Las mujeres que reactivaron su economía cultivando chiles


Las mujeres que reactivaron su economía cultivando chiles

chiles


En 1992, un grupo de mujeres nahuas de la comunidad de Tlaola, Puebla, se reunió para cultivar chile serrano con un objetivo principal: empoderar a las mujeres indígenas, brindarles empleo y, al mismo tiempo, libertad económica.

Trece mujeres —entre ellas María Lucía Cruz— crearon Seltsin, organización que con el tiempo se transformaría en Mopampa, una microempresa que actualmente elabora productos con chile serrano —salsas secas, mermeladas, mieles, entre otros-, más allá de solo cultivarlo.

En todas las mesas de Tlaola, cuenta Saraí Nolasco —una de las hijas de María Lucía Cruz—, se consume una salsa seca preparada con chile serrano ahumado. Aunque asociamos la palabra salsa con un líquido, la salsa seca es un polvo muy picante, la cual va de maravilla tanto en tacos como en guisos.

El chile serrano tiene tal importancia en Tlaola —tanto alimenticia como de identidad—, que la organización Slow Food México lo reconoce como uno de sus baluartes, es decir, un ingrediente digno de protección, difusión y uso.

Desde hace tres años, Mopampa le entró a la producción agroecológica de chile serrano, es decir, sin utilizar agroquímicos o pesticidas. Dalí Nolasco —vocera y también hija de María Lucía Cruz— explica que el interés de hacerlo surgió cuando se dieron cuenta de que los productores compraban semillas en municipios lejanos a Tlaola, las cuales ponían en riesgo la existencia de las semillas nativas.

Las semillas ajenas a Tlaola se acostumbraron a los agroquímicos, por lo que Mopampa también se dedicó a desintoxicarlas y crear abonos orgánicos para cuidar sus cultivos.

Mopampa se define como una “empresa social de mujeres”, así que decidieron compartir la marca con productoras de chile manzano en Tetela de Ocampo y de frutas de temporada en Ocotlán, Puebla.

 

VOLVER AL CAMPO

Desde 2007, el interés de cultivar y comercializar el chile serrano criollo disminuyó en Tlaola, principalmente por el bajo pago que los productores recibían por sus ingredientes.

Después de buscar alternativas, un grupo de estudiantes de la Universidad Tecnológica de Xicotepec visitó Tlaola y enseñó a la comunidad a elaborar varios productos como mermeladas, chiles en vinagre y champús, actividades que generaron ingresos económicos a las familias.

Con este proyecto, explica Dalí Nolasco, también se busca garantizar que las próximas generaciones puedan vivir bien con este trabajo. “Sucede que los jóvenes de la zona quieren una carrera universitaria y no volver jamás a Tlaola. Nosotras decimos: sí puedes irte, pero con cualquier carrera que estudies tienes la posibilidad de regresar y devolverle a la tierra un poco de lo mucho que ese terreno de vida te dio”, dice Dalí.

Hasta el momento, Mopampa ofrece 13 productos: salsas secas con chile serrano natural, con cacahuate y con ajonjolí; mieles naturales, con esencia de linaloe y vainilla; chiles en vinagre, compotas de frutas y coulis de zarzamoras.

La producción va tan bien, dice Saraí Nolasco, que las comunidades en Tlaola pueden elaborar hasta 2,000 frascos de salsas a la semana.

“Nosotras somos la segunda generación después del grupo de las fundadoras, y ahí viene la tercera”, dice.

Si quieres conocer lo que hace Mopampa, algunos de sus productos están disponibles en un pequeño negocio llamado Camelia Bistrot.

Dirección: Río Pánuco 32, colonia Renacimiento, alcaldía Cuauhtémoc, CDMX

Nuestras recomendaciones de la semana:

Para comer bien y jugar como niños, Alboa Prime

Vale la pena ir al poniente de Ciudad de México para conocer este proyecto del chef Daniel Ovadía, el cual conjuga excelente comida y mucho entretenimiento.

Aquí hay boliche, áreas para juegos de mesa, dardos, billar, futbolito, una ludoteca para los niños y una pantalla de 8 metros para los amantes de los deportes.

Para comer y recargar fuerza está Dao, un espacio que ofrece cocina asiática. Hay que abrir el apetito con unos edamames naturales o al wok con salsa de soya y, de plato fuerte, un maki de atún chipotle acompañado con sake.

Si tu plan es jugar boliche y botanear al mismo tiempo, pide tus zapatos y unos nachos chilli con carne, queso cheddar y pico de gallo, favorito de favoritos de Daniel Ovadía. Claro que hay cerveza, pero la mixología del lugar es imperdible, por lo que quizá prefieras animarte con un gin.

Por cierto, para todos los que quieren ver la final de su equipo favorito de futbol lo mejor es ir a Cranker, el sports bar de Alboa Prime, un sitio creado específicamente para dar rienda suelta a tu amor por los deportes.

Además de comida y juegos, hay miércoles de jazz en vivo, clínicas de boliche para aprender a jugar como todo un profesional y promociones para niños, jóvenes, parejas y mamás.

Dirección: Avenida Vasco de Quiroga 3850, Mina Toloapa, Centro Comercial Santa Fe, CDMX

Facebook: @AlboaOficial

Foto: Especial

Passion: cena de lujo en Playa del Carmen

Después de tanto trabajo es hora de unas merecidas vacaciones llenas de playa y buena comida. Si tienes en mente Playa del Carmen reserva una cena en el restaurante Passion, del chef vasco Martín Berasategui, un lugar sobrio pero con un menú fuera de lo ordinario.

Aunque el menú ofrece opciones a la carta, te recomendamos pedir el menú degustación para que conozcas la cocina de este chef con ocho estrellas Michelin y decenas de restaurantes en varios países del mundo.

El viaje comienza con un plato de aperitivos miniatura —omelette con jamón ibérico, mil hojas con foie gras, steak tartar y sandía macerada en sangrita— acompañado de un shot de gazpacho con camarón.

Hay que probar el tartar de pescado. Además de delicioso, el montaje está lleno de detalles y una mezcla de texturas.

Para los platos fuertes puedes encontrar carne y pescado. La lubina rallada con escamas crujientes y carpaccio de pulpo no tiene desperdicio. Para los carnívoros, el Flat Iron de res con varios aderezos les encantará.

De postre, la roca de chocolate es imprescindible. En realidad es una mousse tan ligera que se deshace tan pronto entra en tu boca. El éxito llega cuando lo pruebas con el helado de manzana y aceite de oliva. Inolvidable.

La carta de vinos es muy abundante. Puedes pedir el menú con maridaje y tu experiencia será mucho mejor.

Dirección: 5a Avenida, esquina calle 88, Playa del Carmen, Q. R. (en el Hotel Paradisus by Meliá)

Facebook: @passionbymb

Foto: Especial

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.