Médicos rusos, juguetes y Santa Claus para ayudar a niños con parálisis cerebral


Médicos rusos, juguetes y Santa Claus para ayudar a niños con parálisis cerebral



“Es un tema de celebrarlos, pero también de hablar de la inclusión en términos de discapacidad física”: Mari Rouss Villegas

CADA AÑO un grupo de niños y sus familiares viajan más de 10 horas desde la “perla de la huasteca” hidalguense, Huejutla de Reyes, a la Ciudad de México, para conocer a Santa Claus… en una posada.

Ahí también los esperan juguetes, cobijas, zapatos, despensas y terapeutas que les darán a algunos la alegría de saber que sí podrán ser operados por médicos rusos o que evaluarán los avances que tienen en su recuperación.

La posada que cada año organiza la Fundación MGAS, A. C. se dedica a apoyar a niños con parálisis cerebral de todo el país —para ser operados por médicos del Instituto de Rehabilitación de Tula, Rusia mediante el método Ulzibat.

Mexicanos que llevan la Navidad a quienes más lo necesitan

Esta fundación nació hace siete años. Entonces su ahora presidenta Mari Rouss Villegas de Sandhú buscaba ayuda para su hija más pequeña que tiene parálisis cerebral leve cuando encontró al médico ruso Valeri Borisovich Ulzibat. 

La cirugía denominada Fibrotomía Gradual Muscular, desarrollada por Ulzibat, hizo que su hija pudiera caminar de manera independiente. Desde entonces decidió, junto a su familia, ayudar a otros niños con parálisis de escasos recursos y población indígena a acceder a esta técnica que ha ayudado a que niños y jóvenes dejen sus sillas de ruedas y puedan caminar con ayuda de muletas, e ir a la escuela.

Cada año en marzo y octubre los médicos rusos vienen a México y operan, en total, unos 120 niños.

La posada es un momento para que niños y sus madres y familiares disfruten. “Los traemos desde su comunidad, desde una realidad bien compleja a la Ciudad de México”.

Huejutla tiene 129 mil 919 habitantes, y un grado de marginación medio, de acuerdo a cifras de 2005 del Consejo Estatal de Población. El 19.26 por ciento de su población de 15 años o más es analfabeta y 62.14 por ciento de su población ocupada tiene ingreso de apenas dos salarios mínimos (5 mil 372 pesos). 

“A veces es muy difícil poder decir aquí en México la realidad que viven otras comunidades. Es difícil poder hacer palpable las realidades que se viven en otros lugares, entender la pobreza extrema en este país, para ciertos sectores de la población que son los que más deberían de colaborar es complicado. Hay gente que no cree que hay familias que no comen más de tres veces al día, o que no tienen zapatos”, cuenta a Newsweek México Mari Rouss Villegas, presidenta de la Fundación MGAS. 

De hecho, recuerda que, en su primera posada, ella y otras de las voluntarias terminaron sin zapatos porque los regalaron a las madres de los menores. “No había manera en que no te conmoviera la realidad que se nos estaba poniendo enfrente. Para nosotros era un tema, sí, de celebrarlos, pero también de hablar de la inclusión en términos de discapacidad física, pero también social, de comunidades”.

Además de la posada navideña, cada año, después de Día de Muertos, la Fundación y sus 12 voluntarias hacen una colecta de juguetes, ropa, zapatos y despensas —con ayuda de escuelas y empresas— que regalarán a las familias que viajan los 225 kilómetros desde su comunidad el próximo 20 de diciembre.

Así como es largo el camino a la celebración, también lo es la lista de los niños y niñas que se anotan en la lista al inicio de cada año, esperando tener un lugar para viajar y conocer a Santa Claus.  

Si quieres ayudar con donaciones para los niños y sus familias puedes contactar a MGAS AC aquí: http://www.fundacionmgas.org 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.