MDMA, ¿la droga que puede sanar el cerebro y nos hace confiar en otros?


MDMA, ¿la droga que puede sanar el cerebro y nos hace confiar en otros?

droga


Estos son los hallazgos del primer estudio científico que analiza el impacto de la MDMA en la sociabilidad.

UN ESTUDIO ha encontrado que la MDMA podría restablecer la confianza en los demás.

Un equipo de investigadores de King’s College Londres y la Universidad de Roehampton, Reino Unido, se dio a la tarea de investigar la manera de cómo esta sustancia ilegal afecta nuestra cooperación en situaciones sociales donde topamos con individuos que nos causan desconfianza.

La investigación se llevó a cabo en un ambiente controlado y utilizando una forma pura de MDMA, el ingrediente activo del “éxtasis”.

Para el estudio doble ciego, 20 hombres recibieron un placebo o 100 miligramos de la droga mientras se encontraban conectados con equipos para imagenología cerebral. A continuación, se pidió a los voluntarios que participaran en un juego que pondría a prueba su confianza en los otros participantes.

Publicado el 19 de noviembre en la revista JNeurosci, el estudio informa que, comparados con los participantes que habían recibido placebo, los voluntarios que ingirieron MDMA tuvieron más probabilidades de volver a confiar en las personas que no cooperaban durante el juego.

Los escaneos cerebrales revelaron que la MDMA parece modificar la manera como se procesa esta conducta en las regiones cerebrales asociadas con las interacciones sociales. Es más, el área conocida como corteza insular parecía recoger información social de diferente manera dependiendo del tipo de individuo con que interactuaban los participantes, explicó Anthony Gabay, autor del estudio e investigador posdoctoral asociado en el Departamento de Neuroimágenes de King´s College Londres.

“Si el compañero era mayormente confiable, los participantes que habían ingerido MDMA se mostraron más cooperativos que el grupo placebo. No sucedió lo mismo cuando interactuaban con un compañero que les causaba desconfianza, de manera que MDMA no hizo que los participantes cooperaran ingenuamente si había pocas probabilidades de reciprocidad”.

“Lo más relevante es que solo observamos diferencias en la actividad cerebral cuando la conducta de la otra persona retroalimentaba al participante, pero no cuando este tomaba la decisión de cooperar o no. Esto significa que logramos identificar el aspecto de la interacción social que resulta más afectado por MDMA”.

DROGAS Y COGNICIÓN SOCIAL

Como sucede con cualquier estudio, las observaciones no son concluyentes debido a diversas consideraciones. Gabay reconoció que una limitante es el hecho de que solo participaron hombres, y la razón de proceder así con el experimento fue evitar que las hormonas sesgaran sus resultados. En cualquier caso, Gabay enfatizó que la investigación es importante porque amplía el conocimiento sobre el efecto de las drogas en la cognición social.

“Esto tiene aplicaciones en pruebas de nuevas terapias para medicamentos dirigidos al tratamiento de la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo. También apunta a los aspectos de la conducta que puede alterar el fármaco, lo cual permitiría combatir las partes del comportamiento que pueden causar dificultades a una persona”, añadió.

Esta investigación surge en un periodo conocido como “renacimiento psicodélico”, en el cual los científicos investigan sustancias psicoactivas como la MDMA, los hongos alucinógenos y el LSD debido a su potencial para tratar enfermedades mentales en ambientes médicos controlados.

En estos momentos, un equipo de investigadores de la Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos de Estados Unidos se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos con MDMA, con la finalidad de averiguar si esta droga puede utilizarse en el tratamiento del trastorno por estrés postraumático.

“Si tomamos en cuenta el profundo efecto de la MDMA en la experiencia consciente, es fundamental que entendamos todos los efectos de la droga, y no solo su eficacia para tratar los síntomas fundamentales de padecimientos específicos”, concluyó Gabay.

El profesor David Nutt, director de la Unidad de Neuropsicofarmacología en la División de Ciencias Cerebrales de Imperial College Londres, destacó que este es el primer estudio científico formal que analiza el impacto de MDMA en la sociabilidad. Si bien no participó en la investigación, dijo a Newsweek que, en su opinión, el estudio no tenía desventaja alguna.

Señaló también que los hallazgos reflejaban los de un proyecto similar que llevó a cabo su equipo, y que aún no se ha publicado.

Nutt enfatizó que es importante investigar las sustancias psicoactivas porque “ofrecen una alternativa nueva y poderosa para sanar al cerebro”.

Este artículo fue actualizado con comentarios del profesor David Nutt.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.