De rechazar un "aventón" a temer por su vida: el caso de Nirvana | Newsweek México


De rechazar un “aventón” a temer por su vida: el caso de Nirvana



Lo que pudo haber sido una noche cualquiera, para Nirvana, de 19 años, los hechos ocurridos el pasado sábado 26 de enero resultaron una experiencia aterradora.

La joven salió de un centro comercial al norte de la ciudad con una amiga aproximadamente a las 8:30 de la noche, quién le dio un aventón para acercar a Nirvana a casa de su novio. Finalmente la dejó afuera de un restaurante ubicado en Avenida Universidad en la colonia Fátima.

En entrevista para Newsweek Aguascalientes, la joven cuenta que iniciando su transcurso a pie, notó que una camioneta blanca tipo pick up doble cabina sin placas, pasó dos veces por donde ella iba.

“En un momento quise cruzar y ahí estaba, (la camioneta), por un momento pensé en que me iba a ceder el paso pero no, me siguió como otros 10 minutos con la marcha muy lenta. Me crucé mejor la calle y pensé en tomar la (ruta) 40 que me lleva a mi casa pero ahí seguía.

En eso bajó el vidrio y yo fingí una llamada  -nadie me contestaba ni mi mamá ni mi novio- y alcancé a ver que era una mujer, siento que no hablaba bien español porque era gringa, tenía el cabello güero, como cuando tienes mucho que no te lo pintas y se le veía la raíz,  se veía como de unos 50 años, al muchacho no lo vi bien (el conductor) pero era joven y traía sombrero de vaquero.

Me preguntó la señora que si no quería un ride y le dije “no, gracias” y me seguí, no me quise portar grosera porque qué tal que se bajaban… Me seguí caminando y no pasaba nadie y seguía fingiendo una llamada, hasta que por fin me marcó mi novio y me dijo que qué pasaba, que me escuchaba rara, yo nada más le pedí que no me colgara.

En eso me volvieron a preguntar “¿no quieres raite, mja?” y en eso se detuvo y el muchacho se empezó a quitar el cinturón, la verdad sí me asusté y me quedé ahí parada hasta que en eso pasó un taxi y me pitó y decidí subirme.”

Apenas consciente de lo que pasaba, Nirvana se apuró en decirle al taxista que sólo traía 30 pesos, pero el chofer, al ver el estado de la joven, le dijo que la llevara a donde ella quisiera.

“Me preguntó que si estaba bien, supongo que me veía pálida y le cuento que me venían siguiendo los de la camioneta, en eso el señor me dijo “sabes qué, yo ya había visto esa camioneta varias veces estos días, no creo que sean de aquí”.

Finalmente el taxista llevó a Nirvana a casa de su novio, quien le cobró los 30 pesos que tenía disponibles, a pesar de que el viaje pudo haber costado hasta 50 pesos, reconoció la joven.

Su historia pudo haber pasado desapercibida, de no ser porque un contacto suyo en Facebook compartió una publicación de un supuesto caso similar, en donde Nirvana aprovechó para relatar lo que sucedió y pedir a las mujeres lectoras que se cuidaran.

Esa publicación fue eliminada al día siguiente de hacerse pública, y la cuenta desde donde se publicó desapareció. Poco después el Gobierno del Estado la señaló como un perfil falso, según investigaciones de la Policía Cibernética.

Sin embargo, Nirvana considera importante que su caso se dé a conocer pues días después una joven se contactó con ella, creyendo haber sido testigo de lo que le sucedió.

“Me dijo que salió de clases de inglés en la UAA y dice que me vio, que estaba enfrente y vio la camioneta pero no coincide la hora, además de que cuando a mí me pasó yo voltée para todos lados y no había nadie, me dijo que ella salió a las 6 pero lo mío fue como a las 8.30, 9 de la noche… Esto indica que no sólo me pasó a mí”.

Finalmente, Nirvana pide no desestimar estas historias, pues para ella la seguridad de las mujeres está en riesgo.

“Yo no puedo dejar de vivir por lo que me pasó, tengo dos trabajos y una vida pero es horrible que esto suceda”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.