La UNAM ayuda a revelar las primeras imágenes de un hoyo negro


¿Cómo se ve un hoyo negro? La UNAM ayuda a revelar sus primeras imágenes

hoyo


Una de las incógnitas más grandes del universo será despejada: veremos cómo es un hoyo negro gracias a las primeras fotografías que serán reveladas este miércoles.

La UNAM explicó que esa casa de estudios contribuirá con la transmisión de las primeras imágenes que se realizará a las 7:45 horas desde la sede del Conacyt en la Ciudad de México, como parte de un proyecto llamado Event Horizon Telescope.

¿Cómo se escuchan las estrellas? La NASA nos explica su teoría

El proyecto se realizó gracias al trabajo conjunto de 8 laboratorios alrededor del mundo que trabajan en capturar un agujero negro de nombre Sagittaruis A*, el cual se encuentra a 53.5 millones de años luz de la tierra.

¿Cómo ver la transmisión?

Las personas que estén interesadas en seguir el evento pueden conectarse por las siguientes páginas:

Página de UNAM Global: http://www.unamglobal.unam.mx/

Facebook Live en el perfil oficial de la UNAM: http://bit.ly/2Uw4NO7

Página de Facebook del Conacyt: https://www.facebook.com/ConacytMX/

Invisible, por lo tanto misterioso

Como nada puede escapar a los agujeros negros, ni la materia ni la luz, estos son invisibles. Pero también están extremadamente lejos, por lo que solo serían accesibles mediante un viaje interestelar, un tema reservado por ahora a la ciencia ficción.

“¡El misterio crea emoción!”, afirma Brigitte David, del Planetario de París, donde la película “Agujeros negros” es de lejos la que suscita más preguntas entre los espectadores.

Estrellas negras, nazis y el Proyecto Manhattan: Una historia breve de los agujeros negros

Y la magia permanecerá todavía mucho tiempo, puesto que si bien se puede realizar una simulación visual del agujero negro visto desde el exterior, “lo que está detrás son cosas muy complicadas que todavía no se han resuelto”, asegura el astrofísico francés Jean-Pierre Luminet, autor de varios libros sobre esta materia.

“El abismo negro”, filme de Disney estrenado en 1979, es una “versión muy de ‘parque de atracciones’ sobre los agujeros negros, pero tuvo el mérito de popularizarlos entre las generaciones que lo vieron”, explica Philippe Guedj, periodista del sitio francés PointPop.

La distorsión del tiempo

“Además de ser invisibles, los agujeros negros distorsionan el espacio y el tiempo, alimentando el imaginario colectivo, atizando la curiosidad”, explica Brigitte David.

“Es un lugar donde incluso el tiempo y el espacio cambian de definición, ¡es un objeto ideal para los autores de ciencia ficción!”, según Porcel.

Por ejemplo, en “Interstellar”, un filme dirigido por Christopher Nolan en el que un grupo de astronautas trata de salvar a la humanidad, un padre (Matthew McConaughey) rejuvenece en el espacio hasta el punto de ser más joven que su hija, que permanece en la Tierra.

Un nombre a medida del monstruo

El físico John Archibald Wheeler inventó el término “agujero negro” en los años 1960.

“En realidad, los agujeros negros no son ni agujeros, ni negros… Son esferas que resplandecen. Pero desde luego, su nombre influye en el imaginario colectivo”, reconoce Porcel.

Stephen Hawking, indisociable

Varios meses después de la salida de su superventas de vulgarización científica “Historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros” en 1988, el astrofísico británico Stephen Hawking se convirtió en una estrella, con referencias suyas en los videojuegos, películas y series como “The Big Bang Theory”, en la que desempeñó su propio papel.

También participó en un episodio de la serie “Star Trek” en 1993, en el que personificaba su propio holograma jugando  póker con los de Albert Einstein e Isaac Newton, y con el androide Data.

Los agujeros negros en Hollywood

Además de “Interstellar”, los agujeros negros también están presentes en otros filmes como “Contact” (dirigida por Robert Zemeckis y basada en la novela del divulgador y astrofísico Carl Sagan), en episodios de “Star Trek”, muchos cómics, así como en los dibujos animados francojaponeses de los años 1980, “Ulises 31”.

(Con información de UNAM y AFP).

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.