentes, “pesan más las redes sociales que son interacciones humanas virtuales, en las cuales la espontaneidad no existe y eso contamina una comunicación personalizada. Empieza a falsearse la calidad de la información, es manipulada y la influencia de otras culturas que le son ajenas al joven, comienzan a causarle una falsa realidad. Es algo virtual, intangible e inexistente”.
La adolescencia es además, apunta el psicólogo, la etapa donde surgen los apegos, las relaciones de noviazgo en las que, de no existir una base de individualidad real, se convierten en relaciones de codependencia que los pone en una situación de vulnerabilidad.
“Al no tener fundamentos reales de individualidad, entonces es donde están a expensas de la decisión del novio o novia, y si terminan, ya no encuentran apoyo cercano en la virtualidad, ni en el contexto físico (del que se aisló) y en su óptica, no tiene lazos reales que lo enganchen a la vida real”.
Respecto de los suicidios en niños, el especialista considera que se detecta más influencia con los videojuegos que normalizan la la violencia y por ende, la muerte y los expone a modelos de vida virtuales, en los cuales atentar contra la existencia de otro es un patrón normal y que hasta te premia con puntos.
En la ocurrencia de un suicidio, agrega, existe por lo general una planeación previa, un tiempo en el que se empezó a considerar morir, incluso a visualizar a sus familias sin ellos.
Para detectarlos, recalca Marmolejo, es muy importante estar atento a las señales de alerta como pueden ser el cambio radical de conducta, el aislamiento, la alteraciones en el sueño y los trastornos alimentarios, entre otros factores. Incluso, es por ello fundamental mantenerlos en actividades deportivas y artísticas para que inviertan más su tiempo en pensamientos positivos que en ocio puro.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.